La obesidad infantil, ¿cómo evitarla?

Para conseguir que nuestros hijos adopten buenos hábitos alimenticios es muy importante que prediquemos con el ejemplo. Tampoco podemos olvidar la actividad física, que es fundamental para que crezcan fuertes y sanos

La obesidad infantil es uno de los problemas de salud más importantes del siglo XXI. La OMS la considera una epidemia pues los casos se han triplicado en pocos años.

Las consecuencias para la salud de los niños con sobrepeso son muchos, como son el desarrollo de enfermedades (diabetes, hipertensión, colesterol y triglicéridos elevados, etc.), problemas psicológicos (falta de autoestima, marginación social) o incluso psiquiátricos como anorexia o bulimia en la adolescencia.

Durante años, la creencia popular dictaba que un niño gordito indicaba que estaba bien alimentado y sano, que los niños debían comer mucho para crecer de forma sana. Nada más lejos de la realidad. Actualmente, la obesidad infantil es sinónimo de una alimentación deficiente, no por escasa, si no por mala calidad debido al abuso de alimentos precocinados, comida rápida o basura y bollería industrial.

El sedentarismo de los niños por la irrupción de videojuegos, ordenadores y demás divertimentos electrónicos como instrumentos de ocio no ayuda a prevenir la obesidad, precisamente.

Recomendaciones para evitar la obesidad infantil

El primer punto en el que haremos hincapié y que los pediatras y endocrinos consideran esencial es el desayuno. El desayuno debe aportarle el 25% de las necesidades energéticas diarias y debe incluir lácteos, cereales y frutas o zumos. La familia al completo debe tomarse el tiempo necesario para desayunar, evitando engullir de forma rápida. Una mala práctica muy extendida es que el niño solo tome un vaso de leche y de forma rápida por las prisas.

La merienda también es muy importante, porque si el niño no toma nada entre la comida la cena, se atiborrará en la cena, con la consiguiente mala digestión y el depósito de grasas en el organismo. Para merendar se recomienda fruta o un bocadillo, estando prohibido la bollería industrial.

A la hora de comer y cenar, evitaremos malos hábitos como hacerlo con la televisión encendida, que el niño coma solo o que coma solo lo que le gusta, deberemos hacer que coma una dieta variada.

Los niños deben realizar ejercicio, no sólo para evitar la obesidad, si no para que su esqueleto y musculatura se desarrollen adecuadamente. Siempre se recomienda que practiquen algún deporte de equipo porque así también fomentaremos la relación con más niños y que aprendan los valores del trabajo en equipo.

Como hemos apuntado anteriormente, los niños pasan demasiado tiempo frente a las pantallas de televisor y ordenador que, a parte de los perjuicios para su vista, fomentan el aislamiento social. Se debe restringir el tiempo que pasan ante las pantallas y fomentar que pasen su tiempo de ocio al aire libre, con más niños.

La mejor forma de que un niño adopte buenos hábitos de alimentación es tomando como ejemplo a los padres, que deberán ser los primeros en acatar estos consejos.

Fotografía cortesía de Julian Lee

Categorías: Buenos hábitos Etiquetas:
Te puede gustar