La risa, un estímulo formidable para nuestra salud - Mejor Con Salud

La risa, un estímulo formidable para nuestra salud

Entre los múltiples beneficios de la risa para nuestro organismo nos ayuda a reducir el estrés y la ansiedad, además de fortalecer nuestras defensas y cargarnos de energía positiva

Estás con un grupo de amigos y de pronto, alguien dice la mayor tontería del mundo; entonces, y a una velocidad frenética, todos os lanzáis a continuar la broma y a reír hasta la extenuación. Es una risa que acaba doliendo, incluso te hace llorar. Deseas que pare, lo pides “por favor”; hasta que de pronto, acaba. ¿Qué ha sido eso?

Eso, querido lector, ha sido una liberación de endorfinas, sedantes naturales de tu cerebro que actúan como una droga que recorre tu cuerpo y se supone mucho más fuerte que la morfina o la heroína; en definitiva, una droga gratuita y sin efectos secundarios. Es que reírse, y con ganas, ayuda a mejorar nuestro estado físico y mental.

Los beneficios de una buena sesión de carcajadas

Cuando nos reímos, con una simple carcajada, se ponen en marcha más de 400 músculos, lo que provoca que la musculatura se relaje, el corazón lata con más fuerza y la presión sanguínea aumente. Y es que, si este “ejercicio” se “practica” de manera continua durante al menos cinco o seis minutos, actúa como analgésico natural, lo que provoca la disminución del estrés y la ansiedad. Asimismo, una buena risotada supone un masaje para las cervicales y la columna vertebral, lugares donde generalmente se acumulan las tensiones.

Reírse, por tanto, tiene enormes beneficios para la salud, pues equivale a la realización de un ejercicio físico moderado, lo que contribuye a un buen estado de salud, tanto a nivel físico como mental. Nos libera de la angustia y el temor, aplaca la ira, nos desinhibe e incluso reduce la probabilidad de contraer enfermedades.

Sin embargo, aquí no acaba la lista de los efectos positivos que tiene la risa para la salud, pues también son muchos los beneficios que aporta a nuestro organismo: fortalece las defensas, aumenta el ritmo cardíaco y el pulso, reduce la glucosa en sangre y provoca que una mayor cantidad de oxígeno llegue a los órganos.

Por otra parte, al estar realizando un ejercicio aeróbico, disminuye el colesterol en sangre y, al contraerse todos los músculos abdominales, favorece la digestión y facilita la evacuación, pues se produce un masaje sobre las vísceras.

Debido a todos los beneficios anteriormente descritos, en los últimos años se ha utilizado la risa como una técnica para eliminar los bloqueos físicos y mentales; es la llamada “risoterapia”.

Está claro que la risa no es una medicina para luchar contra una enfermedad por sí misma, pero, de igual modo, el buen estado mental y la alegría que genera son más que suficientes para cargarnos de energía positiva y afrontar con otro ánimo los problemas y las afecciones. En definitiva, y aun sin tener un motivo concreto para cultivarla, una buena sesión de carcajadas no hace mal a nadie, sino que, al contrario, nos hace ir por la vida con otra actitud.

Y tú, ¿te has reído hoy?

Fotografía cortesía de Cécile Graat