Aplicaciones de la miel de agave

Al estar acostumbrados a los endulzantes químicos nuestras papilas gustativas están quemadas, por lo que necesitaremos más cantidad de miel de agave para endulzar.

¿Aún no conoces la miel de agave? No solo tiene muchos beneficios para nuestra salud, también puede aplicarse en tratamientos de belleza.

Puede ser un endulzante perfecto si queremos escapar de los azúcares refinados o los edulcorantes artificiales.

Si estás buscando una alternativa más natural y sana para endulzar tus postres e infusiones, la miel de agave puede ser de mucha utilidad.

De esta manera evitarás el consumo de productos artificiales y repletos de químicos.

La miel es una de las opciones más interesantes para endulzar.

Seguro sabrás que existen diversos tipos según la flor o planta de donde se extrae el polen. Por ello cada una sabe diferente.

Además, este oro dorado tiene muchas propiedades que nos pueden ayudar a tratar varias dolencias.

¿Qué podemos saber sobre la miel de agave?

miel de agave

Por si lo desconoces, la miel de agave es originaria de México.

Se obtiene de la savia líquida del interior de una planta llamada agave azul o agave tequilana.

Es muy popular en este país latinoamericano porque de ella surge también la famosa bebida nacional, el tequila.

Esta miel mexicana tiene las siguientes propiedades:

  • Es recomendable para bajar de peso en dietas hipocalóricas.
  • Sirve para endulzar postres, tés, batidos y cualquier dulce.
  • Tiene un sabor muy agradable y suave.
  • Disminuye los niveles de colesterol y triglicéridos en sangre.
  • Mejora el metabolismo general.
  • Ayuda a depurar el cuerpo al eliminar las toxinas que se han acumulado.
  • Trata afecciones de la garganta, resfriados y otras infecciones.
  • Inhibe las bacterias nocivas o patógenas como, por ejemplo, el E.Coli o la Salmonella.
  • Es rica en Vitaminas A, B, B2 y C por lo cual es aconsejada para los niños.
  • Aumenta la absorción de magnesio y calcio, siendo perfecta para las mujeres después de la menopausia o los que sufren de osteoporosis.
  • Es recomendada en personas con diabetes o hipoglucemia porque regula los niveles de insulina en el cuerpo.
  • Previene las caries porque evita el “caldo de cultivo” de bacterias en la boca (todo lo contrario al azúcar refinado).
  • Es libre de gluten por lo cual pueden consumirla los celíacos.

Lee también: 8 beneficios de este sirope con limón para la salud, el cabello y la piel

¿Cómo consumir la miel de agave?

Lo mejor es conseguir miel que sea orgánica, producto de esta planta (lo mismo se aplica para cualquier otra), ya que sus propiedades estarán elevadas.

Una cucharada es suficiente para endulzar un té, por ejemplo.

Depende de tu gusto, por supuesto, la cantidad que le pongas a los postres.

Como ocurre con cualquier sustituto del azúcar o el edulcorante artificial, para saber cuánta miel de agave es suficiente hay que ir probando.

Recuerda también que, al haber consumido endulzantes químicos durante mucho tiempo, tus papilas gustativas estarán “quemadas” o “dormidas” y necesitarán mayores cantidades para sentir la dulzura de un alimento.

No te preocupes si los primeros días en que empiezas a consumir miel de agave, estevia, azúcar mascabado u otra miel cualquiera no sientes su sabor.

Miel de agave para veganos

miel de agave

Debido a que los veganos no consumen ningún alimento de origen animal, la miel de agave es una alternativa perfecta, sobre todo si estas personas desean también ingerir alimentos más naturales.

Existe una técnica para saber cómo sustituir el azúcar de las recetas por este elixir de México:

  • Por cada taza de azúcar blanco, pon ⅔ taza de miel de agave.
  • Para compensar la humedad de este néctar, añade los demás ingredientes en la misma proporción (en vez de 1 taza de harina, por ejemplo, coloca ⅔).
  • Para evitar que el plato se dore mucho, reduce la temperatura del horno un 25% que si usaras azúcar común.

Recetas y remedios naturales con miel de agave

Ya conoces las maravillosas aplicaciones de la miel de agave.

Ahora es momento de saber de qué manera aprovechar sus bondades en remedios caseros y en riquísimas recetas de cocina.

1. Remedio natural para la gastritis

Si sufres de este problema, puedes hacer un rico y beneficioso batido.

Ingredientes

  • 2 manzanas
  • 1 pera
  • 3 ciruelas pasas
  • El zumo de 2 naranjas
  • 2 vasos de agua (400 ml)
  • 2 cucharadas de miel de agave (50 g)

Preparación

  • Lava bien y pela las frutas.
  • Córtalas en dados y colócalas en un cazo.
  • Vierte el agua y el zumo de naranjas recién exprimido.
  • Endulza con la miel de agave.
  • Calienta a fuego moderado y, cuando rompa el hervor, deja que se cocine 10 minutos.
  • Retira y deja que se enfríe un poco.
  • Consume como cena, todas las noches, durante una semana seguida.

Visita este artículo: Remedios naturales para la gastritis

2. Receta de galletas de pasas y miel de agave

nueces galletas Andurinha

Es una opción excelente para disfrutar a la hora de la merienda, por ejemplo.

Se preparan en 20 minutos, son fáciles de hacer y dan para 12 porciones.

Ingredientes

  • 125 g de mantequilla
  • 125 g de azúcar mascabado
  • 1 cucharada de miel de agave
  • 125 g de harina integral
  • 1 cucharada de leche
  • ½ cucharada de bicarbonato de sodio
  • ½ taza de pasas

Preparación

  • Derrite la mantequilla en un cazo junto con la leche, el azúcar moreno, la miel de agave y el bicarbonato.
  • Cuando todo esté fundido, incorpora la harina y las pasas y remueve bien.
  • Retira del fuego y deja que se enfríe.
  • Forma bolitas con la masa y colócalas en una bandeja para horno previamente engrasada o cubierta de papel encerado.
  • Enciende el horno a 180 °C.
  • Aplástalas con el puño cerrado para que tomen la forma de galletas circulares. Recuerda dejar suficiente espacio entre cada galleta para que no se peguen y se puedan cocinar en su totalidad.
  • Cocina durante 10 minutos, hasta que se doren por ambos lados.
  • Retira y deja enfriar antes de servir.

Ahora que conoces sus beneficios, ¿te atreves a probar la miel de agave y endulzar así tus platos?