Cómo las bebidas gaseosas dulces dañan nuestro cuerpo

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Maricela Jiménez López el 23 enero, 2019
Lorena González · 16 enero, 2018 · Última actualización: 4 febrero, 2019 4 febrero, 2019
El consumo excesivo de refrescos puede afectar los riñones, la dentadura e incluso causar problemas cardíacos. Aquí te detallamos los efectos para que evalúes si deberías reducir tu consumo de bebidas gaseosas dulces.

El consumo excesivo de bebidas gaseosas dulces puede afectar el organismo. Estos productos están fabricados a base de químicos y colorantes que, según la dosis de consumo, puede comprometer tus órganos.  Aquí te mostramos los efectos más desfavorables de las gaseosas en algunos órganos.

En la mayoría de los estudios, el consumo excesivo de bebidas gaseosas dulces está asociado con un mayor riesgo de desarrollar síndrome metabólico, diabetes tipo 2, enfermedad cardiovascular y trastornos hepáticos no alcohólicos.

También lee Beneficios de disminuir el consumo de azúcar para la salud

Las bebidas gaseosas y el hígado

Especialistas en el área de salud indican que unos 600 mililitros de bebidas gaseosas al día aceleran el proceso de hígado graso no alcohólico. Entonces, si se consume un litro de refresco al día las probabilidades de que se acumule una cantidad razonable de grasa en el hígado asciende unas cinco veces.

bebidas gaseosas dulces y el hígado

También lee Qué debo comer si tengo un hígado graso

Los refrescos y los riñones

El alto contenido de ácido fosfórico de estos productos ayuda a la producción de cálculos renales. Por el contrario, las personas que no la consumen tienen menos probabilidades de sufrir piedras o cálculos renales.

Especialistas señalan que el consumo diario de azúcar no debe exceder de tres cucharadas. Una botella individual o lata de refresco contiene alrededor de siete cucharadas de azúcar. Por lo tanto, una lata de bebida gaseosa aporta un exceso de azúcares.

Los refrescos y el sobrepeso

Consumo-de-refrescos-y-gaseosas

Una botella que contenga 500 mililitros de bebida gaseosa es suficiente para aportar una décima parte de las calorías que necesitas consumir en el día. A su vez, los médicos han indicado que el consumo de cada lata de refresco aumenta 1,6 veces el riesgo de padecer obesidad.

Efectos negativos en la dentadura

blanquear dientes

La aparición de las caries se debe a la desmineralización del diente causada por productos ácidos, los cuales provienen de la fermentación de restos alimenticios.

Justamente, el pH de las gaseosas tiene un promedio de 2.4, es decir muy ácido. Luego, el esmalte se va cayendo y adquiere una tonalidad amarillenta producto del azúcar y colorantes.

También lee: 7 errores de cuidado dental que todos cometemos

Las gaseosas y los huesos

Los refrescos y las bebidas gaseosas dulces afectan la absorción de calcio. Es decir que al absorber menos calcio los huesos pierdan densidad. En consecuencia, incrementan las posibilidades de tener osteoporosis a edades tempranas. Esto, a su vez, se asocia con un incremento de fracturas entre adolescentes y niños.

Problemas cardíacos

corazón con estetoscopio

Las personas que ingieren un litro de refresco o más al día tendrían un 50% más de probabilidades de padecer síndrome metabólico. Con el tiempo, esto podría ocasionar enfermedades cardíacas y también diabetes.

Por lo tanto, no se trata de prohibir el consumo de bebidas azucaradas, pero sí disminuir las cantidades diarias. 

  • El consumo diario de bebidas azucaradas podría inducir al hígado graso no alcohólico.  http://www.nutricion.org/noticias/noticia.asp?id=107
  • Las gaseosas dulces aumentan los depósitos de grasa peligrosos https://www.intramed.net/contenidover.asp?contenidoID=74270
  • Esparza-Olcina, M., & Gonzalez-Rodriguez, M. (2013). El consumo de bebidas azucaradas se asocia a obesidad. Evidencias En Pediatria.
  • Suh, H., & Rodríguez, E. (2016). Determinación del pH y Contenido Total de Azúcares de Varias Bebidas No Alcohólicas: su Relación con Erosión y Caries Dental. Odonto Investigacion.