La vigabatrina en el tratamiento de la epilepsia

La vigabatrina es un fármaco antiepiléptico que debe de ser usado con cuidado por su perfil de reacciones adversas.

En los últimos 30 años se ha producido una renovación en la farmacología de la epilepsia buscando mejorar la eficacia y disminuir los efectos adversos de este tipo de medicamentos.

Entre los fármacos que han surgido se encuentra la vigabatrina, el cual aumenta la concentración de GABA y disminuye la aparición de crisis epilépticas.

La epilepsia afecta al 1% de la población, en torno a los 50 millones de personas en todo el mundo. En la mayoría de las ocasiones no existe una causa manifiesta aunque puede aparecer fruto de traumatismos, tumores o infecciones.

¿Qué es la epilepsia?

Qué es la epilepsia

La epilepsia es una patología muy frecuente que se caracteriza por la sucesión de crisis debidas a descargas neuronales descoordinadas. Para que el cerebro ejerza sus acciones correctamente necesita una descarga ordenada de los impulsos eléctricos. Cuando esto no ocurre aparecen las convulsiones.

El tipo de crisis epiléptica depende de la parte del encéfalo que se vea afectada.

En cuanto a los tipos de epilepsia que existen, podemos diferenciar a grandes rasgos entre las crisis parciales y las generalizadas.

Ver también: 6 hábitos recomendados para regenerar las neuronas

Mecanismos de acción de los fármacos antiepilépticos

Mecanismos de acción de los fármacos antiepilépticos

A los fármacos que se utilizan para el tratamiento de la epilepsia y las convulsiones se les conoce popularmente como antiepilépticos o anticonvulsionantes. Está demostrado que con un tratamiento farmacológico adecuado se pueden controlar hasta el 75% de los pacientes, siendo una enfermedad que altera sobremanera la calidad de vida.

En general, los tratamientos para la epilepsia están compuestos muchas veces por varios tipos de fármacos. A su vez, suele ser necesaria su administración continuada durante años. Es por esto por lo que debe prestarse especial atención a las reacciones adversas de este tipo de medicamentos.

Mejorar el perfil de efectos secundarios e incrementar la eficacia en determinados tipos de epilepsias hace que se siga investigando en nuevos tipos de fármacos antiepilépticos.

Los fármacos antiepilépticos que existen en el mercado pueden actuar a través de alguno de los siguientes mecanismos. Es importante destacar que un mismo fármaco puede cumplir varias de estas funciones:

  • Disminución de la propagación de los impulsos neuronales. Esta acción se produce al bloquear los canales de sodio de las neuronas.
  • Potenciación de la acción del GABA. El GABA es un mediador inhibidor por lo que la potenciación de este disminuye la actividad neuronal. Esto se puede lograr mediante la inhibición de algunas enzimas como puede ser la GABA-T o reduciendo la recaptación.

Te recomendamos leer: Ácido gamma-aminobutírico (GABA)

La vigabatrina en el tratamiento de la epilepsia

Farmacocinética

La vigabatrina es un fármaco antiepiléptico que ejerce su función a través de la inhibición irreversible de la enzima GABA-T (GABA transaminasa).

Esta enzima interviene en la degradación del GABA por lo que la inhibición de la misma aumentará su concentración. El aumento del GABA inhibirá la propagación de los impulsos por parte de las neuronas, logrando así controlar las crisis epilépticas.

La vigabatrina forma parte del tratamiento en pacientes con epilepsia parcial resistente a otros medicamentos. Así mismo, también es utilizada en el tratamiento de los espasmos infantiles (síndrome de West).

Al inhibir a la GABA-T de manera irreversible, el efecto de la vigabatrina es de larga duración pudiendo administrarse una sola vez al día.

Este fármaco se encuentra contraindicado en casos de hipersensibilidad, al igual que durante el embarazo y la lactancia. Debe administrarse con cuidado pues interacciona fácilmente con otros anticonvulsionantes como el fenobarbital, la fenitoína o la primidona.

Sin embargo, pese a que la vigabatrina posee una pauta posológica sencilla tiene otros problemas. Algunas de las reacciones adversas que puede precipitar son alteraciones del campo visual irreversible, depresión o alucinaciones.