Laberintitis: causas, síntomas y tratamiento

La laberintitis puede ser el efecto secundario de una infección viral. Dado que afecta al laberinto ubicado en el oído interno, puede provocar vértigos intensos y dificultades en la capacidad de audición.

La laberintitis, también conocida como neuritis vestibular o neurolaberintitis, es una enfermedad benigna que provoca vértigos intensos. Se produce por una inflamación del oído interno, específicamente en la región donde se ubica el laberinto, estructura responsable de mantener el equilibrio.

En la mayoría de los casos se produce como efecto secundario de una infección viral. De hecho, un 50% de las veces, los pacientes manifiestan haber tenido virosis como la gripe, sinusitis o faringitis. Rara vez también puede aparecer por infecciones bacterianas como la otitis o meningitis.

Aunque muchos empiezan a sentir alivio en cuestión de semanas, los médicos suelen recomendar una serie de medicamentos para minimizar los síntomas. No obstante, antes que nada, es necesario acceder a varias pruebas de diagnóstico, ya que en ocasiones los síntomas son similares a los de otras enfermedades graves.

Causas de la laberintitis

La laberintitis se puede desarrollar a cualquier edad. Si bien algunos piensan que se origina por infecciones propias del oído, muy pocos casos tienen esta causa. La mayor parte de las veces es producto de enfermedades virales como las que afectan la salud respiratoria. También se relaciona con:

  • Virus estomacales
  • Virus del herpes
  • Infecciones bacterianas
  • Organismos infecciosos como el que causa la enfermedad de Lyme

Factores de riesgo

Además de los microorganismos infecciosos, hay otros factores que aumentan el riesgo de sufrir esta inflamación en el oído. Los más comunes son:

  • Consumo excesivo de bebidas alcohólicas
  • Tener antecedentes de alergias
  • Estar sometidos a constantes situaciones de estrés
  • Consumir medicamentos de venta libre como la aspirina
  • Fumar
  • Permanecer fatigados

Síntomas de la laberintitis

El oído interno desempeña un papel muy importante en la audición y el equilibrio. Por lo tanto, cuando se irrita debido a la laberintitis, la persona puede perder el equilibrio y capacidad auditiva (hipoacusia).

Los síntomas comienzan en poco tiempo y pueden ser muy intensos por varios días. Aunque en semanas se disminuyen, a veces se siguen manifestando al mover la cabeza de repente. Esta condición no suele causar dolor, sin embargo, produce molestias como:

  • Vértigos y mareos repentinos
  • Pérdida del equilibrio
  • Náuseas y vómitos
  • Zumbidos en el oído (tinnitus)
  • Dificultad para enfocar los ojos
  • Disminución de la audición

Descubre: La maniobra de Epley

Diagnóstico de la laberintitis

Para diagnosticar la laberintitis, el médico realiza un examen físico y una evaluación neurológica. Sin embargo, puede ordenar otras pruebas complementarias, ya que los síntomas a veces simulan los de otros problemas de salud como:

  • Enfermedad de Meniere (un trastorno del oído interno)
  • Migraña severa
  • Golpes o traumatismos
  • Hemorragia cerebral
  • Daño a las arterias del cuello
  • Vértigo postural paroxístico benigno
  • Tumor cerebral

Los exámenes para descartar dichas afecciones pueden incluir:

  • Pruebas de audición
  • Análisis de sangre
  • Tomografía computarizada o una resonancia magnética de la cabeza
  • Electroencefalograma (EEG), que es una prueba de ondas cerebrales
  • Electronistagmografía (ENG), que permite evaluar los movimientos oculares

Tratamiento para la laberintitis

El tratamiento para la laberintitis está dirigido al control de los síntomas. Aunque muchos casos mejoran con reposo e hidratación, casi siempre se sugieren medicamentos para reducir la severidad y recurrencia de los vértigos e inflamación. A continuación repasamos los fármacos más utilizados: 

  • Antihistamínicos recetados, como desloratadina (Clarinex)
  • Medicamentos para reducir el mareo y las náuseas, como la meclizina (Antivert)
  • Sedantes, como diazepam (Valium)
  • Corticosteroides para reducir la inflamación del oído interno, como la prednisona
  • Antihistamínicos de venta libre, como fexofenadina (Allegra), difenhidramina (Benadryl) o loratadina (Claritin)
  • Medicamentos antivirales

Cuidados en casa

Para complementar el tratamiento de la laberintitis, el profesional encargado recomienda una serie de cuidados en casa. Estas medidas permiten manejar el vértigo y también previenen posibles caídas o accidentes. Los cuidados incluyen:

  • Mantener en reposo y descansar
  • Evitar movimientos o cambios de posición bruscos y repentinos
  • Descansar en los episodios con síntomas intensos
  • Reanudar las actividades de forma gradual
  • Evitar la exposición a luces brillantes o pantallas durante los ataques
  • Levantarse con cuidado desde una posición acostada o sentada
  • Aumentar el consumo de agua
  • Evitar la ingesta de bebidas alcohólicas
  • Reducir el consumo de sal
  • Evitar el consumo de azúcar refinado
  • No conducir vehículos, ni operar maquinaria pesada

Quizá te interese: Migrañas con aura: todo lo que debes saber

¿Cuándo acudir a emergencias?

Pueden pasar hasta 3 meses para que los síntomas de la laberintitis desaparezcan por completo. No obstante, algunos casos tienden a complicarse, incluso al seguir el tratamiento médico. Por eso, es primordial acudir a emergencias en caso de síntomas de alerta como:

  • Crisis epilépticas (convulsiones)
  • Visión doble
  • Desvanecimientos o desmayos
  • Vómitos profusos
  • Dificultad en el habla
  • Fiebre superior a los 38,3ºC
  • Debilidad o parálisis

Cuando los síntomas continúan por un tiempo prolongado, las terapias de rehabilitación especializadas y los terapeutas físicos pueden ayudar a entrenar el cerebro para mejorar la capacidad de equilibrio. Por eso, si no hay una mejoría con los medicamentos, consulta al médico sobre estas opciones.

  • Baloh RW, Jen JC. Hearing and equilibrium. In: Goldman L, Schafer AI, eds. Goldman-Cecil Medicine. 25th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2016:chap 428.
  • Goddard JC, Slattery WH. Infections of the labyrinth. In: Flint PW, Haughey BH, Lund V, et al, eds. Cummings Otolaryngology: Head and Neck Surgery. 6th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2015:chap 153.
  • Farmer, Jr JC (ed). (1973). Labyrinthine Dysfunction During Diving. 1st Undersea and Hyperbaric Medical Society Workshop. UHMS Publication Number WS6-15-74. Undersea and Hyperbaric Medical Society. p. 11.