Las 5 cosas que aprendí de una ruptura inesperada

Raquel Lemos 11 abril, 2016
Lo último que debemos hacer ante una ruptura inesperada es culparnos. No es problema nuestro si la otra persona no ha sabido valorarnos, por lo que no debemos arrepentirnos de nada

¿Hay algo peor que una ruptura inesperada? ¿Prefieres eso o que la relación se vaya desgastando poco a poco?

Suponemos que habrá lectores que se posicionarán en una parte o en otra, lo importante es aprender de ambas situaciones. Hoy, especialmente, lo haremos sobre las rupturas inesperadas, ¿nos acompañas?

Te recomendamos: Cómo terminar una relación de pareja de modo saludable

1. No eres de usar y tirar

Quizás tras la ruptura, pienses que has sido una persona a la que utilizaron, que quizás has merecido el hecho de que te hayan abandonado. Nada más lejos de la realidad, pues ninguna persona merece que la dejen tirada y, menos aún, que la dejen de un día para otro.

pareja-beso

Es duro soportar una ruptura inesperada pues, en ocasiones, ¡ni siquiera nos dan explicaciones! De un momento a otro, sin suponerlo, sin esperarlo, todo se acaba y nos quedamos solos y abandonados.

Tú no has tenido la culpa, sino que la otra persona lo ha hecho mal. Las cosas deben hablarse y nunca se deben tomar decisiones espontáneas así, de repente.

2. Todo lo que has dado es tu responsabilidad

¿Sabes esas situaciones en las que consideramos que un miembro de la pareja da más que la otra persona? Cada uno de nosotros somos responsables de lo que “regalamos” a la otra persona y, en ningún momento debemos esperar recibir lo mismo a cambio.

Lee: ¿Es posible encontrar a la pareja ideal?

Así que nunca te arrepientas por haber dado demasiado o por haber amado sin límites. No ha sido tu culpa, la otra persona no ha actuado como debiera, pero tú tienes que sentirte a gusto con lo que has dado.

La experiencia fue bonita, ¿verdad? Quédate con eso.

3. Rodéate de buenos amigos

Muchas personas, cuando tienen pareja, se olvidan de sus amigos. Tanto si es tu caso como si no, sabrás apreciarlos en este momento tan duro por el que estás pasando.

La amistad es algo maravilloso y que debes proteger. Nunca antepongas tu pareja a tus amigos, ¡son relaciones diferentes!

humildad

Ahora sabrás lo bien que te hará tomar un poco de ese aire fresco que te pueden brindar tus amistades. Ellas siempre estarán ahí, te tenderán la mano y te ayudarán a seguir adelante. Protégelas siempre.

Los buenos amigos no abundan, así que nunca los dejes de lado.

4. La contradicción duele

Muchas personas son contradictorias y eso vuelve locas a las demás que abogan por una coherencia entre pensamientos y actos. Probablemente ahora estés sufriendo por la contradicción que estás viendo.

Tu pareja decía que te amaba, que eras la persona con la que quería pasar el resto de sus días y, ahora, se ha ido, ¿por qué?

Puedes descubrir: El dolor emocional es el que más tarda en sanar

Es difícil una situación así. Saber con antelación que tu pareja quería dejarte o que las cosas no iban como esperaban hubiera sido mejor. Lamentablemente, no ha sido así.

No te martirices pensando en esta contradicción, acéptala. Las personas cambian repentinamente sin que nosotros podamos hacer nada.

5. Necesitas cerrar el libro

Todos necesitamos cerrar el libro de una historia que llega a su fin. El problema es que ante una ruptura abrupta nos sentimos perdidos y nos cuesta más dar por finalizada esta historia. Más que nada porque muchas veces no nos dan explicaciones.

libre

No te niegues a cerrar este capítulo de tu historia, esfuérzate por cerrar el libro lo antes posible. No tienes respuestas a todas tus preguntas, no sabes realmente qué es lo que ha pasado, pero hay algo que sí sabes: debes seguir adelante, por ti.

Lo normal es que estas rupturas tan repentinas no se sucedan, pero nunca podemos esperar esto, porque en el momento menos pensado ¡ahí están! Por eso, debemos estar preparados y aprender incluso de esta nueva experiencia. ¡Otra más!

Antes de irte debes leer: Consejos para afrontar una separación matrimonial

¿Has sufrido alguna ruptura inesperada? ¿Has sido víctima de esta situación dolorosa?

Es importante que aprendas a no pagar con la misma moneda y que nunca hagas lo mismo que tanto te ha dolido. Todo lo contrario. Aprende y sigue adelante. Este no es el final y la vida sigue.

¿Empezamos una nueva historia?

Te puede gustar