Las lágrimas, también son buenas para tu salud

Valeria Sabater 14 septiembre, 2014

Puede que en más de una ocasión te hayan dicho aquello de “no llores, cálmate”. Puede también que seas de las que se guarda su rabia y su tristeza, y siempre disimula sus penas. Si es así, hemos de decirte que todo ello no es bueno para tu salud. Las emociones necesitan ser liberadas, desahogadas…

Las lágrimas y sus beneficios para nuestra salud

Es habitual que muchos de nosotros hayamos sido educados en esa idea de que es mejor no manifestar las emociones, ya que manifestaras no es más que un signo de debilidad. Se trata de evitar que las personas que nos rodean no sepan lo que estamos sintiendo porque pueden utilizarlo en nuestra contra, como si mostrando las emociones nos desprotegiéramos.

También puede ocurrir que desees disimular esas sensaciones porque así, crees que te afectan menos. Te levantas por la mañana e intentas llevar una vida normal, convencerte de que todo está bien. Pero realmente no es así.

Día a día algo se irá rompiendo dentro de ti. Te sentirás más débil, con dolores musculares, con migrañas… con un cansancio que un día te impedirá levantarte por la mañana. Sin saber cómo, puedes caer en una depresión. Y debemos ir con cuidado. Por norma, no escondas lo que sientes. No reprimas tus lágrimas. Te explicamos por qué.

1. Las lágrimas: un calmante natural

Llorar es un acto natural y necesario para liberar tensiones y emociones.
Llorar es un acto natural y necesario para liberar tensiones y emociones.

¿Lo has notado alguna vez? Los expertos nos dicen que el mayor beneficio de llorar es su efecto como calmante natural. El cuerpo se relaja, se destensa. Después de una buena llorera respiras mejor y tu mente se libera de muchas de esas tinieblas. A medida que caen las lágrimas el nivel de ansiedad desciende y nos encontramos mejor, con mayor lucidez.

Si reprimimos las lágrimas el nivel de angustia se acumula, y con ello el estrés, el sufrimiento. Así, el momento de descanso nunca llega y el sufrimiento se prolonga. Una tensión que a medio plazo puede tener un efecto muy perjudicial sobre tu salud.

2. Reductor del estrés

los-depredadores-emocionales

Un nivel elevado de estrés en nuestro cuerpo, provoca que la hormona del cortisol se acumule en nuestro organismo. Todo ello deriva en un aumento de la presión sanguínea, dolores musculo-esqueléticos, de cabeza, problemas cardíacos… sin embargo, el acto sencillo de llorar, consigue liberar una gran cantidad de estrés. Es como sudar, eliminar toxinas. Es algo natural y necesario. No importa si buscas un rincón donde nadie te vea, pero siempre que te sientas colapsada, no dudes en desahogarte. Después esa calma te ayudará a ver mejor las cosas.

3. Llorar elimina bacterias

amor 2

¿Sorprendida? Seguro que sí. Resulta interesante saber que las lágrimas disponen de lisozima, un fluido que elimina bacterias de nuestro organismo, protegiendo así nuestro sistema inmunológico, protegiéndonos de los gérmenes que pueden ocasionarnos resfriados y otras enfermedades

4. Las lágrimas como acto catártico

psicologia

No hay mejor desahogo. Los médicos nos dicen que contener las lágrimas, esconder la rabia, la tristeza o la amargura, provoca daños a nuestro cerebro y nuestro corazón. Debilita nuestra salud gravemente al estar escondiendo algo que guardado hace daño, al querer aparentar que no nos ocurre nada. Es ir contra nosotros mismos.

Otro dato que hay que tener en cuenta es que las personas tenemos una especie de instinto que nos hace reaccionar ante una persona que está llorando. Es cuando entra en juego la empatía, cuando nos sentimos inclinados a aportar nuestra ayuda porque soportamos muy mal el sufrimiento ajeno cercano. Es como una activación que nos hacer reaccionar, uniendo así lazos, reforzando relaciones.

Seguro que hay alguien que está ahí para escucharte, para permitirte que llores ante ella y liberar así ese sufrimiento. Busca apoyo en los tuyos. Toda tristeza será transitoria y lograremos salir fortalecidos de ella. Emergeremos más fuertes y capaces. Pero recuerda, no reprimas tus lágrimas, son tu salud.

Los médicos nos advierten que esconder la angustia y acumularla día tras día es como tragar el humo de un cigarrillo. Nos enferma silenciosamente por dentro hasta que emerge en forma de enfermedad cardiovascular, ictus cerebral, etc.

No vale la pena. Gestiona adecuadamente tus emociones sabiendo priorizar. Piensa en ti misma, valórate, refuerza tu autoestima y no creas que por esconder tus emociones el día a día va a ir mejor. Poco a poco desaparecerá la frustración y esa tristeza que se adhiere como el óxido a tu corazón. Simplemente, siéntate, relájate, respira hondo y … llora si lo necesitas.

Te puede gustar