La roséola durante el embarazo

A pesar de no ser una condición peligrosa, la roséola durante el embarazo puede ser molesta, ya que puede causar fiebre, picores y erupciones en la piel

Nadie puede negar que el embarazo es una de las etapas más emocionantes y felices para cualquier mujer.

Sin embargo, en esta situación el cuerpo experimenta diversos cambios. Algunos son muy comunes, como los mareos, y otros algo más raros, como la roséola.

Justo aquí te hablaremos sobre la roséola durante el embarazo y algunas opciones para evitarla o eliminarla.

¿Cómo saber que estoy sufriendo roséola durante el embarazo?

¿Estás experimentando deshidratación y descamación en la piel sin causa alguna? ¿Has visto que te aparecen pequeños granitos en el cuello, brazos y piernas? ¿Las molestias han coincidido con el comienzo de tu embarazo?

En caso afirmativo, es posible que estés experimentando la roséola durante el embarazo pero no debes precuparte demasiado.

Durante esta etapa es normal que tus defensas estén bajas por lo que eres más susceptible a las infecciones.

La roséola se debe a un virus y uno de sus síntomas más claros es la fiebre, que suele durar de tres a cinco días. Además, notarás que aparecen algunos granitos en el cuello, la parte interna de los brazos, el tronco, la cara y las piernas.

Si has estado en contacto con alguien que padece roséola, ese puede ser el motivo por el que te has contagiado. Al ser un virus, resulta muy sencillo de pase de una persona a otra.

Lee también: Tengo muchos puntos rojos en la piel: ¿debo preocuparme?

Síntomas de la roséola durante el embarazo

Los granitos en los brazos y la intolerancia al gluten

  • El primer síntoma de la roséola durante el embarazo es una fiebre alta que dura de 3 a 5 días. 
  • Pasadas las 24 horas de la desaparición de la fiebre aparece el sarpullido. Estas son manchas rosadas en la piel que no sobresalen y pueden localizarse en la cara, cuello, tronco y extremidades.
  • En algunos casos puede haber inflamación de los ganglios linfáticos del cuello.
  • El último síntoma que puede aparecer, pero que no es tan común, son las convulsiones febriles.

Te recomendamos leer: Síntomas que ninguna mujer debe pasar por alto

5 recomendaciones para aliviar la roséola durante el embarazo

Ahora que ya sabes más sobre la roséola durante el embarazo es momento de hablar de algunas de las opciones para tratarla naturalmente.

1. Mantente hidratada

Embarazo

Cuando la roséola se presenta durante el embarazo, tu cuerpo se deshidrata rápidamente. A causa de la fiebre, el cuerpo sufre una descompensación y deshidratación, por lo que deberás tomar muchos líquidos.

  • Aumenta tu consumo de agua, sopa y jugo de frutas y vegetales. Procura que todo sea muy natural y si te es posible, prepara tú misma los jugos.
  • La ingesta suficiente de agua ayudará a eliminar gérmenes y toxinas del cuerpo, haciéndote sentir mucho mejor.

2. Inhala vapores para descongestionar

En algunos casos la roséola provoca síntomas parecidos a un resfriado, como la congestión nasal y el dolor en la garganta.

  • En este caso, inhalar vapor de aceites esenciales como menta o eucalipto aliviará los síntomas.
  • Lo más fácil y recomendable es poner a hervir agua y agregar unas gotas de aceite esencial de eucalipto o menta y respirar profunda y lentamente.

Esto ayudará a despejar los conductos nasales. En caso de que el problema te esté causando dificultades para dormir, inhalar vapores media hora antes de irte a la cama te será de gran ayuda.

3. Aplica aloe vera

Gel fijador de aloe vera y vainilla

El sarpullido de color rosa que aparece no afecta de ninguna forma tu salud. Sin embargo, muchas mujeres se sienten incómodas por la picazón que provoca y prefieren eliminarlo por completo.

De ser tu caso, aplica un poco de gel de aloe vera. Gracias a sus propiedades antiinflamatorias y refrescantes sentirás alivio en minutos.

Recuerda que el aloe vera debe ser lo más natural posible.

  • Lo ideal es que tomes tú misma la penca de la sábila, la abras y saques el gel con una cuchara.
  • Para mejorar los resultados puedes guardar el gel en el refrigerador un par de horas antes de aplicarlo. Esto hará que sea más refrescante y le dará un efecto más inmediato y duradero al remedio.

Visita este artículo: Mascarillas de aloe vera para cada tipo de piel

4. Baño caliente con esponja

¿No tienes aloe vera a la mano? Otra manera efectiva para aliviar las zonas de la piel donde apareció sarpullido solo requiere de un poco de agua caliente y una esponja suave.

  • Toma un baño con agua caliente y masajea las zonas afectadas con una esponja suave y bien limpia. Es importante que tengas cuidado de evitar tallar demasiado fuerte.
  • Notarás que tu piel se siente más relajada al terminar y acelerarás el alivio de la roséola durante el embarazo.

Aunque la aparición de los síntomas de la roséola pueden ser algo molestos, puedes ver que, en realidad, no se trata de nada grave.

En caso de que la desarrolles, no te desesperes, ya que con un poco de tiempo todo pasará por sí solo.