¿Las mujeres se cansan más que los hombres?

Las investigaciones afirman que debido a la biología y la psicología, el sexo femenino necesita dormir más que el masculino. Hay otras diferencias entre hombres y mujeres, en lo relacionado al cansancio o la fatiga y también las enfermedades. Responde a la pregunta de ¿Las mujeres se cansan más que los hombres? En el siguiente artículo.

Los datos son tajantes: las mujeres sufren un 50% más de fatiga que los hombres. Es más probable que veas a una señorita débil, fatigada y sin fuerzas que a un señor. El Centro de Control de Enfermedades de Estados Unidos confirmó que un 15% de mujeres declararon sentirse con cansancio a diario, frente a un 10% en los hombres. Esta diferencia es aún mayor cuando se pasan los 40 años (16% de las mujeres y 9% de los hombres).
El sexo femenino es más propenso a sufrir insomnio y síndrome de fatiga crónica. Esto puede deberse por un lado a la biología y por otro a los instintos primarios de supervivencia de la familia. Así es porque las mujeres a partir de tener hijos, crearán un sistema de sueño más ligero, con el fin de proteger a sus niños de cualquier problema o peligro.

Cansancio matinal
También se ha demostrado que cuando una mujer y un hombre duermen juntos, ella no podrá dormir tan placenteramente por un desequilibrio en los ritmos circadianos de los dos. Lo que se conoce como “reloj biológico” son en realidad las oscilaciones y variables biológicas que se van determinando según las horas del día y de la noche. Las mujeres tienen un cambio de ritmo 6 minutos antes que los hombres, por lo cuál, las fases de sueño son diferentes y por ello ellas se despiertan antes (en la mayoría de los casos).

No sólo lo biológico explica esta premisa de que las mujeres están más cansadas que los hombres. Podemos también hablar de lo cultural. Por ejemplo, las esposas y madres son las que se encargan de preparar el desayuno, cuidar los hijos y dejarlos listos para ir a la escuela, son las que se van a dormir más tarde porque dejan todo limpio, etc. Los factores sociales y los hábitos cotidianos son más sufridos por las mujeres que por los hombres.
Y no podemos olvidarnos de lo hormonal, un factor determinante en nuestra vida. Los cambios biológicos de las mujeres se alteran según el momento del mes debido al ciclo menstrual o de ovulación. Esto influye en la conciliación del sueño, afectando el nivel de fatiga y cansancio.

combatir_el_cansancio.jpg_552074685

¿Las mujeres tienen que dormir más que los hombres?

Esta es la segunda pregunta que se han hecho los científicos. En la Universidad de Duke han llegado a la conclusión que las mujeres precisan dormir más que los hombres porque deben enfrentarse a otro tipo de cansancio, ya sea físico como mental.

Las mujeres tienen más vulnerabilidad a la depresión, la ira y la hostilidad a la mañana. Muchos son los factores de ello. Por ejemplo, porque ellas ocupan más capacidad del cerebro que ellos. Las mujeres tienen más cantidad de tareas que hacer cada día, no importa si trabaja fuera de casa o no. Por la noche, necesitan dormir más.

cansancio-cronico

¿Las mujeres enferman diferente que los hombres?

Si bien es cierto que el sexo femenino es más longevo que el femenino, también es verdad que ellas visitan más al médico, fuman y beben menos. Las hormonas de la mujer las protegen de padecer enfermedades cardíacas hasta que entran en la menopausia. No se sabe mucho en relación a las dolencias que afectan más a un sexo que al otro, pero si se pueden notar algunas diferencias.

Por ejemplo, las mujeres experimentan síntomas más graves de artritis reumatoidea que los hombres. Ellas sufren más hinchazón, dolor y adormecimiento en sus manos en una etapa idéntica de la enfermedad. Las hormonas pueden tener mucho que ver en esto, más precisamente, el estrógeno, que aumenta la inflamación, exacerbando hinchazón y dolor en las articulaciones.

Artritis
Las diferencias físicas y musculares entre los sexos también tienen que ver en las enfermedades de uno y otro sexo. Ellos cuentan con más masa muscular y sus músculos son más fuertes. El organismo funciona de manera más eficiente y la tensión de las articulaciones se reduce. La distribución del peso en las mujeres se asienta en las caderas y en las rodillas.

Las estadísticas cambian cuando hablamos de otra enfermedad. En el caso de la varicela, si se la contrae a la edad adulta, puede ser más peligrosa para los hombres que para las mujeres. Los pacientes del sexo masculino tienen más posibilidades de morir por esta patología, además causar inflamación en los testículos, causando menor producción de esperma y secuelas en su función sexual. Algo similar ocurre con las paperas.
El asma es más peligroso para las mujeres y también tienen mucho que ver las hormonas. Hasta la pubertad, son los niños los que tienen más asma que las niñas, aunque luego de la adolescencia, ese valor cambia completamente. El estrógeno (otra vez) está vinculado con la sensibilidad en las vías áreas y la testosterona, la hormona masculina por excelencia, surte el efecto contrario.

Y por último, en cuanto al dolor, las mujeres son menos sensibles. Pueden soportar mayores grados de dolor debido a que produce unos analgésicos naturales y el estrógeno baja la cantidad de dolores en el organismo. Por ello es que pueden soportar el parto, un enorme dolor, esperado y a la vez temporario.

Categorías: Curiosidades Etiquetas:
Te puede gustar