Las 5 cosas que aprendí de una ruptura inesperada

Raquel Lemos Rodríguez·
24 Julio, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el psicólogo Bernardo Peña al
28 Noviembre, 2018
Lejos de culparnos por todo ante una ruptura inesperada, tal vez sea necesario reparar en otros aspectos. Te lo contamos.

Parece que el caos de sensaciones que acontece tras una ruptura inesperada es un reto complejo para el que a menudo nadie está preparado.

La simulada estabilidad con la que vivíamos se resquebraja. Recibimos una repentina noticia con la que para nada contábamos.

En esos momentos el mundo se nos viene encima. Nos preguntamos si saldremos de tal escollo o cuánto durará ese dolor.

Sin embargo, es probable que, con el tiempo, hagamos otra lectura de aquel acontecimiento. ¿Qué claves podemos identificar? A continuación presentamos algunas de ellas.

¿Qué se aprende tras una ruptura inesperada?

Aunque en lo afectivo haya sucesos que nos producen sufrimiento, existen ciertas experiencias que al final interpretamos de otro modo. ¿Qué es lo que aprendemos? ¿Qué enseñanzas nos llevamos, entonces?

1. No somos de usar y tirar

Quizás al recibir la primicia, pensemos que hemos sido utilizados, que la otra persona se ha aprovechado de nosotros. Son sentimientos naturales en situaciones de este tipo.

Sin embargo, al margen de tales impresiones, lo que está claro es que la otra persona apenas nos ha avisado con anterioridad. De forma súbita, nos encontramos con que la relación termina. A veces ni siquiera hay explicaciones.

Pero, por supuesto, nadie merece que le dejen ‘tirado’ y, menos aún, que lo hagan de un día para otro. Con todo, esas decisiones espontáneas son responsabilidad de quien las ejecuta.

Por ello, quizás nos estemos liberando de alguien que no ha sabido valorarnos como para decirnos lo que siente a tiempo…

pareja-beso

Te recomendamos leer: Cómo terminar una relación de pareja de modo saludable

2. Valorar lo que hemos dado

Cada uno de nosotros decidimos lo que ‘regalamos’ a la otra persona. El vínculo con la pareja se basa en un dar y recibir, aunque en ocasiones no sea a partes iguales.

En realidad, este no es el aspecto más relevante. Además, también son frecuentes los acuerdos en los que un miembro aporta más en unas circunstancias y otro se implica en mayor medida en otros ámbitos.

No dejan de ser contratos en los que la inversión es mutua. Pero, por otro lado, ¿qué importa ya si te entregaste más o menos? ¿Lo hiciste con convencimiento? ¿Disfrutaste de la experiencia?

Tal vez esas sean las preguntas a plantearse ante desafíos como este…

3. Rodearse de los buenos amigos

Aun cuando estemos en pareja, los amigos son una fuente de satisfacción fundamental. Es más, en momentos tan duros como el de una ruptura inesperada buscar apoyo en ellos resulta ineludible.

¿Quiénes nos conocen mejor? ¿Cuántas risas habremos tenido con tales compañeros? Pueden ser incluso personas con las que hayamos compartido múltiples experiencias, colegas íntimos de toda la vida…

Ahora sabrás lo bien que te sentará tomar un poco de ese aire fresco que te brindan las amistades. Ellas te tenderán la mano y te ayudarán a seguir adelante.

humildad

4. En una ruptura inesperada la contradicción duele

Es posible que percibamos este suceso como algo incoherente, como una serie de palabras bonitas o actos simulados que se opone a la decisión que en ese instante el otro nos comunica.

Dicha contradicción nos causa un intenso dolor. Porque donde había una pareja que proclamaba amor ahora solo se siente el abandono…

Es difícil una situación así. Acaso tener información con anterioridad o haber abordado los problemas nos provocaría un daño menor. Pero, por desgracia, no ha sido así.

En cualquier caso, esta clase de noticias repentinas escapan al propio control

Quizás te interese descubrir: El dolor emocional es el que más tarda en sanar

5. Pasar página para seguir avanzando

Cerrar el libro de una historia que llega a su fin nos permite tomar otros caminos. El problema es que, ante una ruptura inesperada, nos sentimos perdidos y nos cuesta más dar por zanjada esa aventura. Más que nada porque a veces escasean las explicaciones.

libre

No obstante, en la medida en que vayamos pasando páginas, veremos que no hay respuestas para todas las dudas que nos asaltan. Algunas quedarán sin resolver, mientras otras nos abrirán los ojos a interesantes conclusiones.

Antes de irte visita: Consejos para afrontar una separación matrimonial

La reflexión que sigue a una ruptura inesperada

¿Has sufrido alguna ruptura inesperada? ¿Cómo analizaste lo ocurrido? ¿Qué aprendiste?

Si es así, puede que algunas de las reflexiones de las que hicieras se hayan visto reflejadas en estas claves.

Además, con toda seguridad, la visión que tengas ahora de aquel hecho sea bastante diferente a la que sentiste en ese momento.

Busca a los buenos amigos, acepta la contradicción y, desde luego, cierra el libro. Cuando empecemos a pasar páginas, las heridas comenzarán a sanar.

  • Earp, B. D., Wudarczyk, O. A., Sandberg, A., & Savulescu, J. (2013). If I could just stop loving you: anti-love biotechnology and the ethics of a chemical breakup. The American Journal of Bioethics13(11), 3–17. https://doi.org/10.1080/15265161.2013.839752
  • Glenn, J. J., Chow, P. I., & Teachman, B. A. (2019). How badly will I feel if you don't like me?: Social anxiety and predictions of future affect. Journal of Social and Clinical Psychology38(3), 245–275. https://doi.org/10.1521/jscp.2019.38.3.245
  • Mason, A. E., Law, R. W., Bryan, A. E., Portley, R. M., & Sbarra, D. A. (2012). Facing a breakup: Electromyographic responses moderate self-concept recovery following a romantic separation. Personal Relationships19(3), 551–568. https://doi.org/10.1111/j.1475-6811.2011.01378.x