Las 5 causas más comunes de los sudores nocturnos

En el caso de que los sudores nocturnos sean puntuales no hay por qué preocuparse, pero si se extienden en el tiempo es conveniente consultar con un médico para descartar problemas

Si con frecuencia te despiertas empapado de sudor, sabrás lo incómodo que puede ser. Pero, ¿sabes si los sudores nocturnos representan un problema para tu salud?

A menudo, su aparición suele ser efecto secundario de tener la calefacción alta, de dormir con un pijama grueso o usar mantas demasiado cálidas. Pero a veces los sudores nocturnos pueden ser signo de un problema mayor. Si la situación se repite, podría ser causada por las siguientes condiciones médicas:

1. La apnea obstructiva del sueño

Las personas que sufren de este mal no duermen bien por la noche debido a que sus vías respiratorias se bloquean. Esto restringe el flujo de aire, lo que tiene como efecto secundario sudores nocturnos excesivos.

Pero eso no es todo, además de los sudores pueden aparecer:

  • Ronquidos
  • Cansancio durante el día
  • Dolores de cabeza
  • Mal humor

Si notas la presencia de más de uno de estos síntomas junto con los sudoraciones es mejor que consultes con tu médico. Si te diagnostican apnea obstructiva debes tratarla antes de que cause problemas mayores, como las afecciones cardíacas o la diabetes.

La solución en la mayoría de los casos puede ser el uso de una máquina que te permita respirar durante la noche para que puedas dormir mejor y eliminar los síntomas derivados.

Lee también: Dile adiós a los ronquidos y la apnea de sueño con este remedio natural

2. La menopausia

Mujer acalorada por menopausia

La menopausia provoca altibajos hormonales que causan descontrol en tu cuerpo. Estas fluctuaciones constantes causan además estragos en tu temperatura corporal.

Las mujeres menopáusicas con frecuencia suelen levantarse sofocadas y muy incómodas debido a los sudores nocturnos. Algunas se despiertan varias veces en una misma noche y viene también acompañada de otros síntomas:

  • Ciclos menstruales irregulares
  • Piel seca
  • Mal humor

La edad promedio en la que la menopausia hace su aparición es alrededor de los 51 años. No obstante, puedes comenzar a notar sudores nocturnos años antes de lo esperado. Algunas mujeres empiezan a sufrir sudores nocturnos durante los 30.

La menopausia es una parte normal de la vida de una mujer y no requiere de una “cura”. Sin embargo, si los síntomas llegan a ser demasiado molestos, tu médico de cabecera puede sugerir algunos tratamientos que te permitan estar más cómoda mientras atraviesas esta etapa.

3. La ansiedad

Mujer con ansiedad

Cuando sufres ansiedad o estrés crónico durante el día lo puedes reflejar con sudores nocturnos. En este caso, la solución al problema puede ser gestionar mejor aquellas cosas que te causan ansiedad.

Es bueno recurrir a un consejero que te ayude a aliviar los síntomas de ansiedad si no sabes qué es lo que la provoca. Muchos terapeutas practican terapias cognitivas conductuales que enseñan a ajustar la forma en la que piensas. Así aprendes a identificar y redirigir los pensamientos que te producen ansiedad o estrés.

No obstante, si la terapia por sí sola no es suficiente, puedes recurrir a otros profesionales de la salud mental. Ellos te pueden evaluar y recomendar el mejor tratamiento para combatir el problema. Si no quieres empezar con antidepresivos y otros medicamentos, puedes probar primero con estos hábitos:

  • Hacer ejercicio
  • Vivir más calmado
  • Llevar una dieta equilibrada

4. Algunas enfermedades provocan sudores nocturnos

No debes asumir automáticamente el peor de los casos si estas experimentando con frecuencia sudores nocturnos, pero es importante que visites a tu médico. El sudor nocturno puede ser efecto secundario de enfermedades, y algunas pueden ser graves, como infecciones bacterianas o virales y hasta algunos tipos de cáncer.

Eso sí, cuando se trata de problemas mayores, los sudores nocturnos suelen venir en compañía de otros síntomas. Solamente un médico puede descartar cualquier complicación mayor mediante algunas pruebas. El tratamiento variará según la enfermedad que te sea detectada.

Visita este artículo: Los efectos secundarios de los antibióticos

5. El azúcar bajo en la sangre

Instrumentos para medir azúcar

La hipoglucemia, también conocida como azúcar baja en la sangre, puede ser la causa de que las personas diabéticas despierten durante la noche empapados en sudor. Pero esto no es todo, este problema también puede hacer que los diabéticos suden mucho durante el día.

Los niveles bajos de azúcar suelen ser efecto secundario cuando hay problemas con la insulina u otros medicamentos para la diabetes. Tu médico puede sugerirte cambios a tu estilo de vida para que evites las probabilidades de sufrir hipoglucemia.

Esto puede incluir tomar ciertas comidas regularmente y hacer un seguimiento más continuo de tus niveles de glucosa en la sangre.

Los sudores nocturnos pueden ser desagradables pero debes recordar que son una señal que tu cuerpo está dándote para indicar que algo no va bien. Presta especial atención si los sudores se repiten con frecuencia y vienen acompañados de otros síntomas.

Consultar con tu médico puede ayudarte a descubrir cuál es la causa principal y ponerte rápidamente en el camino hacia la solución de un problema que, por lo general, no es grave.