La niña de 5 años que emocionó a su bisabuela con demencia

Valeria Sabater 1 octubre, 2015
Al relacionarse con estímulos positivos la música tiene efectos terapéuticos y es capaz de potenciar la función cognitiva y reducir la agitación en los pacientes con demencia

La protagonista de esta historia se llama Sophie Flynn y tiene 5 años. Desde su Irlanda natal ha sido la protagonista de un momento enternecedor que ha dado la vuelta al mundo.

Esta niña ha tenido la suerte de poder compartir un instantes de auténtica complicidad con su bisabuela.

Brenda Brock es una anciana de 82 años diagnosticada con demencia y que, aún así, ha podido conectar de nuevo con la realidad y  con ese miembro de su familia, capaz de ofrecerle los mejores estímulos para hacerle recordar.

Lo que logró la pequeña Sophie con su bisabuela es único e incomparable. Tanto fue así que sus padres no dudaron en grabarlo y dar muestra de ello al mundo.

Te invitamos a descubrirlo con nosotros.

Sophie y su abuela Brenda

Brenda Brock vive desde hace un tiempo en un geriátrico. Ahí la atienden y cuidan de todas sus necesidades, recibiendo además la estimulación necesaria para, al menos, mantener alguna de sus capacidades cognitivas.

Ahora bien, queda claro que, por mucho refuerzo positivo que reciba la señora Brock por parte de los profesionales de la salud, nunca será igual que vivir esa interacción directa de los suyos.

A pesar de que las demencias tipo alzhéimer desubiquen los rostros, nombres e identidades, quedan los afectos: las emociones.

Lee también ¿Se puede prevenir el Alzheimer?

Existe una unión inexplicable que sigue habitando en esas estructuras cerebrales relacionadas con las emociones: el hipotálamo, la amígdala, el sistema límbico… De alguna forma, el deterioro asociado a los procesos neurodegenerativos deja intacto muchos de estos sistemas básicos asociados al mundo emocional.

Niña con su abuela

Hacía mucho tiempo que la pequeña Sophie no veía a su bisabuela. Tanto que ni siquiera la recordaba. Su vida, en sus escasos 5 años de edad, está formada por sus padres, sus abuelos y sus perros.

Sin embargo, la bisabuela Brenda vive en ese centro de ancianos donde los niños pequeños no suelen acudir con mucha frecuencia.

Ese día, los padres de Sophie decidieron que era el momento. La pequeña debía disfrutar aunque fuera durante un instante de ese miembro de su familia con el cual comparte una misma sangre, un mismo legado.

En ocasiones, los padres tienen miedos casi irracionales. Según ellos mismos explicaron a la prensa, temían que Sophie viera a su bisabuela en tal mal estado y se asustara.

Postrada en la cama, casi sin moverse y sin poder reconocer a nadie, no era esa buena compañía que los niños suelen agradecer.

No obstante, se equivocaron. Los psicólogos también les advirtieron de la posible reacción de la anciana. Podía emocionarse o sobresaltarse, puesto que, si hay un aspecto que debe cuidarse con los enfermos de demencia es el de mantener la tranquilidad, no alterarlos, ni romper su rutina.

¿Quieres leer más? Cuidar a los nietos ayuda a prevenir la demencia

¿Y qué fue lo que ocurrió con nuestras dos protagonistas?

Cuando los padres de Sophie entraron a la habitación donde estaba Brenda, se sorprendieron de la naturalidad de la niña. No se extrañó, no se asustó ni recibió ningún tipo de impacto al ver a su bisabuela.

La pequeña subió a la cama de la anciana y empezó a cantarle. Sin más. “Tú eres mi sol, mi única luz del sol” –le decía entonando con su dulce voz infantil mientras acariciaba a la anciana con adorable ternura.

Cuando terminó la canción, Sophie no dudó en abrazar y besar a su bisabuela. Lo que ocurrió mientras tanto fue algo mágico para Sarah Miller, la madre de la niña.

Tal y como ella misma indicó al periódico The Mirror: “Fue increíble, no podíamos creerlo. Las dos estaban tan felices y nos demostraban tanta armonía y encanto que parecía como si se conocieran desde siempre. Como si fueran las dos únicas personas que había en la habitación.”

La escena fue grabada en vídeo por el abuelo de Sophie, Sandy Miller, y fue él quien subió después esos breves segundos a YouTube, alcanzando de inmediato miles de visitas. Aquí te dejamos ese mágico instante.

  • Se sabe que tanto la música como el canto ejercen beneficios terapéuticos en pacientes con demencia.
  • La música se relaciona siempre con estímulos positivos, y todo estímulo positivo genera calma y bienestar.
  • Un mejor estado de ánimo en pacientes aquejados por demencia reduce su agitación y potencia la función cognitiva.
  • Lo ocurrido con Sophie y su bisabuela Brenda va un poco más allá de la relación música-canto. La niña es un estímulo emocional significativo.

Es posible que su bisabuela ni siquiera la reconociera. No obstante, la calidez de la pequeña, sus caricias y sus besos se procesan como algo muy emotivo en el cerebro de la persona.

  • De alguna manera, ese instante de magia y complicidad quedará para siempre en el interior de la bisabuela y la niña. Los momentos cargados de emociones positivas y de grata unión con nuestros semejantes crean “anclajes cognitivos”.

Estimulan la memoria, los afectos y el bienestar.

Descubre también cómo mejorar la relación familiar

Esta es una de esas noticias que, por su sencillez, humanidad y encanto, hemos querido compartir contigo rindiendo un pequeño homenaje a todas las personas que padecen demencia y a sus familiares, entregados cada día con ellos.

Te puede gustar