Las 6 causas más frecuentes de dolor en el pecho

Daniela Castro · 31 julio, 2016
Aunque el dolor en el pecho no siempre responde a una patología grave, si se presenta en repetidas ocasiones es conveniente consultar al especialista para descartar posibles complicaciones.

Los dolores repentinos siempre alertan a quienes los padecen, en especial cuando se producen en el pecho, cerca del corazón. La mayoría de las personas piensan que se debe a un ataque cardíaco cuando, en realidad, existen otras causas menos graves y más frecuentes.

De hecho, muchos de los que buscan atención médica en los servicios de emergencia no están teniendo un ataque al corazón, sino que padecen un dolor muscular, reflujo ácido o una crisis de ansiedad. Debido a esto, es importante aprender a asumirlo con calma y conocer en qué momento el dolor en el pecho representa un riesgo para la salud.

Principales causas del dolor en el pecho

1. Angina de pecho

Dolor por angina de pecho.

La angina de pecho es una molestia en el tórax que se produce cuando el corazón no recibe la adecuada irrigación sanguínea. Esto puede deberse a una obstrucción parcial de las arterias coronarias, lo que obliga al corazón a trabajar con más esfuerzo.

La sensación de presión se puede ubicar en el centro o en la parte izquierda del pecho y, por lo general, dura solo unos minutos. En los hombres puede ocurrir a partir de los 30 años, mientras que en las mujeres suele tardar un poco más.

Esta afección es más frecuente entre quienes consumen sustancias estimulantes como el tabaco y el alcohol. Del mismo modo, se ve con mayor frecuencia en quienes tienen niveles altos de colesterol.

2. Fatiga crónica

La fatiga crónica o el cansancio extremo son también responsables de los dolores de pecho leves y de poca duración. Esta condición suele derivar de las dificultades para transportar el oxígeno a través del torrente sanguíneo, lo que debilita el cuerpo.

Lo suelen padecer quienes practican actividad física de alto impacto, debido a que el corazón tiene que bombear la sangre a mayor ritmo. Con el fin de evitar este dolor, se recomienda distribuir el esfuerzo en varias sesiones, en especial cuando se es mayor de 40 años.

3. Enfermedades cardiovasculares

Salud cardiovascular.

Es muy importante conocer los antecedentes familiares de patologías cardiovasculares, ya que existe la posibilidad de padecerlas por cuestiones genéticas. De ser así, los dolores repentinos en el pecho podrían provenir de las dificultades que padece el sistema cardiovascular a causa de una enfermedad.

Se debe llevar a cabo un estricto control médico, en especial porque el riesgo de ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares es más alto si hay antecedentes. Estos dolores suelen durar un poco más de un minuto y se pueden extender hacia las extremidades.

Lee también: Método natural para bajar la presión arterial en 5 minutos sin medicamentos

4. Dificultades en las vías respiratorias

Las personas que fuman suelen presentar más dolores en el pecho debido a las dificultades que sufren las vías respiratorias por las toxinas que van quedando acumuladas. También son más habituales entre las personas con enfermedades pulmonares, sobre todo cuando uno de sus síntomas es la tos.

5. Desórdenes emocionales

Estrés y ansiedad.

Los niveles altos de estrés, ansiedad o depresión producen dolores constantes en la zona cercana al corazón. Estos suelen ser más fáciles de identificar que en otros casos, aunque algunas veces son tan fuertes que se pueden confundir con una patología más grave.

Suelen darse de forma repentina y pueden venir acompañados de una sensación de presión y punzadas. En este caso, se sitúan en el centro del pecho, debido a que es en esta zona y en la boca del estómago donde se forman los nudos relacionados con las emociones.

6. Reflujo gastroesofágico

El reflujo ácido es una condición muy común en la población, ya que alrededor del 7 % lo padece varias veces a la semana. Se produce cuando hay un desbalance entre los factores agresores y los defensivos de la mucosa esofágica, lo que permite que se incremente la acidez.

Te puede interesar: 5 hábitos poco saludables que provocan indigestión y reflujo ácido

Este problema consiste en una sensación de quemazón o dolor a la altura del esternón, la cual aumenta tras ingerir comidas demasiado copiosas o abundantes. Asimismo, se puede presentar un sabor agrio en la boca, dificultades para tragar y un fuerte dolor torácico.

De hecho, es una de las causas más frecuentes de dolor en el pecho no cardíaco. Muchas veces se confunde con el que se produce con un infarto agudo de miocardio.

En conclusión, debido a los múltiples factores que lo ocasionan, el diagnóstico del dolor en el pecho puede ser un poco complejo. Sin embargo, siempre es conveniente consultar con el médico, sobre todo si se tienen antecedentes o se da de forma repetitiva.