Las alergias y un remedio natural para ellas

Los huevos de codorniz son uno de los mejores alimentos para evitar las alergias gracias a su alto contenido de proteínas. Para que los niños tomen este remedio puedes añadirle azúcar

En algunas ocasiones nuestro cuerpo responde de manera exagerada contra nuestra exposición a agente externo, aunque éstos no sean un peligro para nuestra salud.

Pese a lo que la mayoría de la gente piensa, las alergias no sólo se manifiestan en nuestra piel y pueden llegar a afectar a cualquiera de nuestros órganos. Por ejemplo a los pulmones (asma) y vías respiratorias, a los senos craneales (rinitis alérgica), intestinos (algunas diarreas) e incluso músculos, articulaciones u ojos (conjuntivitis).

Los grupos de edad que con cada vez más frecuencia experimentan reacciones alérgicas son las personas mayores y los niños. Éstos últimos las sufren ya que, en muchas ocasiones, se introducen rápidamente en su dieta alimentos para los cuales su organismo aún no está preparado.

Por otro lado los adultos podemos sufrir alergias al probar nuevas frutas, tubérculos u otros alimentos, que hasta el momento eran desconocidas por nuestro organismo y que en casos puntuales pueden ser el origen de nuevas alergias.

Pese a que cada alergia conlleva un tratamiento diferente, la proteína contenida en los huevos de codorniz, constituyen uno de los mejores antialérgicos existentes en el mundo. Uno de los posibles remedios basados en dicho alimento, es el siguiente:

-El primer día por la mañana tomaremos una yema de huevo de codorniz, la segunda mañana dos, tres… Así hasta nueve.

-A partir del décimo día empezaremos a disminuir el número de yemas, desde nueve hasta una.

-De esta manera durante 18 días tomaremos este remedio que carece de reacciones adversas y que además resulta delicioso.

-Los niños también pueden tomarlo, pudiendo añadir algo de azúcar para endulzar su sabor.