Las maravillosas bondades de la crema de caléndula

Aunque podemos comprar la crema de caléndula, al elaborarla en casa nos aseguramos de incluir ingredientes de la mejor calidad y de que no lleva conservantes ni productos químicos nocivos para la salud.

Esta planta silvestre de color anaranjado o amarillento que crece casi en cualquier lado tiene múltiples propiedades.

El nombre de la planta deriva del latín Calendae (calendario) porque florece todo el año. Se utiliza mucho para tratar problemas de la piel, sobre todo, por las embarazadas.

En este artículo te contamos cuáles son las bondades de la crema de caléndula.

Caléndula: cicatrizante y desinfectante

Crema de caléndula

La caléndula se usa sobre todo para tratar y curar heridas o irritaciones durante las primeras semanas de lactancia, como los pezones cuarteados o las mastitis.

La crema hecha con esta flor es inocua para el bebé.

La caléndula es conocida por sus aplicaciones medicinales. Se puede destacar su acción antinflamatoria, hipotensora y antiespasmódica. También se emplea por ser diaforética, tranquilizante y emenagoga.

Si se aplica de manera tópica (crema o aceite esencial) tiene muchas bondades cosméticas gracias a sus ácidos grasos, ácido salicílico y alcoholes.

Puede servir para cicatrizar heridas o quemaduras , y para reducir los síntomas de las varices.

Te recomendamos leer: Cómo aliviar los dolores por varices

Crema de caléndula: beneficios para la piel

Propiedades medicinales y estéticas de la caléndula

Una de sus propiedades más conocidas es su potencial para mejorar el estado de la piel. Además, podemos preparar crema de caléndula en casa de manera rápida, fácil y económica.

Se puede aplicar en cualquier zona reseca: manos, codos, talones… Esta crema elimina las células muertas y suaviza la piel.

Gracias a ella podremos disfrutar de un cutis más limpio, hidratado y libre de toxinas (culpables de los puntos negros y granitos).

Sus principios activos y sus flavonoides ayudan a regenerar la piel tras un corte o un arañazo.

Su efecto analgésico es perfecto para aliviar los dolores provocados por golpes, caídas o accidentes. Al ser un remedio vulnerario es ideal para contusiones, moratones e irritaciones.

Se puede aplicar un macerado de hojas y flores, o crema, en la zona afectada.

aceite de caléndula

Se puede utilizar la caléndula para tratar: acné, verrugas, dermatitis del pañal, infecciones cutáneas, picor o escozor de la urticaria, sarpullidos, quemaduras, hongos en las uñas, caspa, psoriasis, dermatitis atópica y las estrías.

El ácido salicílico actúa junto a los mucílagos, flavonoides y antioxidantes para suavizar la piel, prevenir las espinillas, abrir los poros y combatir las bacterias que dañan la piel.

Cómo hacer crema de caléndula

Calendula

Puedes comprar la crema en farmacias y tiendas especializadas, o prepararla en casa, ya que todos los ingredientes son muy fáciles de conseguir. Además, si la preparamos en casa, la crema será 100 % natural.

Con esta receta se obtienen unos 100 g. Se puede guardar hasta 6 meses en un sitio oscuro y fresco.

Ver también: Propiedades medicinales y estéticas de la caléndula

Ingredientes

  • ½ cucharada de cera de abeja (7 g)
  • 1 ½ cucharadas de manteca de karité (25 g)
  • 1 ½ cucharadas de manteca de mango (25 g)
  • 2 cucharadas de aceite de caléndula (25 g)
  • 1 cucharada de aceite de aguacate (12 g)
  • ½ cucharada de aceite de jojoba (7 g)

Preparación

  • Coloca la cera de abeja en un cazo, y fúndela a fuego lento o al baño María.
  • Una vez esté derretida, añade la manteca de karité y la de mango. Deja que se fundan.
  • Después, añade el aceite de caléndula, el de aguacate y el de jojoba.
  • Retíralo del fuego y remuévelo bien con una cuchara de madera para que los ingredientes se mezclen bien.
  • Si quieres, puedes aromatizar la crema con algunas gotas de esencia.
  • Viértela en un recipiente limpio, seco y con tapa.
  • Deja que se enfríe y disfruta de sus propiedades.

También puedes hacer crema de caléndula utilizando una crema neutra que tengas en casa.

Ingredientes

  • ½ cucharada de cera de abeja (7 g)
  • ½ cucharada de lanolina (7 g)
  • 2 cucharadas de aceite de caléndula (25 g)
  • ½ taza de crema neutra o base (100 g)

Preparación

  • Coloca la cera de abeja y la lanolina en un cazo, y fúndelas a fuego lento o al baño María.
  • Agrega el aceite de caléndula y remuévelo bien.
  • Retira del fuego y vierte la mezcla en un recipiente con la crema base.
  • Ciérralo y agítalo para mezclar los ingredientes.
  • Deja que se enfríe y disfruta de sus propiedades.

Antiséptica, antiinflamatoria, exfoliante y antibacteriana… Así podemos definir a la bondadosa crema de caléndula, uno de los elixires de la belleza y la salud que debemos tener en casa.