“Ladrones de tiempo”: elimínalos de tu día a día

Hay muchos ladrones de tiempo que están tan asimilados en nuestra vida que no los reconocemos como tales y nos hacen tardar mucho más en completar las tareas

Si las horas del día no te alcanzan para cumplir con todas tu actividades y ves que trabajas y no terminas nada, en ese caso, es necesario que detengas esos ladrones de tiempo que no te permiten avanzar.

Por lo general, el tiempo se suele perder en cosas que no tienen una importancia relevante, pero que son capaces de desviar por completo toda la atención.

Identificar los ladrones del tiempo

tiempo

Lo primero que debes hacer para poder actuar, es identificar cuáles son los ladrones de tu tiempo.

  • Es importante saber que cada persona posee sus propios ladrones, bien sean personas u otros factores.
  • Debes descubrir exactamente qué es lo que te roba el tiempo y no te permite avanzar en tus actividades del día a día.

Planificar el día

A veces no es tan fácil planificar todo lo que vamos a hacer en un día.

  • No obstante, para poder aprovechar el tiempo al máximo, es necesario tener una lista de todas las cosas que se deben realizar en ese mismo día y cuáles se pueden dejar para otro momento.
  • De esta forma, al salir de la casa podremos ir llevando a cabo de manera estructurada todas las actividades.

Visita este artículo: La gestión del tiempo: por una vida saludable

 Tener prioridades

Fundamental: debes poder organizar tus actividades por orden de importancia.

De esta forma podrás ir resolviendo las de mayor prioridad en primer lugar. Así tu día puede ir avanzando con el resto de las actividades.

Aprende a utilizar la palabra “no”

decir no

Debes tener claro que no siempre puedes ayudar a todo el mundo.

  • Así pues, debes tener la capacidad de decir que NO sin sentirte culpable por ello.
  • De esta forma evitarás realizar todas las cosas que las otras personas quieren que hagas, pero que te obligan a dejar de un lado tus actividades y te impiden culminarlas.

Establece tu horario

Cada persona tiene sus características, y eso suele pasar también con la productividad.

  • Algunas personas pueden trabajar en cualquier momento y siempre son productivas, esta es una gran ventaja. Sin embargo, no a todas nos pasa igual.
  • Por eso es necesario que sepas y puedas establecer cuál es la hora del día en que funcionas mejor y trata de que en ese momento no tengas interrupciones de ningún tipo que puedan afectar tu  rendimiento.

Delegar

Debes saber que no eres el único que puede realizar los trabajos bien. Si tomas todos los trabajos para realizarlos tú, por supuesto que no tendrás tiempo de terminarlos.

Por eso debes aprender a delegar actividades. Desde el principio se debe capacitar a todo el personal en las actividades que no necesitan una especialización, para que, en el caso de que sea necesario, todos puedan ayudar.

Controlar el uso del teléfono

mujer gritando al teléfono

Las largas conversaciones suelen ser un gran ladrón del tiempo. Debes tratar de controlar las llamadas que haces y las que recibes.

  • Si sabes que son llamadas que no son urgentes y pueden esperar a que termines las actividades, trata de no contestarlas para no interrumpir la ejecución de tus labores.
  • Igual para el  caso de los mensajes, no pierdas el tiempo en conversaciones que puedan esperar al final del día.
  • Mantenerte pendiente de lo que ocurre en las redes sociales es otro factor que puede estar robando tu tiempo. Debes estar pendiente de tu teléfono, pero solo el tiempo necesario.

Disminuye las reuniones

Las reuniones siempre son grandes ladrones de tiempo. Antes de asistir averigua de qué se trata, sin son necesarias o sin pueden esperar que finalices con tus actividades.

Si no pueden esperar, trata que estas sean concisas  y no se extiendan sin necesidad.

Lee también: Cómo disfrutar del tiempo libre sin pensar en el trabajo

Un pequeño descanso

Siempre es bueno que te tomes un tiempo para liberar la tensión.

Después de unas dos horas de trabajo continuo puedes descansar unos diez minutos, luego volver a trabajar.

Mantén el orden

Evita el desorden

Si mantienes tus cosas organizadas, el trabajo se simplificará, ya que no vas a tener que estar buscando las cosas que necesitas en el  camino.

Además, el mantener el área limpia y ordenada ayudará a que trabajes con más ánimo.

Evita el perfeccionismo

Sabemos que hacer las cosas bien es algo necesario.

Sin embargo, tampoco debemos caer en la obsesión por lograr una perfección enfermiza ya que, si no lo logramos, solo vamos a conseguir que se acabe el tiempo sin poder avanzar en el resto de las actividades diarias.

 

Categorías: Bienestar Etiquetas:
Te puede gustar