La protección del sol en la ciudad

El sol y sus rayos son unas de las cosas encargadas de acompañar el día a día de una persona; todo sin importar en qué lugar se encuentren o si el día no se encuentra muy despejado, estos siguen ahí.

Así como pueden traer cosas buenas para el organismo, todo en exceso suele afectar de manera paulatina y un ejemplo muy claro son los rayos ultravioletas (UV) provenientes del astro rey.

El sol suele preocupar a las personas según la temporada del año; por tal razón, en verano es cuando más se incrementa el índice de compra con respecto a los elementos de protección solar.

No obstante, éste no sólo afecta a aquellos individuos cuyo destino es el mar, la playa u otro similar; teniendo en cuenta la intensidad que posee, todos los lugares pueden ser nocivos para recibirlo.

La ciudad y el sol

Aquellas personas acostumbradas a residir en las ciudades, grandes o pequeñas, no suelen ver al sol como un problema; bien sea por su falta de tiempo o por el hecho de pensar que éste sólo se presenta en lugares para vacacionar.

Lo anterior puede resaltarse como un grave error, ya que; los rayos UV (anteriormente mencionados), afectan la piel y muchos órganos, en especial al momento de recibirse de manera directa por tiempo prolongado.

La relevancia con respecto a la protección solar se encuentra latente en cada momento; en ese orden de ideas, sin importar el lugar donde se viva, debe recurrirse a diversas recomendaciones.

Lee también: Cómo reducir los efectos del sol en la piel

Un mito a derribar con respecto a la protección solar

protector solar rostro

Reforzando un poco el tema de la protección solar, la mayoría de información parte de apreciaciones ilógicas, las cuales se han generado con el pasar de los años.

Dichas cosas se aprenden por el ejemplo, incluso desde la niñez; los padres se enfocan en emplear protección solar al momento de ir a un río, playa, piscinas y otro tipo de lugares similares.

Por tal razón y a medida de ir creciendo, el niño siendo persona adulta acostumbró a protegerse de éste sólo en dichos casos particulares.

Sin embargo, el astro rey no distingue el lugar en el cuál se encuentran las personas y su radiación es siempre bastante fuerte. De acuerdo a las apreciaciones expuestas, siempre y en todo lugar debe recurrirse a una protección solar adecuada.

¿Cómo protegerse del sol en la ciudad?

Las siguientes recomendaciones pueden resultar un poco lógicas, a pesar de ello, no sobra mencionarlas.

Indumentaria adecuada

Indumentaria adecuada

En términos normales es necesario salir de casa para dirigirse a las diferentes actividades del día a día, trabajo, estudio; incluso ocio.

Para ello se escoge la ropa con la cual se sienten más cómodos; sin embargo, más allá de lo anterior, la idea es recurrir a prendas adecuadas para proteger la piel del sol.

Lo más recomendado para esto es emplear camisetas y pantalones de mangas largas, indumentaria encargada de cubrir la mayor superficie cutánea y de tonalidades obscuras.

Visita este artículo: 4 tés herbales para tener una piel joven

Utilizar la sombra

Muchas personas aman fervientemente al sol, y es normal; éste es una de las principales fuentes de energía de nuestro mundo y lo que reside en él.

No obstante, y a pesar de su inmenso cariño; la recomendación gira en torno a no recibir sus rayos por tiempo prolongado. Por dicha razón, al momento de encontrarse en las calles, es necesario recurrir a la sombra.

Bien sea de árboles o edificios, aprovechar las partes donde el sol no llega de manera directa, es una excelente alternativa para evitar las quemaduras; aunque esta protección no es el 100 % segura, resulta muy útil.

Recurrir a gafas solares

Recurrir a gafas solares

La piel no es el único órgano afectado por los rayos ultravioletas provenientes del astro rey; el sentido de la visión suele ser uno de los más golpeados debido a la intensidad de los mismos.

Con el paso del tiempo éste va deteriorándose, apareciendo así, un gran número de padecimientos. Los más reconocidos son el deterioro del cristalino y las quemaduras del ojo en general.

En ese orden de ideas lo ideal es emplear gafas con factor protector o solares; generalmente se caracterizan por ser obscuras o negras. Se recomienda utilizarlas en espacios libres, de mayor forma cuando el día se encuentra despejado.

Categorías: Buenos hábitos Etiquetas:
Te puede gustar