Las reflexiones sobre la vida de Steve Jobs que todo el mundo debería conocer

Valeria Sabater 21 enero, 2016
El dinero nunca puede serlo todo, no puede comprar ni el amor ni la salud. Steve Jobs reflexionó sobre ello antes de morir y, aunque es difícil confirmar que las palabras que se le atribuyen sean suyas, lo cierto es que al menos invitan a pensar.

Hace tiempo que circula por las redes sociales una noticia al respecto de Steve Jobs, que si bien no es cierta, nos invita a reflexionar sobre ella. Se trata de un artículo en el cual se nos transmiten las supuestas últimas palabras del célebre cofundador de Apple.

No se puede demostrar que Steve Jobs las pronunciara, no obstante, la actitud que llevó gran parte de su vida y el modo en que afrontó sus últimos días nos invita a tener en cuenta una serie de ideas que vale la pena considerar.

Hoy en nuestro espacio te las queremos transmitir, porque por muchos éxitos que uno alcance en su vida, por muchas riquezas que acumule, existen unas prioridades que nunca debemos dejar de lado.

El éxito no es sinónimo de felicidad

Si a lo largo de las semanas las supuestas últimas reflexiones de Steve Jobs se han convertido en un fenómeno viral ha sido por el estreno una película en el cine sobre su vida, una producción muy laureada dirigida por Danny Boyle, donde si hay algo que se nos da a entender es que no fue una persona demasiado feliz.

Te recomendamos leer: el amor está en los pequeños detalles

  • Tener éxito profesional en la vida no siempre va de la mano de la felicidad. En ocasiones pensamos que aspectos como el reconocimiento, el dinero y la fama son pilares para gozar de una vida plena, pero en realidad no es así.
  • Si bien es cierto que desconocemos si Steve Jobs tuvo estos mismos pensamientos durante esos últimos días en los que el cáncer se lo llevaba de este mundo, algo que sí comentaron sus allegados es que lamentaba no haber priorizado otras cosas.
  • La riqueza es un vestido llamativo que complace y que nos permite llevar una vida más fácil. No obstante, el dinero no edifica el corazón, no ofrece una compañía auténtica, no da calor en los abrazos, ni el amor que toda persona necesita.

“Aquellos que están tan locos como para pensar que pueden cambiar el mundo, son los únicos que pueden hacerlo.”

-Steve Jobs-

El amor es siempre lo más importante

Steve Jobs alcanzó la cima de la fama, de las finanzas, fue una referencia en todo el mundo.

Fue un hombre con una poderosa intuición para ofrecer al mundo eso que a todos nos es ahora indispensable: la tecnología.

Su imperio, primero con los Mackintosh; más tarde creando la todopoderosa fábrica de sueños, Pixar, y sin olvidar tampoco su marca por excelencia, Apple, supuso una revolución en nuestro día a día.

Todo el mundo soñaba con tener el último teléfono, tableta o IPod que Steve Jobs nos presentaba.

Lee también “a quien juzgue mi camino le presto mis zapatos

Ahora bien, algo que de lo que él mismo debió ser consciente, al igual que cualquier otra persona que alcanza la fama, es que nada de esto tiene sentido si no se comparte, si uno no llega a casa y tiene seres a los que amar y que lo amen.

  • El amor es el mayor triunfo personal del ser humano, es el mayor acto de grandeza y de reciprocidad del que nunca deberíamos prescindir.
  • No es malo soñar con la fama, la riqueza. Y más aún, cada día deberíamos levantarnos con el propósito de alcanzar nuestros sueños, de ser dueños de nuestros destinos, tal y como hizo Steve Jobs.
  • Ahora bien, nunca descuides amar y ser amado. Nunca olvides que el dinero no te dará la risa sincera de un hijo que te admira, no guardarás gratos recuerdos con los que cerrar los ojos antes de dormir, diciéndote a ti mismo que eres feliz.
Steve Jobs

La cama más cara del mundo es la del hospital

Por mucho dinero que tengas en tu cuenta corriente jamás vas a poder sobornar a la muerte. La cama de un hospital es el lugar al que todos, en algún momento, iremos a lo largo de la vida, seamos pobres o ricos, jóvenes o ancianos.

  • Steve Jobs lo tenía todo, era un hombre aún joven y podía haber dado aún más al mundo. No obstante, el dinero no pudo sanar su enfermedad, ni darle una segunda oportunidad.
  • Uno puede acumular y comprar un sinfín de cosas materiales, pero recuerda que la vida no tiene precio. La vida corre contigo, te da luz, te da esperanzas, risas, felicidades y tristezas, pero cuando la pierdes, ya no la puedes encontrar.
  • El único tesoro que conservarás cuando te estés despidiendo de este mundo es el legado emocional que has creado en vida. Por muchas casas, coches y objetos que tengas, nada de eso te acompañará en tu muerte.

  Te irás del mismo modo que has llegado al mundo: sin nada.

  • En cambio, sentirse amado, sentir la mano de tu familia en esa cama de tu hospital justo antes de marcharte, es el bien más preciado que puedas tener. No importará nada más.

Lee también: no dejes que otros te arrastren a sus tormentas

El amor es lo más importante. Todos somos libres para alcanzar una vida de éxitos como lo hizo Steve Jobs, pero no descuides nunca el cariño, el ser feliz y hacer felices a los tuyos.

Te puede gustar