Las mejores mascarillas con bicarbonato de sodio - Mejor con Salud

Las mejores mascarillas con bicarbonato de sodio

Si nuestra piel es sensible debemos prestar atención a las posibles reacciones que nos pueda provocar el bicarbonato, ya que en ocasiones puede ser algo agresivo para determinados tipos de cutis

El bicarbonato de sodio es uno de los elementos que no pueden faltar en el hogar porque tiene múltiples aplicaciones.

Ya sea para la limpieza o para la salud y la estética no dejes de adquirir este producto. En el siguiente artículo te contaremos sobre las mejores mascarillas que puedes hacer usando este ingrediente.

Propiedades del bicarbonato de sodio para la estética

Se trata de un elemento fundamental en los hogares porque se puede usar para muchos fines.

Si tienes algunos de los problemas cutáneos habituales (acné, puntos negros, oleosidad) te recomendamos que le des una oportunidad para mejorar tu estética.

Algunas de las ventajas de utilizar el bicarbonato de sodio en la piel (sobre todo del rostro) son:

1. Limpiador

Limpiador

Todos los días nuestra cara se expone a la contaminación ambiental, los rayos del sol, las toxinas, el polvo y mucho más.

Si no la lavamos por las noches toda esa suciedad se acumula y provoca manchas, falta de elasticidad o poros dilatados. El bicarbonato te puede ayudar en la limpieza de cutis.

Visita este artículo: Cómo limpiar el cutis con almendra y agua de romero

2. Antiacné

El acné no solo aparece en los adolescentes. Si no cuidamos la piel como corresponde los granitos no tardan en aparecer.

Una mascarilla de bicarbonato de sodio es la respuesta para poder regular la grasa que se acumula en la dermis.

3. Antimanchas

bicarbonato

Al igual que funciona muy bien para el acné, el bicarbonato también puede servirnos si tenemos manchas producidas por el sol, el paso del tiempo o la depilación.

4. Hidratante

Cuando se mezcla el bicarbonato con miel, aceite de argán o de oliva el resultado es una mascarilla ideal para humectar.

Esta combinación aporta vitaminas y ácidos grasos esenciales que estimulan el metabolismo celular y retienen el agua en las membranas celulares.

5. Antiséptico y antiinflamatorio

Antiséptico y antiinflamatorio

Aunque no está recomendado para pieles demasiado sensibles porque puede generar enrojecimiento, irritación y sequedad, el bicarbonato de sodio actúa como un potente antiséptico ideal para los granitos que se infectan.

También puede servir si la dermis se ha inflamado por una alergia o el contacto con el sol.

6. Económico

Además de que su aplicación es muy simple, el bicarbonato es asequible y se consigue sin problemas en las tiendas. En pocos minutos se puede hacer una mascarilla eficaz sin necesidad de recurrir a costosos tratamientos en un salón de belleza.

Las mejores mascarillas con bicarbonato de sodio

Puedes probar si este ingrediente reacciona bien en tu piel pasando un poco sobre el dorso de la mano con movimientos circulares.

Aguarda unos minutos, presta atención e identifica enrojecimiento, irritación, ardor o cualquier otro síntoma.

Si nada de ello aparece es que puedes usar el bicarbonato sin problemas.

Lee también: 5 exfoliantes de bicarbonato de sodio para una piel envidiable

1. Mascarilla de bicarbonato para piel grasa

Limón y bicarbonato de sodio

Este tratamiento sirve para exfoliar, humectar y regenerar la piel. Los ingredientes son fáciles de conseguir y la preparación solo te llevará unos minutos.

Ingredientes

  • 3 cucharadas de bicarbonato de sodio (30 g)
  • 3 cucharadas de agua mineral (30 ml)
  • El jugo de ½ limón
  • 4 gotas de aceite de oliva, almendras o lavanda

Preparación

  • En un recipiente coloca el bicarbonato de sodio.
  • Echa de a poco el agua, mientras remueves para formar una pasta.
  • Exprime el limón y agrégalo a la preparación.
  • Por último, vierte las gotas del aceite esencial de tu elección.

Aplicación

  • Lava la cara con agua tibia y seca levemente dando suaves golpecitos con una toalla.
  • Esparce la mascarilla con movimientos circulares por todo el rostro (evita el contorno de los ojos).
  • Si notas un poco de escozor en los granitos no te preocupes, es normal.
  • Deja actuar 20 minutos y retira con abundante agua tibia.

2. Mascarilla de bicarbonato para piel seca

Esta receta es similar a la anterior pero, en vez de limón, lleva miel.

Ingredientes

  • 3 cucharadas de bicarbonato de sodio (30 g)
  • 3 cucharadas de agua mineral (30 ml)
  • 1 cucharada de miel (25 g)
  • 4 gotas de aceite de oliva, almendras o lavanda

Preparación

  • En un recipiente coloca el bicarbonato de sodio y añade de a poco el agua.
  • Cuando hayas obtenido una pasta homogénea, incorpora la miel (si es líquida, mejor).
  • Agrega el aceite esencial que prefieras y remueve.

Aplicación

  • Con el rostro limpio y levemente seco, coloca la mascarilla con mucha suavidad para no irritar.
  • Espera 15 minutos y retira con agua tibia.
  • Si notas que la piel está un poco seca puedes aplicar una crema hidratante (la que uses habitualmente) o bien un par de gotas de cualquier aceite esencial.

3. Mascarilla de bicarbonato de sodio con manzanilla

Bicarbonato de sodio acne

Este exfoliante facial es muy eficaz y se puede hacer en casa sin problemas. Cuando tengas una tarde libre aprovecha las bondades de sus componentes.

Ingredientes

  • 1 bolsa de té de manzanilla
  • ½ taza de agua (125 ml)
  • 2 cucharadas de avena en copos (20 g)
  • 1 cucharada de miel (25 g)
  • 2 cucharadas de bicarbonato de sodio (20 g)

Preparación

  • Prepara la infusión de manzanilla como de costumbre.
  • Deja reposar.
  • Mientras tanto muele los copos de avena con ayuda de un mortero, un procesador de alimentos o una cuchara.
  • En un recipiente coloca el bicarbonato, la miel y la avena. Mezcla bien.
  • Retira el saquito de té y añade de a poco en la preparación anterior.
  • Si queda demasiado ligera la mezcla puedes agregar más bicarbonato.

Aplicación

  • Lava bien el rostro y aplica generosamente, sobre todo en las áreas donde se acumula la grasa y la suciedad: nariz, frente y mejillas.
  • Deja pasar 20 minutos y enjuaga con agua tibia.
  • Al terminar aplica una crema hidratante. Repite este tratamiento una vez por semana.