La visión negativa de la muerte

Este artículo ha sido verificado y aprobado por el psicólogo Bernardo Peña el 14 enero, 2019
Nos hemos alejado de los fundamentos de nuestra existencia biológica, lo que ha provocado que la realidad de la muerte quede oculta y que las personas piensen en ella con miedo

La muerte supone el cese de la existencia. Esto genera una gran incertidumbre y, por ende, un gran temor. Por esta razón, la perspectiva que se suele tener de la muerte es negativa. Desde el punto de vista psicológico, las ideas se ven influenciadas, en gran medida, por la ansiedad.

Para enfrentarla, existen diversas posturas que pueden dividirse en tres grandes categorías: científicas, psicológicas y espirituales. No obstante, estas explicaciones no suponen una respuesta definitiva.

A menudo, la visión de la muerte es negativa porque se ha tenido una experiencia de duelo muy difícil de superar. El dolor que produce una pérdida dificulta su visión positiva. No importa las veces que se explique que esta forma parte del ciclo de la vida.

A continuación, contamos más al respecto, paso a paso.

¿Por qué tememos a la muerte?

Por qué le tenemos a la muerte.

Es lógico temerle a la muerte porque somos seres biológicos cuyo propósito principal es sobrevivir. Incluso otros animales o insectos tienen mecanismos de defensa y escape para intentar escapar de ella.

En el caso de los seres humanos, el asunto es más complejo. Históricamente, la muerte ha sido un tema de mayor o menor recurrencia según su tratamiento. En la Antigüedad, por ejemplo, era un tema muy común. Por lo tanto, se aprendía a abordarla de una forma mucho más natural.

Hoy en día y, en especial, en Occidente, nos hemos alejado de los fundamentos de nuestra existencia biológica, lo que ha provocado que la realidad de la muerte quede oculta y que las personas piensen en ella con miedo.

Las reflexiones acerca de la muerte contribuyeron a la formación de las primeras creencias religiosas.

Preguntas como: ¿Qué ocurre después de la muerte? ¿Hacia dónde vamos? Son algunas de las más frecuentes a la hora de abordar el tema. Tienen un doble efecto: por una parte pueden servir para reducir la ansiedad y por otra, pueden aumentarla. Todo depende de la perspectiva y de las circunstancias.

Ver también: La vida ya no es la misma tras la muerte de nuestros padres

La causa determina la visión de la muerte

Algunas observaciones indican que muchas personas con enfermedades terminales pueden llegar a ser muy positivas. Al centrar su atención en disfrutar del momento y en lo que tienen, se dice que consiguen aceptar la muerte como algo natural y necesario en el ciclo de la vida.

Morir de una forma violenta ciertamente resulta algo lamentable y terrible, pero morir no siempre implica sufrimiento. Los pacientes terminales llegan a confesar que morir supone el cese de su lucha y del mantenimiento de una mala calidad de vida. Visto así la muerte no tiene por qué ser necesariamente algo negativo.

La causa de la muerte incide significativamente en la percepción que se tiene de la misma.

No es lo mismo experimentar una muerte súbita que fallecer quemado, ahogado o en medio de una situación violenta. Cada proceso puede generar sentimientos y emociones distintas acerca del momento final de la vida.

¿Quiénes pueden sentir más miedo a morir?

Felicitar por el trabajo bien hecho.

Depende de los factores psicológicos y las circunstancias. Por ejemplo, las personas con hijos, o aquellos que no han realizado sus metas personales y que tienen grandes expectativas para el futuro podrían sentir más miedo que otras personas.

Por su parte, las personalidades controladoras son más vulnerables. Estas personas tienden a desarrollar un gran temor a la idea de morir que se denomina: tanafobia. Desde el punto de vista psicológico, su aversión se debe a la falta de control que se tiene al morir.

Te recomendamos leer: 7 errores que debes evitar si deseas alcanzar tus metas

¿Cuándo se desea morir?

Quienes han tenido un padecimiento prolongado y difícil desean que su sufrimiento termine. Por tal razón, renuncian a la asistencia médica, a comer y beber. De esta manera, sus sentidos comenzarán a fallar pronto y esto acelerará su muerte.

Falta mucho por estudiar y no se sabe a ciencia cierta si ellos mismos generan el proceso como si se tratara de una eutanasia. También se dice que sus propios cuerpos dejan de pedir los nutrientes necesarios para el funcionamiento del organismo.

Testimonios sorprendentes

Hombre enfermo junto a sus familiares.

También son conocidos los testimonios de pacientes que han vivido Experiencias Cercanas a la Muerte (NDE) durante un periodo de muerte clínica. Ellos afirman haber tenido sensaciones extraordinarias en el umbral de la muerte, por lo general, mayormente visuales.

Dentro de estas sensaciones se encuentra la típica imagen del túnel oscuro que parece terminar en una zona de luz. Por suerte, muchos de los que manifiestan vivir esta experiencia concluyen que es una sensación renovadora, aleccionadora y tranquilizante.

Sam Parnia, director del centro de resucitación de la Universidad de Medicina en Nueva York, y su equipo recopilaron datos de experiencias cercanas a la muerte de unas 2.000 personas. Afirmaron que la forma en la que cada individuo interpreta estas vivencias depende totalmente de sus creencias y experiencias.

La superación del miedo a la muerte

Lo primero es entender el final de la vida como lo que realmente es. Un proceso natural que sabemos que podría ocurrir desde que somos pequeños.

Hay religiones y posturas filosóficas que entienden la muerte como un ciclo más o, incluso, como la continuación hacia otro plano o estadio de vida. Lo cierto es que temerle a la muerte puede paralizarnos y empujarnos a dejar de vivir miles de experiencias que pueden ser maravillosas.

  • Parnia S, Spearpoint K, de Vos G, Fenwick P, Goldberg D, Yang J, et al. AWARE-AWAreness during REsuscitation-A prospective study. Resuscitation. 2014;
  • Van Lommel P, Van Wees R, Meyers V, Elfferich I. Near-death experience in survivors of cardiac arrest: A prospective study in the Netherlands. Lancet. 2001;
  • Vogel N, Schilling OK, Wahl HW, Beekman ATF, Penninx BWJH. Time-to-death-related change in positive and Npnegative affect among older adults approaching the end of life. Psychol Aging. 2013;