Las mejores alternativas para acabar con los molestos callos en los pies

Cualquier persona puede presentar callos en los pies, ya sea por fricción o por unos zapatos muy ajustados. Por estética y comodidad es recomendable eliminarlos.

Los callos o las callosidades en los pies es un problema muy extendido entre toda la población. También conocidas como durezas, presentas distintas etapas o fases de crecimiento y la localización puede variar en cada persona.

En todos los casos el inicio de su aparición es el mismo, se trata de un mecanismo de defensa de la piel ante el roce continuado del zapato, o por presión constante en un determinado punto del pie.

En principio se trata de un problema podológico sin grandes consecuencias médicas. Sin embargo, si no se trata correctamente con el paso del tiempo puede dar lugar a la aparición de dolor más o menos intenso que dificulta caminar. Las personas diabéticas deben prestar especial cuidado a sus pies para evitar infecciones o complicaciones mayores originadas por callosidades.

Los callos suelen tener una forma cónica y aparece sobre todo en la parte superior de los dedos. Por otro lado, las callosidades hacen referencia a la presentación más difusa y amplia, especialmente en la planta del pie.

Causas

Como habíamos mencionado antes, entre las causas de los callos en los pies se encuentran:

  • Mecanismo de protección frente a fricciones y la compresión reiterada.
  • En las personas que padecen de juanetes es común que desarrollen callosidades encima del mismo, por el roce del calzado.
  • Anatomía anormal de los dedos y las estructuras óseas de los pies (dedo martillo, juanetes).
  • Utilización de calzado demasiado ajustado o que ejerce demasiada fricción en puntos específicos del pie.
  • Anomalías biomecánicas que producen alteraciones en la marcha, que causan un aumento excesivo de la presión en un área especifica del pie.

Lee también: Cómo podemos aliviar el dolor en los pies

Síntomas

Los principales síntomas de los callos en los pies incluyen:

  • Aparición de una superficie de piel más dura de lo normal en cualquier parte del pie.
  • Bultos blandos de piel entre los dedos de los pies.
  • Dolor al caminar, ponerse zapatos o dificultad para realizar actividades por dolores puntuales en alguna área del mismo.

Factores de riesgo

Cualquier condición o actividad que pueda traducirse en aumento de fricción y presión puede conducir al desarrollo de callosidades en los pies.

Dicho esto, se podría concluir que los callos pueden afectar a cualquier persona. Sin embargo, existen factores de riesgo específicos que vale la pena tener en cuenta:

  • Alteraciones de la anatomía del pie
  • Marcha anormal
  • Juanetes
  • Calzada inapropiado para actividades de sobresfuerzo en los pies
  • Utilización de herramientas u objetos que ejerzan demasiada presión roce en áreas especificas del pie, por ejemplo, montar en bicicleta o patinaje.

Remedios naturales y otras opciones para tratar los callos de los pies

Piedra pómez

La piedra pómez o la lima para callos es uno de los utensilios más conocidos y utilizados para eliminar las pequeñas callosidades en la comodidad del hogar. En la actualidad existen multitud de versiones más modernas de la conocida piedra pómez.

En cualquier caso, el correcto modo de uso es similar.

¿Qué necesitas?

  • Piedra pómez

¿Qué debes hacer?

  • En primer lugar, debemos poner  los pies en remojo en agua caliente alrededor de 15 a 20 minutos.
  • Posteriormente, deslizamos la piedra pómez con movimientos circulares de lado a lado. De vez en cuando, remojamos los pies de nuevo en agua, para deshacernos de los restos de piel muerta.
  • Debemos continuar el tratamiento hasta que notemos que la superficie de la piel se iguala.

Aspirina y limón

Las aspirinas han demostrado tener efectos muy positivos en el tratamiento de los hongos de los pies y esa piel gruesa que se forma por la constante presión. Tiene un componente liposoluble conocido como beta-hidroxiácido, utilizado por muchas empresas en la fabricación de cremas y productos exfoliantes.

El limón es conocido por sus propiedades antioxidantes, limpiadoras y desinfectantes. Es ideal para tratar las callosidades y reducirlas notablemente con un constante tratamiento.

¿Qué necesitas?

  • 7 aspirinas trituradas
  • El jugo de 1 limón
  • 1 venda

¿Qué debes hacer?

  • Primero pondremos las 7 aspirinas trituradas en un recipiente pequeño, agregamos el zumo de de 1 limón y revolvemos hasta conseguir una pasta.
  • La aplicamos sobre la zona que presenta las callosidades y la vendamos.
  • Es importante hacer este procedimiento antes de irnos a dormir. Con continuidad, los callos irán desapareciendo.

Ver también: 5 curiosos usos del vinagre de manzana que te gustará conocer

Vinagre blanco

El vinagre blanco es un elemento que tenemos en casa y que podemos adquirir fácilmente en el mercado. No es nada extraño que se utilice para remover los callos, ya que desde hace mucho se emplea para relajar los pies y combatir los hongos.

¿Qué necesitas?

  • 2 cucharadas de vinagre blanco (30 ml)

¿Qué debes hacer?

  • Humedeceremos un algodón en en vinagre y lo frotaremos en forma circular en la zona con callosidades.
  • Es necesario dejarlo por 2 horas y volver a repetir este procedimiento hasta que los callos desaparezcan.

[featured-post url=”https://mejorconsalud.com/dile-adios-las-durezas-tus-pies-combinando-dos-ingredientes-naturales/”]