Las consecuencias de padecer insomnio

Ekhiñe Graell · 28 marzo, 2014
Más allá de estar cansados durante la jornada, la falta de un reposo adecuado puede derivar en problemas de concentración e incluso en irritabilidad, estrés y estados depresivos

El insomnio es uno de los padecimientos más frecuentes actualmente. A grandes rasgos, el insomnio se puede definir como la imposibilidad o dificultad para conciliar el suño o mantenerlo durante un período de tiempo establecido. Por supuesto, este tipo de trastorno del sueño puede ocasionarnos serios problemas. Tanto es así que a continuación te presentamos las consecuencias de padecer insomnio.

Aunque existen distintos tipos de insomnio, definidos principalmente por su duración, severdidad y horarios, lo cierto es que todos ellos nos pueden causar serios problemas a nuestra salud. Es por ello que, en caso de padecer un cuadro agudo de insomnio, lo mejor sería visitar a un especialistas, quien nos dirá cuáles son las opciones que tenemos para resolver este problema.

Somnolencia diurna

La somnelencia diurna es una de las consecuencias más importantes de padecer insomnio. En este caso nuestro cuerpo resiente la falta o mala calidad del sueño, por lo que en el día nos sentimos permanentemente cansados o con sueño. Por supuesto, la somnolencia diurna desencadena otros problemas que mencionaremos más adelante.

Depresión

Depresión

Distintos estudios han confirmado que dormir menos de 8 horas o tener una mala calidad del sueño desencadena depresión. Principalmente cuando el insomnio es prolongado y severo. Al no recuperarse, nuestro cuerpo deja de producir un conjunto de sustancias que nos hacen sentir bien, ocasionándonos depresión.

Estas investigaciones se basan en estudiar  la rumiación de pensamientos negativos en pacientes privados de sueño. Los estudios concluyen que estos útimos tienen una mayor dificultad para desviar la atención de los pensamientos negativos.

Irritabilidad

Otra de las consecuencias más comunes de padecer insomnio es la irritabilidad. Especialistas afirman que la falta de sueño provoca que nuestro sistema nervioso sufra alteraciones, afectando a todo nuestro organismo. A su vez, todo ello desencadena cambios en el estado de ánimo, haciendo que nos irritemos más facilmente.

Estrés

Estres en la mujer

Aunque el estrés es uno de los elementos que puede causar insomnio, lo cierto es que también se puede considerar como una consecuencia del mismo. Se produce, por tanto, un fenómeno en cadena. Un evento altamente estresante nos impide descansar adecuadamente. Y la falta de sueño de manera continuada, nos genera aún más estrés al no vernos capaces de poder afrontar con energías en día a día.

Falta de concentración

Seguramente como consecuencia de la somnolencia diurna, el insomnio también te ocasione falta de concentración. A su vez, esto nos impide rendir bien en el trabajo o los estudios, así como poder realizar correctamente algunas actividades intelectuales específicas o meramente cotidianas. 

Dormir poco o mal provoca que nuestro organismo y, en especial nuestro cerebro, no tenga una recuperación plena. No somos máquinas. Debemos dejar que nuestro cuerpo y nuestra mente se tomen un respiro.

Accidentes

Huesos

Al estar somnoliento y con problemas de concentración, el insomnio también es el culpable de que ocurran accidentes de todo tipo, principalmente laborales o de tránsito. Sobre todo cuando se utilizan herramientas o maquinaria peligrosa. Un pequeño despite o descuido puede ser muy grave. Por eso, si crees que no has descansado lo suficiente, es preferible tomarte un respiro a emplear estos utensilios con mucho sueño.

Problemas de memorización

Además de problemas de concentración, el insomnio también ocasiona problemas de memorización. Por lo tanto, tendremos mucha más dificultad para recordar las cosas, sobre todo cuando nos encontramos con somnolencia diurna. Por eso es tan importante que antes de un examen durmamos 8 horas. Porque durante la noche se asientan los conocimiento adquiridos durante el día. Y facilitamos el recuerdo del día siguiente.

Desorientación

Otra consecuencia importante del insomnio es la desorientación. Ya sabemos que la falta de sueño afecta nuestras capacidades intelectuales, haciendo que tengamos problemas de ubicación e incluso de reconocimiento de lugares. En muchas ocasiones el insomnio nos produce esa sensación de extrañeza o de no saber dónde nos encontramos.

En estos casos, una buena siesta en la hora de descanso o acostarnos antes por la noche pueden ser grandes aliados para evitar este tipo de consecuencias tan negativas.

Como vemos, las consecuencias de no descansar adecuadamente son múltiples y afectan a funciones ejecutivas y cognitivas esenciales en el día a día. Las repercusiones de no dormir bien no solo se reflejan en tareas cotidianas, sino en el ámbito laboral, social o académico. Un sueño reparador es fundamental para un rendimiento adecuado y óptimo.