Laringitis: causas y síntomas

15 Septiembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el biólogo Samuel Antonio Sánchez Amador
La laringitis es una patología que tiene múltiples causas, desde lesiones y traumatismos hasta infecciones de origen vírico, fúngico o bacteriano. De todas formas, muchas de sus variedades comparten síntomas.

La laringitis se define como una inflamación de la mucosa laríngea, el órgano encargado de dar paso al aire inspirado y espirado. Es la zona más especial para la fonación, debido a que allí se encuentran las cuerdas vocales.

Según expertos de la Sociedad Española de Otorrinolaringología (SEORL), esta patología se considera aguda si se recupera la normalidad tras un periodo corto de tiempo (horas o días). En caso de que la sintomatología perdure por más de tres semanas, estaremos ante casos de naturaleza crónica.

Como veremos, la laringitis es una enfermedad muy común, en la mayoría de los casos de origen vírico. Es por ello que conocer sus causas y síntomas se hace esencial. Aquí te mostramos todo lo que debes saber sobre ella.

¿Cómo se reparte en la población?

Conocer la epidemiología de la laringitis, es decir, a quién afecta y cuál es su prevalencia (número de infectados en una población dada), es esencial para abordarla. Estudios epidemiológicos nos brindan una serie de datos de interés especial:

  • La laringitis aguda representa del 15 al 20 % de las enfermedades respiratorias.
  • La incidencia en infantes es del 3 al 6 %. Es decir, aproximadamente 6 de cada 100 personas menores de seis años sufren esta patología en cualquier periodo de tiempo dado.
  • El perfil típico de persona afectada es un varón de dos años de edad que sufre la enfermedad durante el otoño y el inverno.
  • La laringitis aguda tiene un claro componente familiar, pues según revistas pediátricas, los niños con parientes que la han sufrido tienen tres veces más probabilidades de presentarla.

Como hemos podido ver, estamos ante una patología que predomina en los ambientes infantiles. Esto es debido a que hasta los seis años de edad, los niños pequeños presentan una glotis más alta y unos tejidos submucosos más laxos y menos fibrosos, factores que predisponen a la infección.

Persona con dolor de garganta.
El dolor de garganta y la disfonía son los síntomas característicos de la laringitis.

Quizás te pueda interesar: Remedios naturales para la laringitis

Causas y síntomas

Las investigaciones recogen diversas causas que pueden provocar la laringitis en la población. Estas son las siguientes:

  • Infecciosas: pueden ser por virus (catarro, gripe, herpes), bacterias (Mycoplasma, difteria) u hongos (candidiasis o aspergilosis).
  •  No infecciosas: causadas por alergias, traumatismos, medicamentos o trastornos autoinmunes.

Laringitis víricas

Según estudios, los virus parainfluenza 1, 2 y 3 son los causantes del 65 % de los casos. También son agentes causales comunes los virus influenza A y B (que producen la gripe) y diversos tipos de adenovirus.

Estos agentes patógenos se asocian a una infección de las vías respiratorias superiores, dando lugar a manifestaciones clínicas típicas de la gripe. Algunos de ellos son los siguientes:

  • Fiebre.
  • Garganta seca y dolorida.
  • Disfagia, es decir, molestias para tragar.
  • Dificultad para respirar y presencia de toses continuas.
  • Inflamación de los ganglios linfáticos en el cuello.
  • Dolor de oídos.

Estos síntomas derivan, en parte, de la inflamación de la mucosa faríngea que se encuentra enrojecida y edematosa, es decir, con acumulación de líquido extracelular. El tratamiento se basa en el reposo vocal del paciente y la aplicación de antitérmicos y analgésicos.

En los casos agudos, esta enfermedad es autorresolutiva; cesa a los pocos días tras su aparición. El sistema inmune combate al agente causal y no quedan secuelas.

Laringitis bacterianas

Las segundas en la lista de importancia. Según diversas fuentes bibliográficas, esta variante también es autorresolutiva y de rápida curación, pero no por ello hemos de dejar de mencionarla.

Uno de los agentes causales más comunes son las bacterias del género Mycoplasma, el cual contiene más de 100 especies diferentes. Los síntomas son muy similares a los nombrados con anterioridad: fiebre, tos no productiva, dolor al tragar alimentos y disfonía (pérdida del timbre normal de la voz).

En estos casos, el tratamiento a seguir se basa en la utilización de antibióticos. La eritromicina, claritromicina o azitromicina son fármacos eficaces para la eliminación de bacterias en la laringe.

Laringitis no infecciosas

Existen algunos sucesos productores de esta enfermedad de origen no patógeno, que no responden a microorganismos, sino al uso y al ambiente que rodea a la persona:

  • Por alergias: es la inflamación aguda de las cuerdas vocales y el resto de la mucosa laríngea tras la inhalación de agentes alérgenos. Cursa con una sintomatología variable, desde un carraspeo hasta la obstrucción severa de las vías aéreas.
  • Inhalatorias: por contacto directo del tejido laríngeo con elementos dañinos, tales como el humo o aire muy caliente. Comunes en pacientes supervivientes de incendios o bomberos.
  • Por trauma o esfuerzo vocal: la irritación laríngea se produce por un golpe o un sobreesfuerzo de las cuerdas vocales continuado en el tiempo.
Mujer con dolor de garganta por laringitis.
Los orígenes de la patología pueden ser infecciosos o no infecciosos.

Para saber más: Laringitis en niños: síntomas y tratamientos

Laringitis: ¿qué recordar?

En estas líneas hemos reflejado que la laringitis es una patología polifacética, pues tiene diversas causas que abarcan desde agentes infecciosos hasta simples lesiones. Eso sí, existen síntomas comunes para todas ellas, como pueden ser la disfonía y la presencia de tos no productiva.

Debido a que las variantes infecciosas son las más comunes, estas se transmiten entre los sectores poblacionales por contacto directo o inhalación de fluidos. Por ello, aparecen con ciertos patrones epidemiológicos, mostrando picos durante el invierno y el otoño.

Estas patologías respiratorias son bastante comunes en infantes. No es necesario preocuparse, pues su naturaleza tiende a ser autorresolutiva. Aún así, si los síntomas perduran por más de dos semanas, visitar al médico con urgencia es la mejor opción.

  • Laringitis agudas de adulto, Hospital de Mérida. Recogido a día 12 de agosto en https://seorl.net/PDF/Laringe%20arbor%20traqueo-bronquial/102%20-%20LARINGITIS%20AGUDAS%20DEL%20ADULTO.pdf
  • Tapiainen, Terhi, et al. "Finnish guidelines for the treatment of laryngitis, wheezing bronchitis and bronchiolitis in children." Acta Paediatrica 105.1 (2016): 44-49.
  • Basanta, M. A. (2003). Laringitis aguda (crup). An pediatría [Internet]1(S1), 55-61.
  • Alvo, Andrés, et al. "Conceptos básicos para el uso racional de antibióticos en otorrinolaringología." Revista de otorrinolaringología y cirugía de cabeza y cuello 76.1 (2016): 136-147.
  • Stachler, Robert J., and James P. Dworkin-Valenti. "Allergic laryngitis: unraveling the myths." Current opinion in otolaryngology & head and neck surgery 25.3 (2017): 242-246.
  • Temprano, M. M., & Hinojal, M. T. (2017). Laringitis, crup y estridor. Pediatr Integr21(7), 458-64.
  • Bustos, M. F., Guzmán, M., & Galeno, C. (2014). Laringitis aguda obstructiva o crup viral. Rev. Hosp. Clin. Univ. Chile25(3), 253-257.
  • Adetona, Olorunfemi, et al. "Review of the health effects of wildland fire smoke on wildland firefighters and the public." Inhalation Toxicology 28.3 (2016): 95-139.
  • Garate, A., Valenzuela, P., & Casar, C. (1987). Laringotraqueobronquitis aguda bacteriana. Revista chilena de pediatría58(6), 472-478.