Las 5 cosas que no debes poner sobre tu cama

Daniela Echeverri Castro · 21 octubre, 2015
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la médico Maricela Jiménez López el 10 diciembre, 2018
Debemos evitar el uso del dormitorio con otro fin que no sea el de dormir ya que, de lo contrario, nuestro cerebro lo asociará a otras actividades y no descansará

Nuestra cama es ese espacio para la relajación y el descanso después de haber cumplido con todas las actividades del día. Justo ahí podemos reparar nuestro cuerpo mediante el sueño.

Está comprobado que el sueño desempeña un papel fundamental en la salud, pues el cuerpo activa una serie de procesos para restaurar las células del organismo y optimizar cada una de sus funciones.

Por tal razón, las alteraciones del sueño conllevan el desarrollo de diversas patologías. Aunque los problemas para dormir pueden tener su origen en muchos factores, el estado de la cama así como los elementos que estén sobre ella pueden tener mucho que ver.

Por esta razón, hoy vamos a compartir una valiosa información con aquellos elementos que deben permanecer fuera de tu cama para garantizar un descanso reparador y completo. ¡Te conviene!

5 cosas que no debes dejar sobre tu cama

1. El teléfono móvil

Hoy en día, la mayoría de personas tienen un teléfono móvil inteligente que pueden portar a todas partes.

Estos dispositivos han creado un sinfín de posibilidades para el entretenimiento, el trabajo y la diversión, lo que ha implicado desarrollar cierta dependencia de los mismos.

Persona sobre la cama con el teléfono móvil y una taza de café

El problema mayor es que muchos de los usuarios están desarrollando trastornos del sueño, ya que emplean tiempo de descanso en seguir conectados al móvil.

Además, se ha comprobado que la luz que emiten estos aparatos provoca la excitación del cerebro y altera la producción de la melatonina.

Lee también: Efectos negativos del teléfono móvil para la salud

2. El portátil

Algunos han convertido su habitación en un sitio de trabajo. El principal inconveniente es que eso debilita la asociación mental entre el dormitorio y el sueño.

Por si fuera poco, suelen recortar horas de sueño a cambio de trabajar más horas y ganar un dinero extra. Lógicamente, esa situación mantenida en el tiempo solamente traerá perjuicios a la salud.

3. Alimentos

El consumo de alimentos sobre la cama es algo anti-higiénico. Es más, puede crear el ambiente perfecto para la proliferación de bacterias y ácaros.

Si bien un desayuno en la cama suele resultar placentero, lo cierto es que suelen caer pequeñas migajas que se convierten en el foco de malos olores y microorganismos.

Mujer sobre la cama con el desayuno

4. Mascotas

En su pelaje las mascotas portan polvo, microorganismos, polen y muchas otras partículas que pueden provocar alergias u otras reacciones.

Además, suelen emitir sonidos y hacer movimientos que acabarán por interrumpir el sueño.

Visita este artículo: Mascotas: ¿Sabes por qué son tan buenas para la salud física y mental?

5. El control del televisor

El principal problema es que ver la televisión antes de dormir puede alterar la producción de melatonina.

Por esto, siempre se aconseja programar el apagado automático como mínimo 30 minutos antes de la hora elegida para dormir.

Mujer con gato y con el mando de la televisión

¿Tienes estos elementos en tu cama? Ahora ya sabes que podrían influir en tu capacidad de conciliar el sueño. Quizá sea el momento de empezar a hacer algunas modificaciones en el cuarto para que se convierta en un espacio idóneo para el descanso.

Es esencial reflexionar sobre la importancia de una buena calidad de sueño para gozar de un excelente estado físico y emocional.

 

  • Clínica de Trastornos de Sueño. [Internet]. Uso de dispositivos electrónicos durante la noche afecta la calidad del sueño. 2015. Disponible en: http://clinicasuenouam.com/uso-de-dispositivos-electronicos-durante-la-noche-afecta-la-calidad-del-sueno-2/
  • KidsHealth. [Internet]. ¿La luz procedente de un teléfono móvil o de una computadora dificulta conciliar el sueño? 2015. Disponible en: https://kidshealth.org/es/teens/blue-light-esp.html