A tu lado no necesito dormir para soñar

Al estar al lado de la persona que amamos logramos ser más felices y plenos, y disfrutar más de las cosas. No obstante, también debemos contar con momentos para nosotros mismos

Estar al lado de alguien que nos hace soñar, que nos hace ver la vida con mayor intensidad a la vez que satisfechos por ser como somos y por compartir experiencias con esa persona es, sin duda, lo más gratificante.

Todos sabemos que el amor es esa “explosión química” que a ratos nos enloquece, en otros instantes nos llena de tristezas y, al poco, nos sume en un estado de mágico equilibrio que no cambiaríamos por nada.

Las relaciones suelen pasar por muchas fases. Esa pasión de los primeros años va trasformándose poco a poco en una maravillosa complicidad y, aunque ya no esté presente “la obsesión” de antaño, no siguen haciendo soñar.

Te invitamos a tener en cuenta esos aspectos que nos ofrecen bienestar y “magia” en nuestras relaciones afectivas y que, a su vez, fortalecen el vínculo.

A tu lado puedo crecer como persona y sentirme libre

Nunca sabremos durante cuanto tiempo estaremos al lado de alguien.

No obstante, lejos de preocuparnos por el mañana y el qué pasará, es importante que nos centremos en el presente. En hacer todo lo posible por ser felices y, a su vez, dar felicidad a la otra persona.

Decíamos al inicio que buscamos siempre esas parejas que “nos hagan soñar”. Nuestro cerebro suele tener cierta adicción por esas emociones fuertes cargadas de atracción, magnetismo e intensidad.

Si esto es así es porque la dopamina, así como la serotonina, actúan como poderosos estimulantes capaces de hacer que ese enamoramiento sea, en ocasiones, como una auténtica “adicción”.

Adoramos que nos hagan soñar, que nos llenen de múltiples emociones y sensaciones. Sin embargo, hemos de cuidar un aspecto esencial: el amor nunca debe ser ciego, no hay que amar con el corazón y el cerebro vendados.

Te recomendamos leer “si tienes que forzarlo no es tu talla: anillos, zapatos, relaciones…

Tras esa pasión previa, hemos de dar paso a esa complicidad donde llegar a acuerdos, donde trabajar cada día en esos pequeños detalles que, sin lugar a dudas, construyen las relaciones de pareja más felices y comprometidas.

Veámoslo con detalle.

pareja

Quiero ser parte de ti y crecer a tu lado en libertad

¿Estar al lado de alguien pero a la vez “ser libre”? ¿De qué manera se consigue eso? Para entenderlo mejor, tengamos en cuenta los siguientes aspectos.

  • Las personas nunca dejamos de crecer personal y emocionalmente. A lo largo de nuestra vida vamos a sentir múltiples necesidades: de ocio, intereses sociales, profesionales y de conocimiento…
  • La clásica idea de que las personas nunca cambiamos no es del todo cierta. Las personas “crecemos”, y aunque mantengamos nuestras esencias y nuestros valores, vamos cambiando a partir de nuestras experiencias y necesidades.
  • Para que una relación sea saludable y feliz, necesitamos contar con esa persona que sea capaz de dejarnos crecer.
  • Somos pareja, tenemos un compromiso el uno con el otro, pero eso no debe poner límites a que podamos seguir enriqueciéndonos con nuestras amistades, nuestro trabajo, nuestras aficiones…
  • A su vez, la propia pareja también “debe crecer”. Nada va a ser como los primeros años; vamos madurando y aparecen, sin duda, nuevos retos que nos van a poner a prueba: hijos, trabajos, familias, cambios de casa, problemas externos o internos…

No te pierdas tampoco “8 aspectos que definen el amor verdadero

La necesidad de seguir alimentando la ilusión y la pasión

Los pilares de una relación de pareja son: comunicación, pasión y compromiso. Podríamos, sin duda, añadir muchas más, pero consideramos que esos tres aspectos vertebran lo que es el día a día en una relación.

13 razones por las que el sexo matinal siempre será el mejor

  • El cultivar la ilusión cotidiana y a su vez, incentivar la pasión, es una necesidad esencial para sentirnos amados, deseados y a la vez, reafirmarnos como parte de la vida de la persona que queremos.
  • El sencillo acto de construir una ilusión, de proyectar planes a corto y largo plazo es, sin duda, algo muy enriquecedor. En ocasiones, ni siquiera se necesitan grandes cosas. Una ilusión puede ser un viaje, una escapada de última hora…
  • A su vez, la pasión es ese motor que nunca deberíamos descuidar y que factores como la rutina o el estrés pueden, sin duda, debilitar. Por ello, es importante intentar romper de vez en cuando nuestros horarios o lo que “es esperable”.

No dudes en sorprender a la persona que amas.

Cuidar, atender, hacer cosas juntos…

Preocuparnos por la otra persona y cuidarla es algo muy importante. Ahora bien, no debemos caer en el error de dejar que estas acciones sean “unidireccionales”.

  • Quien cuida, atiende y se preocupa también merece lo mismo. Porque el amor es, por encima de todo, reciprocidad, y también nosotros debemos recibir atención y esos detalles que nos demuestren ese cariño que se esconde en las pequeñas cosas del día a día.

No te pierdas tampoco “triste es dar con el amor de tu vida y tener que devolverlo

  • A su vez, ninguna relación de pareja será estable y feliz si dejamos de hacer cosas juntos. Hacer excursiones, ir de compras, cocinar, jugar juntos, darse un baño en pareja, reírse a la vez por cosas que solo nosotros entendemos… Es algo maravilloso.
pareja-escondiendo-regalo una al lado del otro

Todo ello son “regalos” invisibles que fortalecen el vínculo y que nos hacen inmensamente felices por tener a esa persona especial a nuestro lado… Pongámoslo en práctica.