La relación entre beber café y tener hambre

Si bien la cafeína puede ayudarnos a controlar el apetito, al tomar café descafeinado tenemos menos hambre, por lo que es más beneficioso incluir en nuestro desayuno una taza de este último

Un grupo de investigadores se ha preguntado si beber café hace que tengamos más o menos hambre. En el siguiente artículo podrás enterarte de la relación entre beber café y tener hambre. ¡Te sorprenderán los resultados!

El café, la bebida más popular

Existen datos que afirman que el hambre y el apetito están controlados por sistemas complejos, que se ven afectados por lo que comemos o bebemos (incluyendo el café). Un grupo de científicos quiso saber si la bebida más popular del mundo también tiene incidencias en ello.

Mucha gente usa el café normal para controlar su apetito. Es verdad que el café nos aporta una buena cantidad de energía y nos hace estar más alerta y hasta mejorar el rendimiento físico, y también sirve para suprimir el apetito. Sin embargo, hay estudios que afirman que, si queremos bajar de peso, lo mejor sería beberlo descafeinado.

Cafeina
Pero atención, que no basta con pasarte todo el día bebiendo café, ya que de esta manera estarás demasiado despierto como para descansar, por ejemplo. Expertos en el tema afirman que, para adelgazar, es mejor consumir el extracto de grano de café verde.

Ahora bien, ¿es saludable el café? Bueno, eso depende. No todas las personas lo metabolizan de la misma manera. Lo que sí hay que saber es que esta bebida modifica los neurotransmisores y las hormonas (sobre todo el cortisol y la insulina). Por eso hay personas a las que el café les “despierta” y a otros les “duerme”. Esto puede cambiar también según la cantidad que bebamos, el momento del día, la edad, la contextura física, etc.

El café: ¿nos da hambre o nos lo quita?

Las hormonas influyen en el apetito y la saciedad. Por eso, en ciertos momentos de la vida o del día podemos tener más ganas de comer que en otros. Las mujeres, por ejemplo, comerán más cuando están embarazadas o cuando están con la regla. Los hombres puede que consuman más alimentos cuando estén bajo mucha presión o nervios.

cafe
Las hormonas encargadas del hambre son tres: grelina, leptina y péptido YY. La primera se segrega en el estómago, la segunda se sintetiza en las células de grasa y la tercera está presente en el intestino.

De vuelta a lo que se refiere al café, éste puede ayudarnos o no a bajar de peso. ¿Cómo? Modificando la producción de cada una de estas hormonas. Lo mismo ocurrirá con el humor. ¿Te has dado cuenta de que cuando tenemos hambre podemos enojarnos o estar muy irascibles y después de comer, felices? Recuerda el dicho popular: “estómago lleno, corazón contento”.

Los investigadores han barajado dos hipótesis para determinar cuál es la relación entre el café y el hambre/saciedad:

  • Primera hipótesis: el café (descafeinado o con cafeína) disminuye el hambre, la leptina y la grelina y aumenta la saciedad y el péptido YY.
  • Segunda hipótesis: Los mismos efectos que en la primera hipótesis, pero con la salvedad de que sólo tienen una duración de 60 minutos después de la ingesta o bien durante los 120 minutos que tarda el cuerpo en hacer la digestión.

cafe4
Un grupo de voluntarios ha bebido café y luego detallado sus sensaciones posteriores, durante tres horas. Las conclusiones a las que se llegaron son:

  • Mientras que la cafeína se utilizó para suprimir el apetito, fue la opción descafeinada la que arrojó niveles más bajos de hambre (junto con las dos hormonas) y un aumento en el péptido.
  • Más cantidad de péptido YY significa menos hambre. Los que hicieron el experimento indicaron que durante tres horas no habían sentido apetito, sin embargo, los niveles del PYY disminuyeron a la hora y media.
  • Otro de los hallazgos interesantes fue que la disminución del hambre y el aumento del péptido se mantuvieron hasta después de la ingestión de la glucosa. Lo que se puede deducir de ello es que algunos de los componentes del café no modifican la digestión.

Quizás la razón por la cual el café nos quita el hambre es porque modifica la hormona de la saciedad.

Merece la pena destacar que el café tiene muchos antioxidantes, beneficiosos para la salud, pero que también algunos de sus componentes son negativos para ciertas personas, sobre todo si se consume en demasía. Si estás “confiando” en la cafeína para suprimir tu apetito, deberías empezar a considerar otra estrategia.

En primer lugar, consumir café descafeinado y luego ingerir otros alimentos más saludables que tengan el mismo efecto en tu organismo. Para algunos es una manzana, para otros una barra de cereal, están los que prefieren un plátano y los que se deciden por un tomate.

Por otra parte, debes recordar que hay otros factores que nos dan hambre. Por ejemplo, un desayuno deficiente, que no incluya frutas, lácteos y cereales; cuando el estómago está acostumbrado a comer a cualquier hora (“pica pica”); el aburrimiento o la falta de motivación; la ansiedad o los nervios; los cambios hormonales o glandulares (embarazo, período menstrual, problemas de tiroides), etc.

No podemos esperar que el café sea una solución mágica para nuestro apetito. Si no nos alimentamos correctamente cada día, es más probable que nuestro estómago pida a gritos más y más comida.

Categorías: Curiosidades Etiquetas:
Te puede gustar