Las 4 grasas saludables que debemos incorporar

Yamila Papa Pintor · 8 enero, 2016
Aunque las grasas son necesarias para el cuerpo, no todas son saludables. Conoce 4 tipos de grasas saludables, que en una dieta equilibrada aportan beneficios importantes para la salud cardiovascular.

A pesar de la mala fama de las “grasas”, en realidad existen grasas saludables. Es más, el colesterol en cantidades moderadas es necesario para el funcionamiento del cuerpo. De hecho, el propio cuerpo fabrica colesterol, y otra cantidad se obtiene de los alimentos.

La grasa es una fuente de energia importante y ayuda al cuerpo a absorber las vitaminas. También ayuda a un correcto crecimiento y a mantenerse sanos, pero es importante consumir grasa con moderacion.

Aunque nuestro cuerpo requiere determinada cantidad de grasa diaria, toda cantidad adicional se almacena en el tejido graso y contribuye al aumento de peso y puede afectar al corazón. Pero, depende del tipo de grasa. Las grasas llamadas «insaturadas» se consideran saludables para el corazón.

Los 4 tipos de grasas que te indicaremos en este artículo son recomendadas por los médicos.

Calidad y no cantidad

Es preferible elegir calidad y no cantidad en lo que se refiere a las grasas. Cada una de ellas ofrece diversas propiedades, a veces en solitario, y otras, en compañía de otros componentes.

Calidad y no cantidad

La mayoría de estas grasas se obtienen a través de la comida. La alimentación equilibrada es vital, en este caso y en cualquier otro. Para poder lograr, por ejemplo, una buena dilatación y contracción de los vasos sanguíneos o un buen funcionamiento cardiovascular las grasas son imprescindibles.

No obstante, debemos prestar atención, ya que el exceso de unas grasas determinadas (aunque sean grasas saludables) y la falta de otras puede generar problemas de salud o predisponernos a ciertas patologías.

Lee también: Décalogo nutricional para combatir el agotamiento y el estrés

¿Cuáles son los 4 tipos de grasas saludables que debemos consumir?

A partir de ahora, cuando pienses en grasas, imagina que hay aliadas y enemigas para tu organismo. Las que se incluyen en el grupo de las grasas saludables o aliadas son:

Omegas 3 y 6

Omegas 3 y 6

Lo recomendable es una proporción Omega 6 : Omega 3 de 4 a 1. Esto significa que por cada 4 gramos de la primera se debería consumir 1 gramo de la segunda.

Estas grasas tienen efectos beneficiosos en la salud del corazón. El peligro de muerte por ataques cardíacos se reduce notablemente en aquellas personas que ingieren periódicamente Omegas 3 y 6.

Una buena dosis de pescado cada semana está asociada a una reducción de problemas vasculares, accidentes cerebrovasculares e incluso infartos de miocardio.

Estos ácidos grasos tienen un efecto protector de la coagulación, el metabolismo y las paredes de las arterias. Además, tienen propiedades antiinflamatorias, que ayudan en problemas intestinales o artritis reumatoide.

Para obtener la cantidad necesaria de Omegas 3 y 6 se aconseja comer:

  • Pescados azules (sobre todo salmón, atún y sardina)
  • Frutos secos (mayormente nueces)
  • Aceites de colza, soja, trigo y girasol
  • Lácteos enriquecidos
  • Margarina y mayonesa bajas calorías

Omega 7

aceites naturales

 

El ácido graso Omega 7 se aconseja para uso dermatológico, para la piel y las mucosas. Se aconseja para personas con dermatitis, psoriasis y eccemas. Pero, está dentro del grupo de las grasas cuya ingesta debería limitarse.

Lo bueno es que se puede aplicar de manera externa. Se extrae del arbusto conocido como espino amarillo. Se utilizan sus bayas (semillas y pulpa) para la elaboración del aceite de uso tópico.

El aceite del espino amarillo es un producto natural y beneficioso para mantener la piel y las mucosas con una óptima estructura. Su gran aporte de ácido graso omega 7, ayuda a mejorar, nutrir y regenerar la piel.

Omega 9

Aceite de oliva, el más saludable

Si bien los 3 y 6 son antiinflamatorios, el Omega 9 tiene la habilidad de deshinchar de manera casi “milagrosa” en casos de colitis ulcerosas y enfermedad de Crohn. Es conocido como ácido oleico y está presente en el aceite de oliva.

Este ácido graso equilibra la producción de los mediadores químicos encargados de inflamar ciertas áreas del cuerpo. Además, tiene propiedades saludables para el sistema cardíaco al tratarse de una grasa monoinsaturada.

La ingesta de aceite de oliva virgen extra y de nueces reduce la inflamación. No hay una cantidad máxima ni mínima, pero sí debemos tener en cuenta que si están crudos es mucho mejor. En el caso del fruto seco un puñado al día es suficiente.

También lee 5 usos estéticos del aceite de oliva que seguramente no conocías

¿Y las grasas menos saludables?

Y las grasas menos saludables

En el extremo contrario nos encontramos con grasas que consumidas e exceso son perjudiciales para la salud. Por ejemplo, las “grasas trans” que están presentes en alimentos que consumimos con frecuencia.

Son 100% artificiales y se encuentran, principalmente, en los dulces y productos de pastelería.

Entre los efectos negativos cuando se consumen en exceso destacamos:

  • Elevan los niveles de colesterol LDL (malo).
  • Favorecen la aparición enfermedades cardiovasculares.
  • Disminuyen la dilatación de los vasos sanguíneos.
  • Entorpecen el metabolismo de la insulina.

En conclusión, añade más grasas saludables a tu dieta y deja de lado las que te hacen mal. Gozarás de una mejor salud y te sentirás mejor.