Las canas: estética y madurez

Francisco María García 1 diciembre, 2017
En función de la época que nos toque vivir y la persona que las presente podemos percibir las canas como una señal de personalidad o bien como una de dejadez y descuido

Las canas son esos cabellos blancos o de color plata que van apareciendo con el paso del tiempo.

Tienen tanto impacto en la vida de las personas que existen canciones y poemas que las usan como recurso para hablar de la llegada de la madurez.

¿Qué son realmente las canas?

Las canas son cabellos grises, blancos o plateados en apariencia.

El cabello tiene color gracias a una sustancia llamada melanina. Su función es proteger a la piel de las radiaciones UV y de todos los tipos de luz invisible. Esta es la misma que da color a la piel y los ojos.

La melanina es producida por melanocitos, células que fabrican dos tipos: La eumelanina, de tonos marrones y negros, y la feomelanina, de color amarillo o rojo.

Estos pigmentos, con sus variaciones y combinaciones, pueden generar una multiplicidad de tonos infinita.

La ausencia de melanina es lo que provoca la aparición de las canas.

Ver también: Evita la caída del cabello y las canas con aceite de coco

Por qué aparecen las canas

Por qué aparecen las canas

Múltiples estudios han determinado que el origen es genético. El otro factor primordial es la edad, ya que las canas surgen por el envejecimiento de las células.

  • Los cabellos tienen un tiempo de vida de unos 3 a 6 años. Después de este tiempo, se caen.
  • Si las células han envejecido y ya no pueden producir melanina, saldrá un nuevo cabello blanco.
  • Cuando una cana sale, el próximo cabello, inevitablemente, también será blanco.

Existen mitos como la creencia de que, si se arrancan, salen más. No es cierto. Si se arranca una cana, saldrá otra cana, no varias.

Cuándo aparecen las canas

Con el paso del tiempo y el envejecimiento del organismo, los melanocitos disminuyen la producción de melanina.

Ocurre primero en el pelo de la cabeza y posteriormente en el resto del cuerpo. En algunas excepciones, en las que influye la genética, las canas pueden aparecer mucho más temprano.

Las estadísticas

Canas

Algunas estadísticas sobre las canas:

  • Aparecen más temprano y en mayor cantidad en las personas de raza caucásica. En los asiáticos y africanos salen más tarde.
  • Los hombres tienen más canas que las mujeres.
  • Las canas salen por grupos. Esto provoca la ilusión óptica de que al arrancarlas salen más.

¿Las preocupaciones realmente sacan canas?

Hasta ahora no existen estudios concluyentes que aseguren que el estrés influye en la aparición de las canas. Al parecer, el estrés provoca la caída del cabello, y las que primero caen son las hebras de color.

Las canas en los hombres y en las mujeres

Cómo evitar la aparición de canas prematuras

La aceptación de las canas suelen ser un tema complicado, ya que su aparición es un síntoma de envejecimiento.

En Occidente existe un culto a la juventud que impulsa a las personas a retrasar este proceso natural. Nadie quiere arrugas, pieles flácidas, anteojos bifocales o canas.

El asunto no se presenta igual para los hombres y las mujeres. Un hombre con canas suele recibir halagos como “interesante”, “maduro” (en un buen sentido) o “atractivo”.

Las mujeres no corren con tanta suerte. Una mujer con canas es juzgada por su apariencia. Se presupone que es descuidada, que no se dedica tiempo a sí misma o que no le presta importancia.

Hay momentos en que las canas pueden estar de moda. Sin embargo, hasta ahora no se ha establecido culturalmente en Occidente que sean la mejor opción, estéticamente hablando.

Para los hombres no todo es color de rosa. Si algún caballero no se siente a gusto con sus canas, suele aguantarse. La razón es que aún no está socialmente aceptado que los hombres tiñan su cabello.

La mayoría de los hombres que lo hacen lo ocultan o lo hacen disimuladamente.

Visita este artículo: Teñir el cabello con extractos naturales es posible

Mitos en torno a las canas

Las creencias populares suelen imponerse a la ciencia. Los dichos de las abuelas o los que se repiten constantemente pueden convencer a la mayoría.

A continuación, algunos de los mitos más comunes:

  • Las canas no se caen. Falso. Se caen como todos los cabellos.
  • Las canas son grises. Falso. Se trata de un efecto visual. En realidad, las canas son de diversos tonos de amarillo. La cercanía con cabellos de otro color las hace ver blancas, grises o plateadas.
  • La exposición al sol propicia la aparición de canas. Falso. El sol aclara el cabello, lo cual podría hacer que lagunas hebras se aclaren aun más y parezcan canas. De ninguna manera provoca su aparición.
  • Arrancar las canas provoca la salida de más de ellas. Falso. Como se mencionó anteriormente, arrancar cabellos solo puede dañar el folículo piloso y atrofiarlo.
Te puede gustar