La vergüenza es una barrera que yo me pongo

Raquel Lemos Rodríguez·
15 Abril, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el psicólogo Bernardo Peña al
01 Enero, 2019
Sentimientos negativos como la vergüenza pueden tener su origen debido a varios factores como la timidez y algunas experiencias negativas. Existen varias formas de trabajar en estos aspectos y superarla. En este espacio compartimos algunas recomendaciones.

En muchas ocasiones, la vergüenza es una barrera que nos impide conectarnos con nosotros mismos y con los demás, ya que cuando creemos que nuestras debilidades están expuestas nos invade una sensación de intranquilidad y miedo a ser juzgados.

Este sentimiento es muy común y hace que cuestionemos muchas de las cosas que pensamos y decimos. Por esto, nos vemos limitados al momento de expresar lo que queremos y ser auténticos. La vergüenza es una emoción que nos vuelve invisibles a nosotros mismos,

Ahora bien, a raíz de hechos pasados, algunas personas experimentan vergüenza al atravesar momentos de tristeza, duelo o rupturas, y se aíslan para no sentir esa vulnerabilidad. Aunque también es muy común en personas que tienen que dar su opinión delante de otras que consideran importantes, ya que cometer errores les aterra.

En cualquier caso, para superar este sentimiento es importante aceptarlo, para luego reflexionar sobre sus consecuencias y de qué manera nos limita. Así, nos daremos cuenta de que cuando la experimentamos nos estamos comparando con los demás y midiendo por los valores y las exigencias que creemos que tienen.

En esta oportunidad, presentamos las posibles causas por las que se origina este sentimiento y qué podemos hacer para superarlo.

¿Por qué sentimos vergüenza?

Podemos sentir vergüenza por muchas razones y de diferentes formas. El problema es que ese sentimiento sea tan poderoso que nos paralice y no podamos realizar nuestras tareas diarias o entablar relaciones sociales.  Veamos a continuación las causas más comunes de este sentimiento.

1. Timidez en exceso

La timidez puede hacer que nos cerremos completamente a la vida social, ya que limita la visión que tenemos de nosotros mismos y nos genera mucha inseguridad. Por esto, este sentimiento puede hacer que situaciones del día a día resulten muy difíciles de manejar y enfrentar.

Hombre con timidez
La timidez excesiva es una de las razones por las que muchos se dejan dominar de la vergüenza.

2. Experiencias negativas

Esta causa puede estar asociada a hechos pasados, como una situación de humillación o malestar en el circulo social. Asimismo, en algunas personas puede ocurrir a raíz de una experiencia traumática. En este caso, la vergüenza surge por temor a repetir tales experiencias.

3. Creencias limitantes

Las creencias limitantes son ideas erradas que tenemos del mundo y de la vida en general, que nos impiden avanzar y, muchas veces, enfrentar el día a día de la mejor manera. Puede ser algo que se ha ido construyendo a través de la experiencia o que nos enseñaron desde pequeños.

4. Entorno familiar

Algunas veces, la educación con modelos autoritarios y rígidos puede generar sentimientos negativos como la vergüenza. Esto debido a que se cohibe la espontaneidad de la persona desde una edad temprana y se construyen las creencias limitantes mencionadas en el punto anterior.

Hombre sintiendo vergüenza
El entorno familiar a veces está relacionado con la capacidad que tiene la persona para lidiar o no con la vergüenza.

Lee también: 8 tips para combatir la inseguridad y mejorar tus relaciones

¿Qué podemos hacer para superarla?

La vergüenza nos impide estar seguros de nosotros mismos. Además, puede ser un motivo para aislarnos del mundo y dejar de hacer las cosas que realmente queremos hacer. Por esto, reconocerla es el primer paso para empezar a buscar una solución.

Según una publicación de Psychology Today, una de las mejores formas de superar la vergüenza es desarrollar la autoconfianza, ya que esto contribuye a eliminar los miedos y ser más conscientes de nuestras fortalezas. Por esto, sugiere una serie de consejos para trabajar en su fortalecimiento.

1. Identificar eventos clave

Reconocer e identificar estos momentos nos puede dar muchas pistas en cuanto a qué originó ese sentimiento de vergüenza y qué podríamos hacer para aceptarlo y seguir adelante. No solo se trata de volver al pasado sino de asimilar las situaciones, extraer las enseñanzas y avanzar.

2. Saber quiénes somos

Conocernos a nosotros mismos es importante para saber cuáles son nuestros defectos y virtudes, y sacar lo mejor de cada uno. Para esto, lo ideal es no centrarnos demasiado en las debilidades sino en nuestras fortalezas. Además, no sucumbir ante las etiquetas que nos hemos puesto y estar a gusto con quiénes somos.

3. No centrarnos en lo negativo

Centrarse únicamente en los sentimientos negativos, hará que estos crezcan y que se descuiden otros aspectos importantes de la vida como las relaciones sociales, los momentos de ocio, la salud mental y física, etcétera.

No centrarnos en lo negativo
Es importante aprender a centrar los pensamientos en los aspectos positivos de cada situación.

4. Aprender de los fracasos

Superar los fracasos y aprender de ellos es uno de los métodos para eliminar sentimientos como la vergüenza. Si hubo algún evento crucial que detonara esta condición podemos mirarlo con ojos más amables y reconocer cuáles fueron sus enseñanzas. Esto nos ayudará a avanzar y construir una mejor realidad.

5. Buscar ayuda

En algunos casos, la misma vergüenza hace que las personas no se sientan capaces de buscar ayuda. Sin embargo, es necesario hablar con un especialista para poder afrontar esta condición y así poder superarla.

Te podría interesar: Cómo gestionar los pensamientos obsesivos

Consultar al profesional es importante

Aunque existen varias pautas para superar la vergüenza, es importante consultar con un especialista ante la aparición de síntomas más severos o incontrolables. Un psicólogo o un psiquiatra son las personas idóneas para evaluar cada caso y según la historia clínica de cada persona.

  • Camps, V. (2019). El gobierno de las emociones. El gobierno de las emociones. Herder. https://doi.org/10.2307/j.ctvt9k08t
  • Suárez, P. (2014). La vergüenza. Hispamerica, 43(129), 67–92.
  • Gulejac, V. de, Grande, M. de, & Araújo, A. M. (2008). Las fuentes de la vergüenza. Colección sociología clínica (1a., p. 465 p.). Madrid: Mármol-Izquierdo.
  • Psychology Today. How to overcome shame and build self confidence. (2018). Recuperado el 6 de abril de 2020. https://www.psychologytoday.com/us/blog/all-about-addiction/201807/how-overcome-shame-and-build-self-confidence