Las mejores claves para conseguir una sonrisa perfecta

Elena Martínez · 22 julio, 2018
Además de los cuidados dentales y de los labios, más allá de sonreír con la boca, la sonrisa debe ser sincera y transmitir esa positividad tan contagiosa que nos ayuda a ser más felices.

Una sonrisa perfecta depende de muchas cosas. La salud de la boca, unos dientes bonitos, los labios cuidados… Pero no podemos olvidarnos de que una sonrisa debe ser también sincera. Para ello tenemos que luchar por tener una actitud optimista, vital y alegre ante cualquier circunstancia que se nos presente.

Descubre en este artículo las mejores claves para conseguir una sonrisa perfecta. Con algunos consejos, remedios caseros e ingredientes naturales lograremos que sea nuestra tarjeta de presentación ante los demás. 

Cómo lograr una sonrisa perfecta

1. Cada diente en su lugar

No todas las personas tienen la suerte de tener los dientes bien ordenados. Además, con el paso del tiempo, las tensiones de mandíbula (bruxismo) y la aparición de las muelas del juicio es posible que los dientes se muevan. Incluso podemos tener algunos problemas si no le ponemos solución a tiempo.

¿Lo sabías? Bruxismo: un trastorno psicosomático

En estos casos, debemos acudir lo antes posible al odontólogo. Cuanto más tiempo pase, más tiempo tardaremos en volver a poner cada diente en su lugar, además del elevado costo que implica.

2. Un esmalte lo más blanco posible

Las sonrisas de anuncio suelen tener como causa una genética privilegiada o bien blanqueamientos o fundas dentales. No obstante, lo que sí podemos hacer es intentar mantener el esmalte lo más limpio y blanco posible.

Además de evitar las sustancias que lo ensucian, como el café y el tabaco, también podemos recurrir a este remedio:

  • Una vez por semana, cepillarnos los dientes con carbón vegetal activado apto para el consumo. Nos sorprenderá su color negro, pero su gran capacidad de limpieza nos dejará los dientes blancos en ese mismo instante.
  • Podemos conseguir este producto en dietéticas e incluso farmacias, ya que se vende también para combatir la diarrea y los gases.
dentífrico casero de carbón vegetal para una sonrisa perfecta

3. El aliento perfecto

Aunque desde lejos no sentimos el aliento, una sonrisa perfecta tiene que combatir siempre el problema de la halitosis. En algún momento lo podemos sufrir de manera puntual, por algún alimento como el ajo o la cebolla. No obstante, hay quienes la padecen a menudo por trastornos digestivos.

  • Puede ser muy efectivo comer a diario alimentos como el aguacate, el apio o el perejil.
  • También podemos masticar bolitas de enebro o semillas de anís.
  • Sobre todo, es fundamental mantener una buena higiene bucal. Debemos cepillarnos los dientes después de cada comida.

4. Labios hidratados y suaves

Una sonrisa perfecta debe estar enmarcada y moldeada por unos labios bonitos, hidratados y suaves. Sobre todo, porque en algunos casos la sonrisa puede ir seguida del beso. Para ello, debemos mantener algunos cuidados diarios de esta delicada parte del rostro:

Descubre: Beneficios del aceite de coco en la estética

  • Exfoliar los labios una vez por semana con un poco de azúcar y aceite de coco.
  • Hidratarlos con un bálsamo a base de ingredientes naturales como la manteca de cacao, la cera de abeja, aceites, etc. También podemos usar manteca de karité.
  • Usar pintalabios naturales, libres de sustancias perjudiciales como el plomo o los parabenos.
  • Cuando nos cepillemos los dientes podemos cepillarnos también los labios, pero con suavidad.
la sonrisa perfecta

5. Una actitud positiva

Para lucir una sonrisa perfecta debe ser franca. La sonrisa es una actitud ante la vida, ante los problemas y obstáculos que se nos presentan cada día. Nos va a tocar afrontarlos de todos modos, por lo cual nos conviene adoptar una postura positiva y optimista.

No obstante, la sonrisa no debe ser forzada ni obligada, como cuando alguien intenta fotografiarnos. Si estamos en un momento o etapa difícil, podemos permitirnos esos instantes de intimidad, reflexión o tristeza.

Lo importante es superarlos, no dejarnos abatir y luchar por recordar siempre lo que nos hace felices. 

6. Que la sonrisa sea nuestra presentación

La sonrisa, del mismo modo que la risa, es contagiosa. Las personas que sonríen con facilidad hacen más felices a las personas que les rodean y reciben a cambio todavía más alegría. Vale la pena hacer el esfuerzo cuando más nos cueste para que, con el tiempo, no nos cueste nada.

Todos tenemos amigos, familiares o conocidos a los que siempre recordamos con su sonrisa perfecta en el rostro. Si pensamos en ellos, al momento podemos sentir esa energía positiva contagiosa. Nosotros también podemos lograrlo, porque esta vida es una escuela en la que todos tenemos la oportunidad de aprender y cambiar a mejor cada día.