Los lácteos no ayudan a prevenir la pérdida ósea según estudios

09 Julio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el nutricionista Saúl Sánchez Arias
La ingesta de lácteos no se relaciona directamente con una reducción del riesgo de fractura ósea, sin embargo la vitamina D sí posee una capacidad protectora en este aspecto.
 

Los lácteos se han asociado con la prevención de la pérdida de masa ósea desde hace décadas. Sin embargo, en la actualidad se ha puesto en discusión dicha afirmación.

A pesar de que estos alimentos son ricos en calcio, otros factores como el ejercicio físico o los niveles de vitamina D resultan más determinantes a la hora de luchar contra la osteroporosis. Esta enfermedad se caracteriza por ser frecuente en mujeres que ya han superado la menopausia.

La osteoporosis tiene un carácter irreversible y es crucial garantizar su prevención. Una vez que el hueso comienza a desmineralizarse, no vuelve a recuperar el calcio perdido. Por este motivo es importante cargar los depósitos de este mineral de manera temprana.

Los lácteos no son la mejor fuente de calcio

En contra de las creencias extendidas, existen alimentos que aportan mayor cantidad de calcio que los lácteos. Algunos ejemplos son los vegetales de hoja verde. No obstante, es necesario tener cuidado con este tipo de productos ya que, si contienen altas cantidades de fitatos o de fibra, podría verse reducida la biodisponibilidad del mineral.

Sea como fuere, y según un artículo publicado en la revista Nutrition Research Reviews, la asociación entre el alto consumo de lácteos y la reducción de la pérdida de masa ósea no ha sido fuertemente evidenciada todavía. Existen algunos indicios de que la ingesta regular de leche puede reducir el riesgo de rotura de huesos, pero esta asociación no es sólida en términos científicos e irrefutables.

 
osteoporosis y calcio
La osteoporosis es la falta de densidad de calcio en el hueso, y es un problema frecuente de la menopausia

Para saber más: Hierro y calcio: su importancia en la vida de la mujer

La vitamina D ayuda a prevenir la pérdida ósea

A la hora de buscar una prevención de la osteoporosis, más eficaz que una alta ingesta de lácteos resulta mantener los niveles óptimos de vitamina D. Este nutriente y hormona estimula la absorción y la fijación del calcio en los huesos, lo cual disminuye el riesgo de fractura, según un estudio publicado en la revista Osteoporosis International.

Para garantizar los correctos niveles de esta vitamina, resulta primordial la exposición frecuente a la luz solar. De este modo, se estimula la producción endógena del nutriente, reduciendo con ello el riesgo de desarrollar enfermedades a medio y largo plazo.

La vitamina D también se puede aportar mediante la dieta. Sin embargo, en los alimentos se encuentra en una cantidad reducida. Aquellos que presentan niveles aceptables de la misma son los pescados azules, los huevos y los lácteos enriquecidos. Incluso, algunos hongos pueden poseerlo.

El ejercicio para prevenir la osteoporosis

Fuera de lo que a dieta se refiere, el ejercicio físico de fuerza es un modo eficaz de aumentar la masa muscular y la densidad ósea. Practicar deporte de forma regular disminuye el riesgo de fracturas a medio y largo plazo, convirtiéndose en un factor protector frente a la osteoporosis.

 

Por este motivo, la combinación de dieta y ejercicio es una buena manera de evitar el desarrollo de este síndrome en mujeres menopáusicas. No obstante, esta serie de hábitos han de desarrollarse durante una buena parte de la vida, no solo una vez que la patología ha comenzado.

deporte y luz solar para la osteoporosis
El deporte y la exposición a la luz solar son hábitos efectivos para prevenir la osteoporosis

Lee también: ¿Qué nos aporta la vitamina D?

Los lácteos no son la mejor solución contra la pérdida ósea

Los lácteos aportan nutrientes beneficiosos para el organismo. Muchos de ellos contienen probióticos, encargados de mejorar la salud intestinal. No obstante, en lo que a pérdida ósea se refiere, esta clase de productos no aportan una gran ventaja frente a otras alternativas.

Sí puede ser de ayuda el aporte de vitamina D. Este nutriente aumenta la absorción y la fijación del calcio en los huesos, reduciendo el riesgo de osteoporosis.

Se trata de una vitamina deficitaria entre la población, debido a los escasos niveles de exposición solar. Por ello se recomienda optimizar la dieta, para que estén más presentes aquellos alimentos que contienen vitamina D. En algunos casos, hasta es necesaria la suplementación.

 

Por otro lado, el ejercicio físico de fuerza se postula como un método protector frente a la pérdida ósea. El deporte regular reduce el riesgo de rotura de huesos en mujeres que ya han pasado la menopausia. Una combinación de dieta y ejercicio sería el plan ideal.

  • Weaver CM., Alexander DD., Boushey CJ., Dawson Hughes B., et al., Osteoporos Int, 2016. 27 (1): 367-76.
  • Van Den Heuvel EGHM., Steijns JMJM., Dairy products and bone health: how strong is the scientific evidence? Nutr Res Rev, 2018. 31 (2): 164-178.