Las 8 cosas que debes hacer si deseas tener un abdomen perfecto

Katherine Flórez · 12 enero, 2020
Conviene ser cautos a la hora de recomendar el desayuno para la pérdida de peso, ya que podría tener el efecto opuesto. Se necesitan ensayos controlados para examinar el papel del desayuno en el enfoque del control de peso.

El abdomen es una de las áreas del cuerpo que más se trabajan para estilizar la figura ya que, por desgracia, es una zona que  tiende a acumularse mucha grasa.

Este es uno de los grandes atractivos físicos tanto en hombres como en mujeres, por lo que muchos buscan de forma constante todo tipo de soluciones para conservarlo plano y en perfecto estado.

La adopción de un plan de alimentación saludable y la práctica constante de ejercicio son las dos claves principales para conseguir este objetivo. Lo mejor es acudir a un dietista que realice un plan nutricional personalizado y compaginarlo con ejercicio físico regular.

Sin embargo, existe otra serie de factores que influye en su apariencia y que vale la pena tener en cuenta. Como sabemos que muchos tienen dificultades para conseguir ese vientre liso y tonificado, a continuación enumeramos las 8 cosas determinantes que se deben considerar para tratar de lograr buenos resultados. ¡Descúbrelas!

1. Limitar el consumo de sal

Limitar el consumo de sal

El cuerpo requiere sal en una mínima cantidad para funcionar en perfectas condiciones. El problema es que casi todos toman cantidades diarias excesivas, sin tener en cuenta que esto puede afectar la salud y la figura.

Ya sea como condimento o incorporado en alimentos comerciales, este ingrediente es un enemigo del abdomen plano, ya que causa retención de líquidos, un trastorno que hace lucir el vientre hinchado y redondo.

Sin embargo, según un estudio, la dieta baja en sal durante dos meses estuvo acompañada de una reducción del índice de masa corporal. Pero la disminución observada del peso corporal fue causada por la reducción del agua corporal total, no por la reducción de la masa de grasa corporal.

Por lo tanto, es necesario siempre acompañar la dieta con ejercicio físico, en este caso focalizado en el vientre, además de ser constantes.

Lee también: 12 formas de sazonar tus alimentos para evitar el consumo de sal

2. Reducir la ingesta de calorías para aplanar el abdomen

Al disminuir el consumo de, por lo menos, 500 calorías al día, se puede perder una cantidad significativa de peso a la semana. No se trata de ir por debajo del número de calorías recomendadas, sino de evitar esas tentaciones que nos hacen sobrepasarlas. En su lugar se puede incrementar la actividad física, para aumentar el gasto energético y obtener un mejor resultado.

Debes tener en cuenta que cada alimento debe ser evaluado objetivamente por su impacto sobre el peso corporal, si se tiene en cuenta la calidad de la dieta total y el estilo de vida de cada persona, así como su edad, sexo, etc. Solo así se podrá asegurar que estas recomendaciones tendrán efecto sobre el peso y su mantenimiento.

3. Ejercitar todas las partes del cuerpo

Ejercitar todas las partes del cuerpo abdomen

La clave para quemar un mayor número de calorías está en acelerar el ritmo del metabolismo. Esto se consigue con el aumento de masa muscular, que es la que también ayuda a tonificar. En este sentido, no basta con hacer un solo tipo de ejercicio y, en lo posible, se deben trabajar todas las áreas del cuerpo.

Además de la rutina de cardio, se deben hacer otros tipos de actividades como:

  • Abdominales.
  • Sentadillas.
  • Plancha.
  • Elevación de pelvis.
  • Estocadas.
  • Levantamiento de pesas.

4. Consumir más proteínas

El consumo diario de proteína desempeña un papel esencial para la salud y la pérdida de peso. Este nutriente cubre hasta un 25 % de la ingesta calórica diaria y, además, contribuye a ganar masa muscular, mejora el rendimiento físico y aumenta la sensación de saciedad sin causar efectos negativos. Algunos alimentos ricos en proteínas son:

  • Carnes magras.
  • Pescado azul.
  • Legumbres.
  • Huevo.
  • Leche desnatada.
  • Frutos secos.

Son varios los estudios que aseguran que dieta con mayor contenido en proteína han sido es una estrategia exitosa para prevenir la obesidad a través de mejoras en el control del peso corporal. Se cree que estas mejoras se deben, en parte, a las modulaciones en el metabolismo de la energía, el apetito y la ingesta de energía.

5. Ingerir un buen desayuno

Ingerir un buen desayuno

Siempre se ha dicho que el desayuno es la comida más importante del día. Las personas que se saltan el desayuno tienen más ansiedad por la comida y suelen tener un metabolismo lento. Por esto, es esencial ingerir a primera hora alimentos que aporten vitaminas, minerales, fibra y proteína. Algunos son:

  • Huevo.
  • Avena.
  • Arándanos.
  • Fresas.
  • Plátano.
  • Espinacas.
  • Zanahoria.
  • Manzana.

Sin embargo, conviene ser cautos a la hora de recomendar el desayuno para la pérdida de peso, ya que podría tener el efecto opuesto. Se necesitan ensayos controlados para examinar el papel del desayuno en el enfoque del control de peso.

6. Tomar agua tibia con limón

Uno de los hábitos que más se ha extendido entre las personas que buscan perder peso es empezar el día con un vaso de agua tibia con limón. Esta bebida natural tiene propiedades que estimulan la digestión.

Además, se cree que podría regular los líquidos en los tejidos, combate la inflamación y evita problemas digestivos para no sufrir hinchazón abdominal. Aunque existen investigaciones que sugieren que este método puede ser adecuado para bajar de peso, conviene acudir a un dietista para que realice un seguimiento junto con una dieta personalizada.

Visita este artículo: Comidas que causan inflamación abdominal.

7. Mejorar la postura del cuerpo

¡Así es! Un hábito tan simple como conservar una buena postura es esencial para mantener un vientre plano y esbelto. Cuando se permanece en una posición derecha al caminar, sentarse o hacer cualquier actividad, los músculos se contraen y se trabaja el abdomen de manera inconsciente.

8. Dormir bien

Dormir-bien

Aunque la mayoría lo ignoran, la falta de sueño tiene una estrecha relación con el aumento de peso y la formación de esos rollitos en la zona del vientre.

La escasez de sueño disminuye la producción de una proteína conocida como leptina, cuya función es la de enviar las señales de satisfacción al cerebro después de comer. Esto se traduce en una mayor obsesión por la comida y más probabilidades de acabar ingiriendo alimentos ricos en calorías.

¿Listo para el reto? ¡No es difícil! La clave está en ser constantes con todos los esfuerzos y tener paciencia para llegar a ver los resultados.

  • Kang HJ, Jun DW, Lee SM, Jang EC, Cho YK. Low salt and low calorie diet does not reduce more body fat than same calorie diet: A randomized controlled study. Oncotarget. 2018;
  • Van Gemert WA, Peeters PH, May AM, Doornbos AJH, Elias SG, Van Der Palen J, et al. Effect of diet with or without exercise on abdominal fat in postmenopausal women - A randomised trial. BMC Public Health. 2019;
  • Kay SJ, Fiatarone Singh MA. The influence of physical activity on abdominal fat: A systematic review of the literature. Obesity Reviews. 2006.
  • Leidy HJ, Clifton PM, Astrup A, Wycherley TP, Westerterp-Plantenga MS, Luscombe-Marsh ND, et al. The role of protein in weight loss and maintenance. American Journal of Clinical Nutrition. 2015.
  • Sievert K, Hussain SM, Page MJ, Wang Y, Hughes HJ, Malek M, et al. Effect of breakfast on weight and energy intake: Systematic review and meta-analysis of randomised controlled trials. BMJ. 2019;