Las 6 mejores técnicas de autocontrol

Yamila Papa Pintor · 26 noviembre, 2018
Poder manejar nuestras emociones es fundamental ante situaciones cuyas consecuencias podrían llegar a ser nefastas.

Quizás estés intentando dejar de fumar. Tal vez necesites reducir la ansiedad por la comida o, incluso, el impulso de comprar compulsivamente. Poder manejar nuestras emociones es fundamental ante situaciones cuyas consecuencias podrían llegar a ser nefastas. En este artículo, te contamos cuáles son las mejores técnicas de autocontrol.

Conócete a ti mismo

La famosa máxima del gran filósofo griego Sócrates tiene total vigencia para el tema que estamos tratando. Ciertamente, conocerse a uno mismo es la base del autocontrol. A su vez, el control de las emociones y las tentaciones propias es imprescindible para tener una vida más plena y saludable.

El autocontrol es una habilidad que se debe aprender y entrenar a diario. Esta es la manera más eficaz de mitigar emociones negativas como la ira, la gula o la envidia. La autodisciplina nos puede ayudar en todos los ámbitos de la vida: desde decir que no a una droga hasta evitar deudas imposibles de pagar, incluso, con la tarjeta de crédito.

La importancia de autocontrolarse

Para poder conseguir ese control tan deseado, lo primero es conocerse a uno mismo. Esto quiere decir que debemos saber cuáles son nuestras debilidades y nuestras fortalezas. Solo así podremos corregir las primeras y potenciar las segundas.

Seguir la dieta, dejar de fumar o no entrar en cólera cuando hay mucho tráfico es bueno para nuestra salud mental y física. No obstante, para poder lograrlo es imprescindible hacer un trabajo de recogimiento o de conocimiento interior.

Partiendo de que la irracionalidad es el opuesto del autocontrol, tenemos que tratar de ser conscientes de nosotros mismos en todo momento. En especial, cuando debemos tomar una decisión.

Comer un chocolate, fumar un cigarrillo o comprar unos zapatos nuevos puede ser muy gratificante en el corto plazo. Mas, no necesariamente es bueno o conveniente. Tanto es así que, en muchas ocasiones, sobrevienen a esos impulsos el arrepentimiento, la frustración y hasta la depresión.

Por ello es muy importante ver y oír las señales que nos da el cuerpo ante diversas situaciones y tomarnos unos instantes para analizar bien la situación. Por ejemplo, estás ante un escaparate viendo un bolso bonito. Pues bien, no entres de inmediato a la tienda para comprarlo. Piensa si lo puedes pagar y cuántas deudas tienes ya.

Otro ejemplo: Si estás a punto de encender un cigarrillo, recuerda los efectos negativos que tiene fumar para la salud. Lo mismo se aplica si estás pensando en servirte otra porción de pastel o en beber una copa más.

Tal vez te interese leer de forma complementaria: Recomendaciones de un fumador para dejar la adicción al cigarrillo.

Claves para tener autocontrol

Claves para tener autocontrol

Por supuesto que tenerlo no es nada sencillo. El autocontrol es un recurso frágil; no dura mucho tiempo. Puede desaparecer en cuestión de segundos. Su carencia podría hacernos actuar de una forma irracional.

Al igual que sucede con los músculos, la fuerza de voluntad también se puede entrenar. ¿Cómo? Pues, practicándolo a diario, con constancia y compromiso. Es importante estar siempre atentos y recordar cuáles son las situaciones que exigen de nosotros que lo pongamos en práctica. Las mejores técnicas para manejar tus emociones son:

1. Presta atención a tu comportamiento

Si no eres consciente de tus hábitos y rutinas, es muy difícil controlar tus decisiones o actitudes.

  • Si quieres perder peso, define qué deberías comer a diario.
  • Si necesitas una cuenta bancaria “en verde”, analiza cuáles son tus hábitos de consumo.

2. No pienses en lo que te preocupa

Tener demasiada preocupación

Si bien debes mantener la racionalidad en tus actos, tampoco es bueno que te obsesiones. La mente suele ser bastante caprichosa en estos casos. Cuanto más te empeñes en evitar un pensamiento, más aparecerá en tu imaginación. Por tanto, practica las técnicas de autocontrol cuando sea necesario. El resto del tiempo dedícate a otras actividades.

3. Sanea tus hábitos

Todos nuestros cambios de actitud o de hábitos requieren autocontrol y compromiso. Desde ir al gimnasio hasta hacer dieta, pasando por dejar de fumar o no gastar porque sí. Se cree que el cerebro necesita 21 días para instaurar un comportamiento. Ese es el tiempo que deberás esperar, como mínimo, para lograr tus objetivos.

A partir de la tercera semana, estos hábitos saludables ya no serán autoimpuestos, sino que se convertirán en algo natural. Solo es cuestión de esforzarse durante ese período.

Te invitamos a leer también: 9 hábitos saludables que puedes hacer en 5 minutos.

4. Relájate

Es momento de relajarte

Respirar hondo, contar hasta 10 y cerrar los ojos, puede ser una excelente técnica para calmarte y ejercitar el autocontrol.

Cuando estés ansioso, enfadado o a punto de cometer un error, trata de relajarte. Puedes poner en práctica otros métodos como, por ejemplo, la meditación o incluso beber una infusión de manzanilla. El objetivo es que no tomes decisiones apresuradas ni irracionales.

5. Presta atención a tu ambiente

Pongamos por caso: Tus amigos van a un bar todos los días después del trabajo y tú estás intentando dejar de beber. Entonces, deberías alejarte un poco de ellos o bien, proponer otro tipo de salida.

Si sabes que tu problema son las compras compulsivas, no vayas al centro comercial si te sientes triste o aburrida. Otras posibles situaciones: Quieres bajar de peso, haz la compra después de haber almorzado. O, necesitas estar más atenta al trabajo; lo lógico sería que alejes el móvil de tu vista.

Es posible que el ambiente que te rodea te inste a actuar de cierta manera. Si no está al alcance de tu mano cambiarlas, serás tú la que debes alejarte de ellos.

6. Libera las tensiones

Ejercicio de meditación para eliminar las tensiones

Hay muchas actividades que te pueden servir para encauzar esos impulsos que te perturban: Hacer ejercicio, caminar o, incluso, tomar un baño de espuma pueden ser buenas opciones para liberar las tensiones y potenciar el autocontrol.

¡Toma el control de tu vida! ¡Está en tus manos!

 

  • Fernández del Río, E. (2010). Autocontrol. Vigo: Nova Galicia.
  • Guthrie, W. K. Ch. (1994). Historia de la Filosofía griega (Volumen III: Siglo V). Madrid: Gredos.
  • Izquierdo Martínez, Á. (2002). “Autorregulación y autocontrol del ‘yo’ en la persona: algunos principios y procesos”, Revista Complutense de Educación, 13 (1): 229-247.
  • Pérez Capdevila, J. (2011). “Óbito y resurrección del análisis DAFO”, Avanzada Científica, 14 (2): 1-11.