Las mejores semillas que ayudan a adelgazar

Valeria Sabater · 24 julio, 2014
Las semillas de girasol nos ayudan a regular el colesterol y la absorción de grasas, pero recuerda no tomar más que la cantidad equivalente a dos cucharadas al día, simpre sin sal.

Las dietas milagro no existen y lo sabemos. Bajar de peso requiere algo de esfuerzo y sobre todo, llevar una nutrición adecuada que no sólo nos sirva para quemar grasas, sino también para cuidar de nuestra salud.

La fibra, es indispensable, y por eso queremos hablarte de las mejores semillas que ayudan a adelgazar. Pequeños tesoros ricos en nutrientes saludables que no debes perderte.

Las semillas que ayudan a adelgazar

Báscula

Un aspecto que debemos tener claro es que la fibra es indispensable para cuidar de nuestro organismo. Ayuda a que esté bien regulado y a que el tubo digestivo funcione correctamente para eliminar lo que no nos conviene. Por eso también es clave para adelgazar de modo saludable.

¿Sabías por ejemplo, que mantener una dieta con un alto contenido en fibra también puede proporcionar cierta protección contra la diabetes? ¿O que podría protegernos frente a enfermedades del corazón? Además, es además perfecta para ayudarnos a mantener equilibrados los niveles de colesterol.

Las semillas son los elementos más ricos en fibra, y además de aportarnos energía, nos ayudan a mantener en buen estado nuestra microflora bacteriana. Y no hace falta recordar que están riquísimas… porque ¿a quién no le gustan las pipas, o las semillas de calabaza?

A la hora de ayudarnos a bajar de peso son unas aliadas más que perfectas. Nos ayudan a quemar grasas, saciarnos, acelerar nuestro metabolismo, y son perfectas para consumir tanto en ensaladas, como en batidos, como en simples snaks.

Veamos cuáles son las mejores semillas para bajar de peso, ve tomando nota:

1. Las semillas de chía

semillas de chía

Seguro que has oído hablar de ellas. Las semillas de chía son muy ricas en fibra tanto soluble como insoluble. Son perfectas para ayudar a acelerar el metabolismo y bajar de peso poco a poco, si se toman regularmente.

Además, has de tener en cuenta que las semillas de chía son estupendas para contribuir a mejorar los problemas circulatorios por su alto contenido en ácidos omega 3 y 6.

Estos ácidos grasos pueden ayudar a reducir el colesterol “malo”, o LDL, y los triglicéridos y, por otra parte, elevar el llamado colesterol “bueno”, o HDL.

Puedes encontrar estas semillas en tiendas de productos naturales y en comercios normales. Basta con tomar de dos a tres cucharadas pequeñas de chía al día, acompañando tus ensaladas, yogures, batidos…e incluso gelatinas.

2. Semillas de lino o linaza

Semillas de lino

Las semillas de lino son la fuente vegetal más rica que se conoce de ácidos grasos omega 3 y la fuente más rica de estrógenos débiles, lo que las convierte en un superalimento.

Según los expertos, el lino aporta más fibra que cualquier otro cereal. Nos puede ayudar a mejorar el estreñimiento, recudir el colesterol, ¡y conseguir una dosis completa de omega 3, que supera incluso a la de cualquier pescado! ¿Cómo prescindir entonces de una dosis diaria de lino o linaza?

Te será muy fácil encontrar semillas de lino en cualquier tienda natural. Puedes consumirla del modo que quieras, con yogur, con ensaladas, con batidos…¡Y está riquísima!

3. Semillas de mostaza

semillas de mostaza

Son sabrosas y las puedes utilizar condimento con pescados, carnes, ensaladas…

Un complemento más que perfecto que te va a aportar omega 3, calcio, fibra, hierro, magnesio, niacina, fósforo, proteínas, selenio y zinc. Además son unas semillas muy digestivas, ya que gracias a sus propiedades pueden estimular la producción de jugos gástricos.

No tendrás ningún problema para encontrar semillas de mostaza, ya que se trata de una especia culinaria muy habitual que se usa para infinidad de platos. Puedes preparar desde ensaladas hasta deliciosos platos con salmón, pavo o pollo (siempre carnes magras).

4. Semillas de girasol

semillas de girasol

Son todo un clásico, pero eso sí, nunca las tomes acompañadas de sal. Por sí solas están deliciosas, y la sal no nos ayudará a bajar de peso, retendremos más líquido y nuestros riñones se resentirán. Así que olvidemos la sal en las semillas de girasol.

¿Y por qué son buenas para adelgazar? Por que son saciantes, pueden acelerar el matabolismo, y son muy saludables gracias a su contenido en ácidos oleico, linoleico, palmítico, esteárico, aráquico y lecitina.

Todo ello nos ayuda a reducir la absorción de colesterol y las grasas que no deben quedarse en nuestro organismo, mientras aumenta el colesterol bueno. Pero cuidado, solo podremos tomar un pequeño puñado al día, nos basta dos cucharadas al día.

A partir de esta cantidad, el nivel calórico ya sería demasiado elevado. Se trata de encontrar el equilibrio para poder beneficiarnos de sus propiedades para ayudarnos a bajar de peso. Recuerda, solo dos cucharadas. Puedes tomarlas como aperitivo, después de tu desayuno o a medio día.