Las consecuencias de la contaminación ambiental en el cuerpo

25 noviembre, 2016
El problema de la contaminación ambiental es que nos perjudica mucho más de lo que creemos ya que puede llegar a afectar nuestra salud y dañar nuestros órganos internos

A diario estamos expuestos a todo tipo de contaminación ambiental y sus consecuencias son nefastas para nuestro cuerpo.

Si vivimos en una ciudad donde el esmog es demasiado alto quizás nuestra expectativa de vida se reduzca. En este artículo te contamos más sobre ello.

Contaminación ambiental: “el pan nuestro de cada día”

La polución es un problema más que grave y tiene efectos nocivos no solo en el planeta, sino en todos los seres que vivimos en él.

Estar en contacto directo con la contaminación ambiental produce enfermedades y reduce nuestra calidad de vida.

Los coches, las fábricas, ciertos sistemas de producción, las aguas con ciertos desechos y también los electrodomésticos son los responsables del incremento de problemas respiratorios y cardiovasculares.

La mortandad en las ciudades ha aumentado por el nivel de contaminación ambiental.

Antes de continuar, debemos entender bien qué es la “contaminación ambiental”.

Básicamente es la descarga de cualquier material tóxico al suelo, el aire o agua y que puede ocasionar un desequilibrio en el balance ecológico del planeta, reduciendo la calidad de vida de quienes lo habitan.

Desde que el hombre comenzó a organizarse en pueblos o comunidades la contaminación está presente (por ejemplo, los residuos cloacales que se arrojaban a los ríos en la Edad Media).

No obstante, en los últimos años la industria es una de las principales contaminantes del mundo.

Contaminación

La polución ha llegado a tal extremo que ya no es un problema ajeno para ninguno de nosotros aunque vivamos alejados de las grandes ciudades.

La descarga de desechos en los ríos y mares, la emisión de gases tóxicos a la atmósfera, el uso de productos químicos para limpieza o la utilización de ciertos medios de transporte como el coche tienen efectos directos en nuestra salud.

Tipos de contaminación ambiental y sus consecuencias

Según el recurso natural que resulta perjudicado podemos dividir la contaminación ambiental en estos grupos:

Contaminación del agua

Contaminación del agua

Sucede cuando se arrojan sustancias químicas o biológicas a las cuencas hidrográficas, mares o lagos. Estos elementos afectan la calidad del agua y de los seres que viven en ella.

También por supuesto nos repercute a las personas, ya que consumimos el pescado que se desarrolla en aguas contaminadas y, además, porque introducimos muchas bacterias al organismo a través del consumo del agua.

Entre las principales enfermedades causadas por la contaminación del agua podemos destacar:

  • Disentería
  • Fiebre tifoidea
  • Salmonelosis
  •  Leptospirosis.

Estas patologías dañan el estómago y los intestinos.

Te recomendamos leer: Objetos cotidianos que contienen más virus y bacterias: ¡Cuidado!

Cuando una fábrica o empresa arroja metales pesados a los ríos o cuencas nuestro organismo sufre una sobredosis de flúor, zinc, selenio o cromo (entre otros materiales).

Por ende, varios órganos (riñones, páncreas, hígado, entre otros) no pueden funcionar como corresponde.

Contaminación del aire

Podría decirse que es el tipo de contaminación ambiental que más conocemos o vemos si vivimos en la ciudad.

El esmog que lanzan los coches o autobuses se va acumulando en la atmósfera y tiene efectos no deseados en todos los seres vivos (además de los daños al medio ambiente).

En el aire hay muchos agentes contaminantes, entre ellos el monóxido de carbono, el óxido de azufre, los hidrocarburos y los oxidantes fotoquímicos.

El humo es el mayor contaminante al que nos exponemos las personas, los animales y las plantas.

En los dos primeros irrita el sistema respiratorio y la visibilidad, a la vez que aumenta la posibilidad de sufrir enfermedades de pulmón o garganta (por ejemplo, cáncer).

La quema de basura en las cercanías urbanas agrava aún más la situación, así como también respirar el humo del cigarrillo.

Contaminación del suelo

Contaminación del suelo

Puede ocurrir por una mala utilización de la tierra o por arrojar basura y ciertos agentes químicos al suelo.

Uno de los principales ejemplos de este tipo de contaminación es el uso de fertilizantes e insecticidas.

Si bien sirven para acelerar la producción de las cosechas y evitar el ataque de las plagas, tienen una consecuencia nefasta en el estado de la tierra.

Si comemos hortalizas o cereales que han crecido bajo este tipo de “tratamientos” nuestro sistema nervioso se verá afectado, además de sufrir alergias o intolerancias.

Otro tipo de contaminación del suelo se produce por la acumulación de basura en los vertederos.

Con las lluvias y el proceso de descomposición se forma un “lixiviado”, es decir, un residuo líquido muy contaminante que se filtra a la tierra y a las aguas subterráneas.

Ver también: Tratamiento natural para las alergias

Contaminación acústica

Contaminación acústica

No nos damos cuenta de que este tipo de contaminación es tan grave como los demás y lo sufrimos a diario.

El mundo moderno nos lleva a padecer diferentes daños físicos y psicológicos por los ruidos y sonidos que oímos a los que nos exponemos día tras día. Por ejemplo alteran nuestro descanso y el rendimiento en el trabajo.

No obstante, existen efectos más graves de estar expuestos a la contaminación acústica a diario.

Si el ruido supera los 130 decibelios nos produce dolor de cabeza o físico y si es mayor puede ocasionar daño permanente en el sistema auditivo.

El ruido de las bocinas, los medios de transporte e incluso de escuchar música muy fuerte aumenta la irritabilidad, la presión arterial y el insomnio.

Además, reduce la productividad y provoca reacciones alérgicas. El sistema nervioso es el más afectado por este tipo de contaminación.

 

Te puede gustar