Las 4 mejores posiciones para dormir con tu pareja

Lorena González·
19 Julio, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el psicólogo Bernardo Peña al
27 Octubre, 2018
A la hora de dormir, ya sea a solas o con nuestra pareja, es muy importante que optemos primero por la comodidad para que nuestra higiene postural no se resienta.

Es cierto que dormir con tu pareja es algo muy bonito y reconfortante, que además puede reforzar el vínculo entre ambos. Pero a la hora de hacerlo, por encima de todo, debes evitar posturas perjudiciales para el descanso y la salud por el bien de ambos.

No hace falta renunciar al romance para ganar comodidad y obtener un buen descanso, pero sí es necesario alejarse un poco del ideal de las películas. ¿Quieres saber más al respecto? En ese caso, sigue leyendo todo lo que vamos a comentarte a continuación.

¿Cuáles son las mejores posiciones para dormir con tu pareja?

Para dormir bien en pareja, la clave está en dejar de lado los modelos de las películas y buscar la auténtica comodidad, huyendo de las posiciones en las que os podáis hacer daño. ¡Nada de poses complicadas! Mientras menos poses raras, mejor. 

Toma buena nota de cuáles son las posturas que te permitirán dormir con tu pareja cómodamente, así como de algunos consejos para que descanséis bien y disfrutéis de la compañía del otro incluso en sueños.

1. De lado

Pareja en la cama durmiendo de lado.

Si a los dos os gusta dormir de lado la mayoría del tiempo, intentad hacerlo espalda con espalda. Así conseguiréis evitar el entumecimiento del cuerpo y no incurriréis en posturas incómodas en las que os deis con el otro.

En el caso de que a uno le guste dormir de lado y al otro boca arriba, lo mejor será que la persona que duerme de lado gire un poco sobre su espalda. Mientras, el otro se puede acomodar perfectamente boca arriba y con los brazos extendidos.

Sin duda, este es un buen modo de lograr el descanso al dormir con tu pareja, pero no el único. Veamos más posturas.

Descubre: Lo importante no es dormir más, sino dormir mejor

2. Abrazados

Esta postura les gusta a muchas parejas, aunque no siempre es la más cómoda para pasar la noche entera. Generalmente, los problemas vienen cuando a uno le gusta y al otro quizá le pueda resultar incómoda después de un rato.

Pues bien, para intentar contentar a los dos podréis dejar que uno se acueste boca abajo, con un cojín bajo su abdomen: así lograrás evitar ejercer presión sobre su espalda. El otro tendrá que colocarse de lado y bastará con pasar el brazo dando un ligero abrazo.

3. Boca arriba

Esta postura es ideal para el descanso de ambos. Ninguno de los dos ejercerá más presión de la adecuada con el cuerpo sobre el otro. Si los dos tenéis la costumbre de dormir así, bastará con enlazar vuestras manos para estar unidos y listo.

4. La cucharita, una de las mejores posiciones para dormir con tu pareja

La cucharita es  es una de las posturas preferidas por muchos y otra de las posiciones más comunes a la hora de dormir en pareja. Pero, ¿es sana? La respuesta parece ser sí, puesto que ayudaría a eliminar la presión sobre la columna vertebral.

La mejor opción para disfrutar de esta postura pasa por colocarse de lado, doblar las rodillas y colocar la almohada entre las piernas, así conseguiréis ambos el descanso.

¿Qué debes evitar al dormir con tu pareja?

Evita hacer posiciones imposibles en las que, por ejemplo, la cabeza descanse sobre el brazo, las piernas sobre los brazos y otras posturas que pueden llegar a causar dolor si se prolongan en el tiempo.

Con posiciones extrañas y enredadas lo que puedes provocar es que la circulación no fluya correctamente en determinadas zonas debido a la presión que estarás ejerciendo. Esto no es bueno para vuestra salud y probablemente los dos os estéis haciendo daño aunque ninguno se atreva a confesarlo.

A la hora de dormir con tu pareja, no forcéis las cosas si ambos vais a acabar hechos polvo al día siguiente. En las películas es muy bonito y romántico ver que las parejas duermen abrazadas o uno de los dos en el pecho del otro, pero no siempre es posible (ni saludable).

Descubre: Claves para cuidar la relación de pareja

Un buen colchón, la mejor ayuda para dormir bien

Dormitorio blanco minimalista.

De poco o nada sirve tener una buena postura si el colchón no es el adecuado. Piensa en un modelo que se adapte a tus necesidades. Ni demasiado duro, ni blando, ni demasiado gastado…

También es aplicable a la hora de escoger la almohada. Tendrás que prestar atención también a este aspecto.

Es muy recomendable que tengas en cuenta que hay momentos para dar mimos a la pareja y otros que son para dormir. Esto se ha de ver reflejado a la hora de optar por una buena posición, lo más sana posible.

Por ello, hay que evitar optar por posturas incómodas, por muy románticas que puedan llegar a parecer. De lo contrario, la espalda se puede llegar a ver muy resentida.

En resumen: buscad el equilibrio entre la posición que le gusta a uno y al otro y, sobre todo, respetad los espacios. Recordad que se ha de descansar a la hora de dormir y que las muestras de afecto se pueden hacer de muchas maneras sin por ello tener que dañar vuestra propia salud.

  • Alvarez Gayau, J. L. “Sexoterapia Integral, Manual Moderno.” México, DF (1986).
  • Morales, Elena Miró, Maria del Carmen Cano, and Gualberto Buela Casal. “Sueño y calidad de vida.” Revista colombiana de psicología 14.1 (2005): 11-27.
  • Sierra, Juan Carlos, Carmen Jiménez-Navarro, and Juan Domingo Martín-Ortiz. “Calidad del sueño en estudiantes universitarios: importancia de la higiene del sueño.” Salud mental 25.6 (2002): 35-43.