La trampa mortal de las expectativas

La mejor forma de no decepcionarnos por culpa de nuestras expectativas es aceptar que el resto de personas no tienen por qué actuar como nosotros lo haríamos. Nuestra felicidad solo debe depender de nosotros

En muchas de nuestras relaciones las expectativas tienen una gran importancia. Ellas nos permiten esperar que las personas actúen de una u otra manera.

Sin embargo, en ocasiones, estas expectativas nos decepcionan.

Te recomendamos: Hay decepciones que te hacen abrir los ojos y cerrar el corazón

Las expectativas no dejan de ser creencias erróneas sobre los actos de otra persona que, probablemente, no se sucedan como nosotros pensamos en nuestra mente. Se convierten, así, en una trampa mortal.

Las expectativas desencadenan decepciones

Muchos de los problemas que nos abordan surgen por esas creencias que tenemos en los demás. Imaginamos que actuarán como lo haríamos nosotros y no nos damos cuenta de que, quizás, la realidad nos sorprenda de una manera diferente a la que pensamos.

Mujer-con-angustia

Otra de las opciones que debemos considerar es que, a veces, las personas adornan su forma de ser. Pueden mostrarse de determinada manera y, a la hora de la verdad, cambian de parecer y se transforman en todo lo contrario.

Todo esto provoca que nos decepcionemos, que perdamos la fe en las personas y que empecemos a desconfiar de todo lo que nos digan. Sin embargo, debes ser consciente de que ellas no tienen la culpa.

El problema son tus expectativas.

Lee: La culpa me tiene atrapado

La mejor forma de evitar esta situación es no esperar nada de los demás y aceptar las circunstancias de la mejor manera. Nosotros no podemos decidir cómo tienen que actuar el resto de las personas, no tenemos dicho poder.

Deja de esperar

Hay algunas formas muy efectivas que podemos empezar a poner en práctica para evitar sentirnos tristes ante la actuación tan diferente que acaban teniendo las personas de nuestro alrededor.

Esto nos permitirá dejar de esperar:

Chica-mirando-el-mar

Asume que nadie es perfecto

Tú tampoco lo eres y también has caído en contradicciones alguna vez. Deja de juzgar y empieza a aceptar que errar es de humanos. No solo el resto se equivoca, tú también lo haces.

Respeta la individualidad

Cada uno de nosotros tiene una forma de actuar diferente. Por eso es mejor estar abiertos y respetar que los actos de esa persona no van a ser los que nosotros, en un principio, creíamos que serían.

No siempre recibirás algo a cambio

Pensamos que, por hacer ciertas cosas, recibiremos otras a cambio, pero esto no es así. Tu amistad y confianza quizás no se vea correspondida de la misma manera.

Permítete dar sin esperar a recibir.

Tu felicidad depende de ti

Nuestras expectativas provocan que hagamos a los demás responsables de nuestra felicidad, y de ahí que el resultado sea siempre negativo.

No permitas que tu felicidad se encuentre en manos ajenas, tú eres el único dueño de ella.

No te pierdas: Descubre la ley del espejo para ser feliz

En algún momento de nuestra vida, todos hemos caído en la trampa de las expectativas. Lo importante es aprender y reconocer que no tenemos el poder para controlarlo todo. De esta manera, dejaremos de llevarnos desilusiones.

Nuestra seguridad se tambalea

Si te has visto envuelto en expectativas jamás cumplidas, te habrás dado cuenta de que tu seguridad se tambalea de forma vertiginosa.

De repente, aquello que creíamos seguro se torna todo lo contrario.

mujer-con-nube-en-la-cabeza

Tal vez estas creencias hacia los demás sean una manifestación de lo inseguros que somos. Por eso, dejamos en manos de otras personas nuestra felicidad. El gran problema es que esto se transforma casi siempre en todo lo contrario.

Aprender a aceptar que los actos de otros no serán los que nosotros esperamos será un paso complicado, pero necesario para empezar a despertar en nosotros mismos el poder de aceptar todo aquello que no podemos controlar.

Los seres humanos cometemos errores, somos incoherentes, mentimos… Todo esto nos convierte en sujetos susceptibles de fallarles a aquellas personas que más queremos. Por eso, es importante aceptar que todo puede suceder de otra manera.

Antes de irte descubre: Mi problema es esperar a que los demás actúen como lo haría yo

¿Has caído alguna vez en la trampa de las expectativas? ¿Comprendiste que aceptar te libraba de la decepción?

Cuanto antes logres observar con otros ojos las actuaciones de los demás, antes te permitirás liberarte de esperar que actúen como tú lo harías.