¿Las dietas proteinadas son beneficiosas o perjudiciales?

Brunilda Zuñiga 6 abril, 2018
Antes de decidirnos por adoptar una dieta proteinada es conveniente acudir al especialista para que nos examine y nos indique si esta es adecuada para nuestro estado de salud

¿Has probado de todo para perder peso y ya te diste por vencido? ¿Has escuchado sobre las dietas proteinadas y has pensado en seguirlas pero no estás seguro? Es lógico que, luego de varios fracasos, haya dudas sobre si esta dieta por fin será la correcta.

Pensando en despejar todas tus dudas, hemos reunido algunos datos sobre las dietas proteinadas. Para empezar, debes saber que sí son beneficiosas, y mucho. Sigue leyendo y descubre por qué.

Las dietas proteinadas no tienen efectos negativos en tu salud

Diferentes tipos de proteína

Un estudio llevado a cabo en la Nova Southeastern University (Estados Unidos) demostró que las dietas altas en proteína no generan daños a la salud por sí solas.

  • A lo largo de un año, los investigadores evaluaron a 14 hombres sanos y con un estado físico óptimo. Se les indicó una dieta de 3 gramos de proteína por kilo de peso al día.
  • Lo que se demostró es que los órganos internos se mantuvieron sanos, la grasa en sangre se mantuvo en niveles normales y no hubo aumento de peso causado por acumulación de grasa.

Desde la Sociedad de Endocrinología del Reino Unido indican que la proteína manda señales a las hormonas encargadas del apetito y la sensación de saciedad. Cuando esto ocurre, el cuerpo requiere menos alimento y, por lo tanto, reduce el peso acumulado.

Visita este artículo: 5 quemadores de grasa naturales

Las dietas proteinadas no tendrán ningún efecto en los resultados de tu entrenamiento deportivo de resistencia

Si eres de las personas que añaden proteína a su dieta porque creen que de esta forma mejorarán los efectos de los ejercicios de resistencia, lamentamos decirte que estás en un error.

Esto de acuerdo con un estudio donde se evalúo a un grupo que incluyó 5,5 veces la cantidad de proteína recomendada al día con un grupo que consumió la cantidad normal. Ambos grupos tuvieron el mismo ciclo deportivo y al final no hubo cambios significativos.

Claro que necesitas consumir proteína si haces ejercicio. En realidad, debes consumirla siempre. Pero no bases las cantidades, periodicidad y frecuencia en estos factores pues no servirá de mucho.

La recomendación es que busques asesoría con un especialista deportivo que te diseñe una rutina a medida en función de tus objetivos. De esta forma, él te indicará el número de repeticiones y cambios según tus avances.

Las dietas proteinadas no mejoran tu sensibilidad a la insulina

Diabetes y resistencia a la insulina

Si eres diabético o prediabético, seguramente habrás escuchado que consumir mucha proteína controlará tus niveles de glucosa. No obstante, hay estudios que afirman que esta es una idea equivocada.

Recuerda que la proteína te ayudará a sentirte saciado con menos alimento, pero lo que realmente definirá tus niveles de glucosa es la cantidad de carbohidratos que consumes.

Lo ideal es que aprendas a tener un equilibrio entre proteína que te sacie y carbohidratos complejos que eviten picos de glucosa.

Evitar excesos: clave en las dietas proteinadas

Aunque hemos comprobado que estas dietas proteinadas son de ayuda, es importante recordar que los excesos no lo son. En caso de que te excedas con la cantidad de proteína que consumes enfrentarás algunos problemas. Estos son:

Mal aliento

El exceso de proteína provocará cetosis en tu cuerpo. Esto es relativamente bueno, porque quemarás bastante grasa, pero también se producirán químicos que te darán mal aliento. El aroma es similar al de la acetona para quitar esmalte de uñas.

Si experimentas este problema, te darás cuenta de que ni siquiera lavándote los dientes eliminas el aroma. Lo ideal en este caso es, simplemente, reducir la cantidad de proteína. En pocos días notarás la mejora.

Lee también: 6 trucos para quitar el mal aliento por comer ajo y cebolla

Estarás a la defensiva o agresivo

mujer-enfadada

El exceso de proteína reduce el efecto del azúcar en tu cerebro. Esto se traduce en alteraciones en la serotonina, la hormona que regula tu humos. Por eso, no es raro que, al aumentar en exceso la cantidad de proteína que consumes, experimentes cambios de humor muy radicales.

Aunque tenemos una mala imagen del azúcar, esta tiene una función relevante en la salud emocional y cerebral. Recuerda que no debes eliminar el azúcar por completo, sino consumir aquella que es natural.

Como puedes ver, seguir dietas proteinadas puede ser realmente positivo para tu vida. Ahora solo te resta crear tus menús con ayuda de un nutricionista y aprovechar los beneficios.

Recuerda prestar atención a las señales de tu cuerpo para detectar cuando te estás excediendo y corregir.

Te puede gustar