Descubre las 2 mejores infusiones naturales ricas en magnesio

Valeria Sabater · 29 abril, 2015
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la pedagoga en educación física y nutricionista Elisa Morales Lupayante el 30 enero, 2019
El té blanco es fuente de magnesio y, a pesar de no ser tan conocido, tiene incluso más antioxidantes que el té verde.

¿Padeces deficiencia de magnesio? Es probable que no lo sepas, porque el déficit de este mineral tan importante para nuestro organismo no suele aparecer en los análisis de sangre normales.

No obstante, el magnesio es ese elemento vital mediante el cual regular la estabilidad eléctrica de nuestras células. Por este motivo, queremos indicarte cuáles son las infusiones que deberías tomar para mejorar tu nivel de este mineral. ¿Tomamos nota?

Quizás te falta magnesio

Es posible que seas de esas personas que sufre dolor de cabeza muy a menudo, que padece dolores articulares y un cansancio inexplicable a lo largo de varias semanas. ¿Qué podemos hacer? Si tu médico no te ha podido explicar cuál es la causa de este estado, tal vez sería el momento de aumentar tus dosis de magnesio.

Siempre debes consultar con tus doctores la necesidad o no de tomarte complementos a base de magnesio. Se debe recurrir a ellos luego de tener la certeza de que ese es el problema; se consiguen en las farmacias.

Además, también sería recomendable que mejoraras tu dieta recurriendo a esos alimentos o plantas naturales ricas en este mineral: frutas, nueces, arvejas y frijoles, productos de soya, granos enteros, leche.

Síntomas de este déficit

Cansancio por falta de magnesio

Antes de indicarte cuáles son esas dos infusiones que deberías incluir en tu dieta para aumentar tus niveles de magnesio, es importante que sepamos identificar primero si padecemos una falta de magnesio.

Toma nota de los síntomas comunes que delatan la falta de este mineral:

  • Fatiga física y mental que se alarga más allá de un mes. No es algo temporal, sino que dicho cansancio es ya algo habitual en el día a día.
  • Nos cuesta concentrarnos.
  • Dolores de cabeza frecuentes.
  • Dolor y tensión en los hombros, cuello y en la parte superior de la espalda.
  • Debilidad muscular.
  • Excitabilidad excesiva sin razón aparente.
  • Problemas de sueño. Hay días que tenemos insomnio y en cambio otros, padecemos una incómoda somnolencia.

1. Té rooibos

El té rooibos tiene magnesio

Lo llaman el té mágico. ¿La razón? El té rooibos es esa bebida natural que contiene magnesio (según estudios), pero no teína. Tiene además un delicioso sabor afrutado que viene muy bien a cualquier hora.

¿Quieres saber todo lo que puede hacer por ti el té rooibos?

  • Además, tiene un buen contenido en zinc, hierro, cobre, potasio, manganeso, flúor, vitamina E, vitamina C (se pierde al preparar la infusión) flavonoides….
  • La llaman también la bebida de los deportistas, por su supuesta capacidad para restaurar las sales minerales perdidas durante el ejercicio o el esfuerzo físico. Sin embargo, se ha comprobado que no es más efectiva que el agua común para este fin.
  • Estimula la actividad de los osteoblastos, según estudios, lo que ayuda a fortalecer los huesos y los dientes.
  • Podría favorecer las digestiones, según uno de sus usos tradicionales enumerados en publicaciones especializadas.
  • Pese a que se creía que actúa como un buen antihistamínico, en caso de que padezcas alergias, estudios recientes demuestran que esta propiedad no es verdadera.
  • Según ciertos usos de la medicina tradicional, alivia dolores de garganta e inflamaciones de la boca. No hay demasiada evidencia científica al respecto.
  • También se dice que es un buen diurético (como la mayoría de los tés), y útil para depurar el organismo. Sin embargo, tampoco hay muchos estudios que hayan demostrado este efecto.

¿Cómo preparo mi té rooibos?

La siguiente es una receta popular que se ha transmitido por mucho tiempo para preparar este té:

Ingredientes

  • Un vaso de agua (200 ml)
  • 1 cucharadita rasa de té rooibos (3 g)
  • Una cucharada de miel (25 g)

Preparación

  • Empezaremos poniendo a calentar ese vaso de agua. Recuerda que para aprovechar mejor las propiedades de las infusiones siempre es mejor hacerlas en una tetera que no sea de aluminio. Las de cerámica o arcilla respetan mejor la composición de las plantas naturales.
  • Una vez tengas el agua bien caliente, añade el té rooibos y deja que se haga la cocción a lo largo de 15 minutos. Pasado ese tiempo, apaga el fuego y deja que repose otros 5 minutos.
  • Elige tu taza favorita, y añádele una cucharada de miel. ¡Delicioso! Puedes tomar entre dos y tres tazas al día.

2. El té blanco

El té blanco tiene magnesio

El té blanco es una delicia para los sentidos, el paladar y para nuestra salud. La verdad es que resulta curioso el hecho de que no sea muy conocido. Esta planta destaca por sus grandes beneficios y por ser una de las infusiones más ricas en antioxidantes, mucho más incluso que el té verde, según investigaciones científicas.

Además, es muy notorio el gran contenido de minerales del que dispone como, por ejemplo, de magnesio. No obstante, debes conocer todas sus propiedades medicinales. Así, no dudarás en incluirlo en tu dieta.

  • El té blanco protege y regula la producción de lípidos, según investigaciones realizadas en animales y con dietas controladas. Por este motivo se utiliza en la dietas de adelgazamiento.
  • Estudios indican que regula el colesterol y evita también el aumento del llamado colesterol malo o LDL.
  • Protege la dentadura y posee otros efectos beneficiosos para la salud dental que se analizan en esta investigación.
  • Mejora los procesos de fatiga, decaimiento y desánimo, ya que actúa como un buen energético, probablemente por su contenido de teína, aunque contiene menos teína que el té verde, por lo que sus efectos secundarios son mucho menores.

¿Cómo preparo mi té blanco?

Nuevamente, te presentamos una receta popular que no ha sido avalada por profesionales, pero que te servirá para preparar esta infusión:

Ingredientes

  • Un vaso de agua (200 ml)
  • 1 cucharadita rasa de té blanco (3 g)
  • Una cucharada de miel (2 g)

Preparación

  • Empezaremos, como siempre, poniendo a calentar ese vaso de agua.
  • Cuando empiece a hervir, añade el té blanco para dejar que se cueza unos 15 minutos.
  • Pasado ese tiempo, permite que repose unos minutos y sírvetelo acompañado con un poco de miel.
  • Puedes tomar dos tazas cada día. Te sentará muy bien.

Elige o combina estas dos infusiones medicinales para aumentar tu dosis diaria de magnesio. Tu organismo te lo agradecerá y te sentirás mejor de ánimo y de energía. ¡Recuerda hablar con tu médico y hacerte los análisis pertinentes antes de tomar acciones para aumentar el magnesio en tu organismo!

  • Hilal, Y., & Engelhardt, U. (2007). Characterisation of white tea – Comparison to green and black tea. Journal Fur Verbraucherschutz Und Lebensmittelsicherheit. https://doi.org/10.1007/s00003-007-0250-3
  • Almajano, M. P., Carbó, R., Jiménez, J. A. L., & Gordon, M. H. (2008). Antioxidant and antimicrobial activities of tea infusions. Food Chemistry. https://doi.org/10.1016/j.foodchem.2007.10.040
  • Joubert, E., Gelderblom, W. C. A., Louw, A., & de Beer, D. (2008). South African herbal teas: Aspalathus linearis, Cyclopia spp. and Athrixia phylicoides-A review. Journal of Ethnopharmacology. https://doi.org/10.1016/j.jep.2008.06.014