La rinitis

La rinitis raramente aparece como entidad aislada. En la mayoría de los casos se asocia a otros procesos, como la alergia, las infecciones, los cambios de temperatura ...

La rinitis es una inflamación de la mucosa que reviste las fosas nasales, producida como consecuencia de diferentes mecanismos patológicos.

Clasificación

Existen diferentes clasificaciones. Por un lado, en base al tiempo de duración, las rinitis pueden clasificarse en agudas y crónicas. Por otro lado, en función del mecanismo fisiopatológico, pueden clasificarse en alérgicas y no alérgicas.

  1. Se considera como rinitis agudas aquellas que duran menos de 6 meses, y crónicas a aquellas que duran más.
  2. Las rinitis alérgicas son consecuencia de reacciones de hipersensibilidad.
  3. Las rinitis no alérgicas son aquellas que se producen en respuesta a todo tipo de mecanismos no alérgicos. Estos son, por ejemplo, las rinitis infecciosas, las vasomotoras, las medicamentosas, las hormonales, entre otros.

Se debe considerar también la rinitis atrófica, consecuencia de la reducción del tamaño de los cornetes inferiores. Esto produce la inflamación de la mucosa nasal al paso del aire, que a su vez, es responsable de la clínica.

¿No lo sabías? Tratamiento de la rinitis

Rinitis alérgica

Rinitis

Se trata de un problema que afecta al 20% de la población, existiendo diferencias importantes entre el cuadro que aparece en adultos, y el que aparece en niños. Además, son especialmente importantes tanto su relación con el asma, como sus posibles complicaciones.

La rinitis alérgica en muy pocas ocasiones aparece de forma aislada. Normalmente aparece dentro del contexto de una enfermedad alérgica, como podemos deducir de su nombre. La alergia (o atopia) es una enfermedad de origen múltiple

Se ha comprobado que es posible heredar cierta predisposición genética; es decir, existe una mayor probabilidad de reaccionar de manera anómala ante estímulos que deberían ser inocuos. Además, es muy importante la influencia ambiental, pues una exposición prolongada a un agente (pólen, látex) puede desembocar en alergia.

Cuando se habla de que alguien tiene alergia a algo, significa que esa persona está sensibilizada; es decir, que tiene anticuerpos que van a reconocer el alérgeno; en consecuencia, se desencadena la respuesta inmune y aparecen los síntomas propios de la alergia.

¿Cuáles son dichas diferencias?

En adultos una rinitis aguda tiene una presentación muy característica, y muy fácil de reconocer. Normalmente se produce obstrucción nasal, con picor, estornudos y rinorrea.

En niños, en cambio, la sensación de obstrucción nasal es menos frecuente. Sin embargo, son muy frecuentes (70 -80%) las infecciones faríngeas de repetición y la conjuntivitis (ojos enrojecidos, picor, lagrimeo, entre otros).

En los casos más crónicos, los niños pueden padecer sinusitis por expansión de la inflamación a la mucosa de los senos paranasales. Además, puede provocar pérdida del apetito, con su consecuente pérdida de peso y retraso del crecimiento.

¿Y tienen algo en común?

asma

Sí. En los casos de rinitis alérgica crónica es muy frecuente la aparición de tos crónica. Se debe a la constante presencia de moco en las fosas nasales, y a su goteo hacia la faringe. Esto irrita la mucosa, provocando que aparezca la tos. Además, la rinitis alérgica se asocia casi por sistema con el asma.

  • La rinitis alérgica puede presentarse junto con el asma. En este contexto, nos referimos a la rinitis alérgica estacional (y la asociada a otros alérgenos, no solo polen). Se debe a que ambas, atopia (alergia) y asma comparten mecanismos fisiopatológicos. 
  • La rinitis alérgica puede ser causa de asma. Los estudios realizados demostraron que padecer esta enfermedad aumentaba hasta 2 y 3 veces la probabilidad de padecer asma.
    • Primero, por la asociación genética asma – alergia.
    • Segundo, porque la inflamación de las vías respiratorias que produce la alergia puede provocar broncoconstricción.
    • Y finalmente, porque el goteo retronasal puede inflamar los bronquios.

Visita este artículo: Combate el asma de forma natural consumiendo estos 7 alimentos

Rinitis no alérgica

La rinitis no alérgica no se relaciona con los mecanismos de hipersensibilidad responsables de la alergia. Se cree que es debido a la dilatación de los vasos sanguíneos que irrigan el interior de la nariz. Esta vasodilatación sería consecuencia de la incidencia de diferentes agentes.

  • Irritantes ambientales y ocupacionales, como el polvo, el humo, químicos.Cuando la exposición al agente irritante de produce al desarrollar una profesión hablamos de rinitis ocupacional.
  • La comida picante y las bebidas alcohólicas.
  • Los cambios de temperatura muy bruscos.
  • Las infecciones como la gripe o el catarro.
  • Algunos medicamentos.

Diagnóstico

Diagnóstico (6)

El diagnóstico se establece en base a la historia clínica y a los síntomas. Es especialmente importante, por tanto, preguntar por medicamentos, infecciones actuales o recientes, otras enfermedades, ocupación, existencia de alergias, entre otros.

En caso de sospechar rinitis alérgica está indicada la realización de pruebas cutáneas para determinar el origen. En algunas ocasiones (más bien raras), puede estar indicada la realización de una nasofriboscopia.

Tratamiento de la rinitis

Dependerá del tipo de rinitis y del paciente. Sin embargo, se puede decir que para las formas alérgicas estacionales normalmente se pautan antihistamínicos en spray nasal. En casos más intensos, pueden recetarse corticoides. Además, existen múltiples remedios para aliviar los síntomas.

En caso de las formas no alérgica, el tratamiento dependerá de la causa. Por ejemplo, si es de origen infeccioso desaparecerá con la resolución del proceso. En caso de origen medicamentoso, se intentará cambiar el fármaco por uno diferente que tenga el mismo efecto.