Las excelentes propiedades del Amaranto, un “Cereal Sagrado”

Paula Aroca · 28 agosto, 2013
El amaranto puede ser una opción perfecta para las personas intolerantes al gluten. Es un cereal de fácil cultivo y, gracias a sus vitaminas proteínas y minerales, es muy beneficioso para el sistema cardiovascular

El amaranto es un cereal que fue cultivado hace miles de años por los pueblos precolombinos y, al igual que la Quinoa, es considerado un Cereal Sagrado. El amaranto uno de los más ricos en hierro, calcio y proteínas. Es conocido también como Kiwicha y en México se concentra su mayor zona de producción y de cultivo.

Debido a que el amaranto necesita aproximadamente un 50% menos de agua para ser cultivado en relación a los demás cereales, es muy económico y ecológico, además de poseer grandes cualidades nutritivas. ¿Quieres saber más sobre este fabuloso cereal?

El amaranto casi puede consumirse en su totalidad, por lo que resulta ser muy rendidor. Sus hojas pueden emplearse en guisos, sus tallos pueden utilizarse como forraje para animales o como verdura y sus semillas se pueden utilizar para hacer panes sin gluten (ideal para personas con problemas de colesterol alto o problemas digestivos). La semilla de amaranto preferentemente debe ser cocida y esta cocción es muy rápida y sencilla.

El amaranto posee vitaminas A, C y B y es muy beneficioso para el sistema cardiovascular y se adapta a casi todo tipo de clima y suelo, por lo que resulta fácil de cultivar. En cuanto a su incorporación a la dieta de los niños, se recomienda que el amaranto se comience a consumir con precaución a partir de los siete meses. Este le brindará hierro al organismo del niño.

Altos niveles de proteínas

Sobre un valor proteico ideal de 100, la FAO (Food and Agriculture Organization) y la OMS (Organización Mundial de la Salud) le han dado al amaranto un valor de 75. Para poder comparar ese valor con otros alimentos que seguramente consumes regularmente, ten en cuenta que la soja tiene un valor de 68, el maíz 44 y la leche vacuna 72. A diferencia de los otros cereales, el amaranto posee lisina, un aminoácido que eleva enormemente su calidad proteica. Vale decir que en los otros cereales la lisina se encuentra en limitadas proporciones o no está presente.

El amaranto se “enfrenta” a los transgénicos

Actualmente, la multinacional Monsanto pretende que el amaranto sea calificado como “mala hierba” y que se prohiba su cultivo. Lo que sucede es que el amaranto se volvió resistente a su producto estrella: el herbicida Round Up y miles de hectáreas de campos cultivados con monocultivo de soja transgénica tuvieron que ser abandonadas porque la soja no sobrevive a la competencia del amaranto.

Receta de pan de amaranto

Ingredientes:
• 2 tazas de harina de amaranto
• 2 tazas de harina de trigo
• 1 cucharada de miel
• 100 cc de leche caliente
• ½ taza de agua
• 1 cucharadita de sal
• 30 gr. de levadura de cerveza fresca
• 3 cucharadas de aceite de girasol

Elaboración:
Primeramente mezclar el aceite de girasol, la leche, la miel y el agua caliente. Aparte disolver la levadura en unas cucharaditas de agua tibia, dejar fermentar y agregar a la mezcla realizada.

En la mesada mezclar la harina de trigo y la harina de amaranto con la sal. Hacer un hueco, agregar los líquidos y unir hasta que se forme una pasta firme y tierna. Unir muy bien y después tapar y dejar levar hasta que su volumen se duplique.

Una vez duplicado, amasar nuevamente y poner en un molde alargado (de los que se usan para hacer un budín inglés) aceitado y nuevamente dejar levar. Finalmente, hornear aproximadamente durante 45 minutos a fuego mediano.

¿Qué te ha parecido este informe sobre el Amaranto? Por favor, comparte con nosotros tu opinión en nuestra página de Facebook: https://www.facebook.com/MejorConSalud?fref=ts

Imagen cortesía de Elias Rovielo