Las bebidas gaseosas y su efecto en nuestra salud

5 septiembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas
Más allá de que puedan contener azúcar u otro edulcorante, lo peligroso de los refrescos es el gas, ya que afecta al sistema cardiovascular y también tiene consecuencias en el aparato óseo.

Se ha comprobado científicamente que las bebidas gaseosas son perjudiciales para la salud en diversos aspectos, a cualquier edad e independientemente del sexo. Su consumo regular afecta el sistema cardiovascular, aumentando así el riesgo de padecer enfermedades cardiacas, puede provocar diabetes. Y no, no se trata de una exageración.

Por lo general, el consumo de refrescos está relacionado con el mantenimiento de un estilo de vida poco saludable, lo cual viene a ser un gran problema.

En vista de esta situación, la Organización Mundial de la Salud ha solicitado a los gobiernos que suban los impuestos a estas bebidas para así reducir su consumo.

La realidad es que el consumo de bebidas gaseosas sigue siendo muy alto a nivel mundial, en especial, por el uso de cafeína y otras sustancias adictivas en su elaboración. Sin embargo, son las grandes campañas publicitarias las que promueven su compra e ingesta en masa. Por ello, desafortunadamente hay muchos hogares en los que no se concibe comer sin tener una de estas bebidas en la mesa. 

El azúcar y otras sustancias en su composición

Las bebidas gaseosas son perjudiciales para la salud porque tienen en su composición se combinan varias sustancias nocivas. Las más populares son la cafeína y el azúcar, sin embargo, no son las únicas. Los saborizantes, conservantes y colorantes también tienen su impacto en el organismo.

La gran mayoría de los refrescos contienen grandes cantidades de azúcar refinada. Puede tratarse de sacarosa o fructosa extraída del maíz transgénico; cualquiera de las dos resulta nociva a partir de pequeñas cantidades que cualquier refresco supera fácilmente en una sola lata o vaso.

Azucar

Este tipo de sustancias no solo promueven la obesidad y la diabetes, sino que también pueden provocar la deficiencia de nutrientes en el organismo, el desarrollo de tumores cancerígenos, entre otros problemas de salud graves.

Incluso si una persona que consume refresco a diario no llega a desarrollar obesidad o diabetes, puede llegar a experimentar una disminución de las defensas de su sistema inmunitario. 

Cabe destacar que, cuando se realiza un consumo regular de refrescos, se pueden agravar los trastornos que ya se padezcan, pues el exceso de azúcar perjudica la salud de todos los sistemas del organismo en poco tiempo. Por ello, si ya tenemos algún desequilibrio de salud, eliminar de nuestra vida las bebidas gaseosas debería ser la primera medida a tomar.

Las bebidas gaseosas son perjudiciales porque pueden disminuir las defensas del sistema inmunitario.

Los edulcorantes en los refrescos

Si la bebida lleva edulcorantes, solucionamos un problema para generar otro. Casi todos los edulcorantes que se consumen en el mercado son de síntesis química y está demostrado su efecto tóxico en grandes cantidades o bien tras un largo tiempo de consumo.

La sacarina, el ciclamato y el aspartamo son tan perjudiciales para la salud como los azucares refinados y a veces incluso más nocivos.

Flores de edulcorantes

La estevia podría ser la alternativa a la hora de buscar un edulcorante saludable, si se compra integral para endulzar limonadas es entonces muy beneficioso, tiene muchísimas propiedades beneficiosas. Sin embargo, al final lo mejor será mantener una dita balanceada y seguir las recomendaciones del médico.

Lee también: Las bebidas gaseosas dulces dañan nuestro cuerpo y te mostramos cómo

Las bebidas gaseosas son perjudiciales

Pero da igual que la bebida sea alcohólica o no, que tenga azúcar o no lo tenga, si la bebida es carbonatada, es perjudicial para la salud (por el gas, pues este afecta seriamente al sistema cardiovascular).

En la mayoría de los casos, el resto de sus componentes promueven: la aparición de caries, la osteoporosis, la diabetes, la obesidad, las enfermedades cardíacas, las enfermedades renales, entre otras.

Sin entrar en los aspectos psíquicos de la cafeína y otros aditivos, vemos necesario hacer cuanto antes una reflexión sobre por qué no dejamos de consumir estas sustancias nocivas cuando lo que el cuerpo precisa realmente (y en gran cantidad) es agua.

Las bebidas gaseosas son perjudiciales en cualquier caso

Las grandes compañías de refrescos y bebidas no están a favor de la salud, sino de vender. Para ellas, aunque un producto sea perjudicial, es más que rentable. Por ello, no dejan de realizar grandes campañas publicitarias y miles de trucos más para continuar vendiendo en masa, sin importar los problemas de salud que esto pueda causar a las personas.

Es importante comenzar de inmediato a disminuir el consumo de estas bebidas, hasta que lleguemos al punto de no consumirlas ni siquiera ocasionalmente. De esta manera, evitaremos perjudicar nuestra salud y restarnos años de vida.

  • Bartlett M, R. L. (2016). Efectos secundarios de bebidas carbonatadas en piezas dentales en jóvenes adultos de la ULACIT, 2015. Revista Electrónica de La Facultad de Odontología9(1), 2–28. Retrieved from http://www.ulacit.ac.cr/files/revista/articulos/esp/resumen/133_article1idental9.1.pdf
  • Silva O, P., & Durán A, S. (2014). Bebidas azucaradas, más que un simple refresco. Revista Chilena de Nutrición41(1), 90–97. https://doi.org/10.4067/S0717-75182014000100013
  • Velázquez, J. (2012). PROBLEMAS DE SALUD OCASIONADOS POR LOS ADITIVOS, PRESERVATIVOS, COLORANTES Y SABORES ARTIFICIALES, HORMONAS Y. Universidad Interamericana de Puerto Rico. Retrieved from http://www2.ulpgc.es/hege/almacen/download/6/6710/Problemas_de_salud_ocasionados_por_los_aditivos.pdf