La violencia como entretenimiento, ¿debería preocuparnos?

Este artículo ha sido verificado y aprobado por el psicólogo Bernardo Peña el 6 abril, 2019
Raquel Lemos Rodríguez · 9 enero, 2017
El problema inherente a la violencia como entretenimiento es que hay quienes pueden normalizar estos comportamientos y llegar a banalizar situaciones que pueden ser peligrosas

¿Cuántas veces nos han dicho que con la violencia no se llega a ninguna parte? A pesar de estar bien mentalizados de que la agresión es negativa, muchas veces nos divertimos  utilizando la violencia como entretenimiento.

La violencia como entretenimiento se ha hecho un hueco gracias a la tecnología. Vemos aquello que sabemos que no debemos reproducir en la vida real. No obstante, esto es un riesgo que estamos corriendo.

Las películas muestran una violencia que no discrimina. Muchas películas aptas para menores de 16 años son muy agresivas ¿Somos conscientes de cómo están siendo educados los más jóvenes?

La normalización de la violencia

manos-violencia

Como consecuencia de una sociedad que nace, aprende y se divierte ante una pantalla se ha conseguido una normalización de la violencia.

Hemos adoptado la agresión como un modelo para alcanzar lo que deseamos en la vida. En las novelas, en las películas, en los videojuegos. A través de la violencia se logra un mayor estatus social o el éxito.

Aunque creamos que sabemos diferenciar lo que es real de lo que no, lo cierto es que al estar expuestos a estos estímulos terminamos por reproducirlos, de alguna manera inconsciente.

Pensemos en la publicidad que nos engaña constantemente para que compremos productos que no necesitamos. Ésta nos condiciona para, al final, acabar fijándonos en lo que antes no hacíamos.

El gran problema surge cuando las nuevas generaciones crecen, desde pequeños, con modelos de violencia que consideran normales.

Pensemos en esos niños de 5 años que ya tienen una tableta o un móvil entre sus manos donde se divierten con juegos violentos.

¿Nunca has visto a un niño intentando reproducir lo que ha visto? Algunos se harán pasar por el malo de la película, otros simularán que te disparan. Una situación que se retroalimenta y que generará más violencia.

La violencia como entretenimiento

¿Por qué la violencia se utiliza como entretenimiento? El motivo reside en que la vemos como algo que nos provoca la risa. No obstante, existen una serie de factores que hay que tener en cuenta:

El diálogo distorsiona lo que se ve

El guión de lo que vemos puede provocar que cualquier muerte o agresión carezca de la gravedad pertinente.

De esta manera, nos olvidamos de la escena violenta para que las palabras del agresor tomen un primer plano. Su diálogo hilarante o su tono jocoso provocarán en nosotros esa risa buscada.

La música y los efectos son muy importantes

Si alguna vez has presenciado una pelea, te habrás dado cuenta de que no hay música y que los golpes no suenan como en la ficción.

Este recurso se usa para llamar tu atención. ¿Te imaginas un puñetazo sin sonido alguno? Sería bastante aburrido y la violencia como entretenimiento no sería considerada como tal.

Descubre: «No aguanto ir al colegio»: Diego, de 11 años, se suicida por acoso escolar

El agresor genera empatía

¿Te has descubierto alguna vez poniéndote de la parte del malo? Esto es así porque los agresores que se escogen suelen ser muy atractivos visualmente, y lo habitual es que tengan un pasado tormentoso que justifique lo que hace.

Sigue siendo un criminal, no obstante goza de un carisma que nos embauca y nos permite verlo con buenos ojos.

La banalización de la violencia

niño-viendo-la-televisión

Los jóvenes no solo están expuestos a películas o videojuegos cuya violencia, a veces, nos asusta. En ocasiones, también están en contacto con vídeos que mandan chicos de su misma edad acosando o haciendo bullying a otros.

Su reacción no es de rechazo, sino todo lo contrario. Entre risas se comentará entre los compañeros, dotando de una importancia menor al asunto.

Sin embargo, el modo en que hoy experimenten lo que a su alrededor sucede marcará su futuro. Maltrato en la pareja, violaciones, agresividad o ira no contenida.

Todo esto tiene su origen en una juventud violenta que se vio favorecida por la forma en la que los medios la representan. Está bien que se intente divertir a la sociedad, pero ¿sabemos el riesgo que corremos?

Antes de irte, lee: Cómo educar niños difíciles

Es importante ser conscientes de que todo lo que vemos, encontramos y buscamos nos influye para así saber reconocer dónde están los debidos límites. Aunque no lo creas, lo que entra por tus ojos y causa una emoción positiva, se instala en tu mente y cambia la perspectiva de lo que sucede a tu alrededor .

  • Marugán Pintos, B. (2013). Violencia de género. Eunomía. Revista En Cultura de La Legalidad. https://doi.org/10.1109/29.1560
  • Arendt, H. (1969). Sobre la violencia. Sobre La Violencia. https://doi.org/10.1016/S1226-8615(08)60333-7
  • Moncada Jiménez, J., & Chacón Araya, Y. (2012). El efecto de los videojuegos en variables sociales , psicológicas y fisiológicas en niños y adolescentes. Federación Española de Docentes de Educación Física. https://doi.org/10.1002/pbc.21677