La soledad y su relación con el insomnio

Aunque no nos parezca relevante, la sensación de soledad es uno de los factores más determinantes a la hora de padecer insomnio, ya que el individuo experimenta indefensión e inseguridad

Las personas aisladas y con poca vida social podrían ser propensas a sufrir insomnio.

Las redes sociales y el internet han creado las condiciones adecuadas para que los individuos tengan menos contacto cercano con el resto de sus allegados.

Añadido a esto, realidades como la migración y el bullying nos motivan a permanecer atrincherados en nuestro propio espacio, controlado pero solitario.

Esta predisposición al aislamiento puede traer algunos inconvenientes y quizás el más notorio es la dificultad para disfrutar de un sueño reparador.

Más del 25% se sentían solos y no dormían bien

Cuando un grupo de investigadores del King’s College (Reino Unido) realizó su test sobre hábitos del sueño, se podía esperar el establecimiento de un vínculo entre el insomnio y varios factores que inciden en nuestro estilo de vida. Esto no ocurrió así.

De hecho, en dicha investigación se estudiaron elementos como la situación laboral, tenencia de hijos, consumo de alcohol e incluso la disposición genética.

Al final, ninguno de ellos guardó una relación directa con la dificultad de dormir, salvo uno: la sensación de soledad.

A ciencia cierta, se demostró que las personas que se sienten solas tienen un 25% de probabilidad de sufrir este incómodo trastorno.

Lo más preocupante es que el estudio sobre el insomnio fue realizado únicamente con personas jóvenes, cuya edad oscilaba entre los 18 y 19 años de edad.

Ver también: Cómo hacer ungüento casero para mejorar la calidad de sueño

Las víctimas y el insomnio

Dormir

 

La tendencia fue aún más marcada en aquellas personas que manifestaron haber sufrido de algún abuso o violencia durante la niñez.

El maltrato, la violación y el bullying son detonantes del aislamiento que, a su vez, afecta el buen dormir de las víctimas.

Todo esto invita a reflexionar sobre la influencia que tiene el trauma sobre las horas de descanso en el individuo. Ser maltratado implica estrés, confusión, ansiedad y una serie alteraciones psicológicas de trascendencia.

Sin embargo, esta no es la única investigación concluyente en la materia.

La tendencia se repite en los adultos

En el año 2011, otro grupo de científicos realizó una investigación similar en la zona rural de Dakota del Sur (Estados Unidos). En aquella ocasión, el estudio se centró en 95 adultos que, si bien no estaban aislados por completo, manifestaron sentirse “solos”.

La investigación no pudo arrojar un nexo específico entre la soledad y la falta de somnolencia.

No obstante, la mayoría de los entrevistados padecían de un fenómeno denominado sueño fragmentado, que es la interrupción constante del descanso nocturno.

En todo caso, ambos estudios llegaron a una conclusión similar: La percepción de soledad genera insomnio y es negativa para la salud humana.

Hipótesis antropológica

Hipótesis antropológica

Los investigadores del primer estudio creen que esta relación en el insomnio se debe a una respuesta evolutiva del ser humano.

Bajo esta perspectiva, la soledad en la psique humana se traduce en inseguridad e indefensión para los individuos que la experimentan.

  • Al tener la percepción de aislamiento, es posible que el cerebro se automatice para la prevención, la lucha y el escape.

Esto explicaría la necesidad que tienen los afectados de levantarse constantemente durante la noche.

  • En resumen, estaríamos en presencia de un mecanismo de preservación que se activa cuando nos sentimos solitarios.
  • Esto sería de especial trascendencia para los jóvenes recién independizados y los emigrantes.

Visita este artículo: 3 estrategias curiosas que agradecerá tu cerebro para combatir el insomnio

Aprender a ser independientes

El resultado de ambos estudios ratifica la significación que tiene el aprendizaje de la independencia para el desarrollo humano.

Prepararse desde la juventud facilitará el cambio de entorno durante la adultez y los padres tienen un papel crucial en todo esto.

¿Cómo podemos ayudar a los jóvenes a ser más independientes? Cada padre tendrá su propio método, pero lo importante es colocarlos en situaciones controladas en donde deban cuidarse por sí mismos.

Por otro lado, la sensación de acompañamiento podría ser clave en la estabilidad de los hijos recién independizados.

Llamar o mantener una conversación de chat por redes sociales podrían ayudar a la estabilización emocional de los afectados.

También es recomendable que los padres planifiquen visitas durante el fin de semana. De esta forma, contribuirán a la estabilidad emocional de los solitarios, renovando su confianza y recordándoles que no están tan solos.

Cómo combatir la soledad y el insomnio

soledad-a-los-adultos-mayores

Paradójicamente, la era de la comunicación es quizás uno de los períodos históricos más solitarios de la humanidad.

Todo aquello que nos acerque en términos sociales tendrá que ser rescatado, por nuestro bienestar físico y emocional.

Las víctimas de abuso, emigrantes, viudos, ancianos y los jóvenes independizados son los sujetos con mayor vulnerabilidad al aislamiento.

Categorías: Buenos hábitos Etiquetas:
Te puede gustar