¿Las mujeres también pueden eyacular?

Este artículo fue redactado y avalado por filósofa y sexóloga Isbelia Esther Farías López
27 abril, 2018
Saber si las mujeres también eyaculan es un deber que tienen todas las personas para entender y disfrutar lo que pasa en la cama.

Cuando se utiliza el concepto «eyaculación», generalmente se asocia a los hombres. Sin embargo, en los últimos años ha surgido una interrogante que causa mucha curiosidad: ¿las mujeres también pueden eyacular?

Aunque en ocasiones no lo perciban, las mujeres sí eyaculan. Ahora, la cantidad de fluido y percepción de la expulsión depende del tamaño de las glándulas parauretrales, también llamadas glándulas de Skene.

La eyaculación femenina o squirt es la expulsión de un líquido que se da en mayor medida durante el orgasmo.

Cabe destacar que este fluido vaginal no tiene ninguna relación con el semen masculino. Se trata de un líquido incoloro y sin olor que frente al desconocimiento se creía que era orina o lubricante natural.

La cantidad que se libere no se relaciona con el tipo de orgasmo. Lejos de lo que hacen figurar en algunas películas pornográficas, el mejor orgasmo puede no tener eyaculación asociada. O viceversa.

A nivel fisiológico puede suceder que la eyaculación viaje hacia la vejiga y por ese motivo no se la identifique. Nos preguntamos, ¿las mujeres también pueden eyacular?

¿Las mujeres también pueden eyacular? ¿Cómo lo logran?

Las glándulas de Skene producen y se llenan de líquidos que expulsan en el orgasmo. Para llegar a la eyaculación es necesaria la estimulación del clítoris y del interior de la vagina.

Está claro que cuanto mayor excitación, hay más probabilidades de que las mujeres también eyaculen, pero no es determinante.

Diversos estudios han demostrado que el placer que proviene del interior de la vagina ocurre gracias a la estimulación del clítoris, el cual tiene aproximadamente 10.000 terminaciones nerviosas y su longitud se extiende hacia las paredes vaginales internas. Por tanto, el placer interno NO proviene del encuentro y estimulación del famoso punto G, cuya existencia aún es un tema controversial entre los expertos.

Te recomendamos leer: La posición de la Indra: para estimular el punto G

¿Cómo estimular a las mujeres para que eyaculen?

Existen algunas posiciones sexuales que son muy utilizadas para alcanzar el máximo placer en pareja. Ahora, a diferencia de lo que se suele creer, no solo ayudan al hombre a alcanzar el clímax y eyacular, sino también a la mujer.

El perrito invertido

Pareja teniendo sexo en la postura del perrito invertido.

Las mujeres se colocan en la cama flexionando sus piernas y apoyando los pies en el pecho del hombre. Él se arrodilla al frente y la penetra en un ángulo muy cómodo. Al mismo tiempo, se presiona el bajo vientre y la estimulación es doble.

La vaquera invertida

La mujer se sienta encima de los genitales de su caballero, de espaldas a su rostro. Sus balanceos le permiten presionar al punto exacto que ella desea. Y a su vez, puede frotar el clítoris al mismo ritmo contra sus partes íntimas o utilizando diferentes juguetes.

Ver también: Mitos y verdades de los juguetes sexuales

El maquinista

Ella se tira de lado y eleva una de sus piernas mientras mantiene la otra estirada. El amante se coloca entre ellas en forma perpendicular y el ángulo es la penetración ideal.

En esta postura el coito es profundo y la pierna del hombre roza el clítoris, llevando así a la mujer a una gran excitación.

Existen muchas otras posturas sexuales que permiten utilizar los dedos o elementos adicionales para el sexo.

Postura del maquinista.

¿Las mujeres también pueden eyacular? Sí, aunque no siempre se den cuenta. Existen varias formas de conseguirlo y alcanzar el máximo placer posible.

Técnicas para que las mujeres eyaculen solas

  • Higienizar las manos y asegurarse de tener las uñas sin ninguna astilla que pueda provocar lesiones internas.
  • Comenzar a frotar la vagina y el clítoris para generar excitación.
  • Ingresar los dedos anular y corazón juntos e iniciar movimientos al comienzo suaves.
  • Llevar los dedos al interior de la vagina. Buscar del lado interno al mismo nivel del clítoris.
  • Continuar moviendo los dedos llevando hacia adelante y hacia atrás. Esto depende del gusto de cada mujer y pueden cambiar la dirección y la fuerza.
  • De igual manera existen otros músculos vaginales que resultan muy placenteros cuando se estimulan.
  • La lubricación natural comienza a aumentar y resulta más sencilla la masturbación.
  • Si en algún momento se sienten ganas de orinar, en realidad, es la eyaculación que está por llegar.
  • Es hora de continuar con los movimientos sin perder ritmo. Permanecer concentradas en las zonas que más placer otorgan.
  • La sensación irá en aumento hasta que el fluido surge y muy probablemente el orgasmo lo acompañe.
Lubricación en la mujer.

Recordar que las mujeres también eyaculan

Mojar la cama en el orgasmo no es motivo de vergüenza. Significa que la mujer también eyaculó y es algo tan natural como sucede con el hombre.

Si no se nota ningún líquido, no pasa nada malo. Lo importante es disfrutar del sexo y de la conexión con el compañero. Eyacular no significa tener orgasmos.

El cine pornográfico hace creer situaciones totalmente exageradas y falsas sobre la eyaculación femenina.

No generarse falsas expectativas y disfrutar es la clave para ser felices en la cama.