Las numerosas bondades del cloruro de magnesio

Este artículo fue redactado y avalado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas
15 julio, 2019
Una alimentación balanceada ofrecerá al organismo todos los nutrientes que necesita para funcionar correctamente, incluyendo el cloruro de magnesio.

El cloruro de magnesio es un compuesto mineral que puede encontrarse de forma natural en distintos alimentos como: los productos lácteos, el pescado, las verduras de hoja verde, además de la sal y ciertos frutos secos y semillas.

Si bien es cierto que puede encontrarse como suplemento en farmacias, lo más conveniente es aprovecharlo a través de la alimentación, a menos que el médico indique lo contrario.

¿Para qué sirve el cloruro de magnesio?

Así como el calcio ayuda a mantener la salud ósea, entre otras cuestiones, el cloruro de magnesio es una sustancia que ayuda a mejorar la transmisión de los impulsos nerviosos y optimizar el rendimiento muscular en el deporte.

De hecho, entre los beneficios del cloruro de magnesio se encuentran:

  • Ayuda en la formación de los tejidos, los huesos, los anticuerpos, los enzimas y las hormonas.
  • Además, colabora con la relajación muscular, el ritmo cardíaco y equilibrio mental.
  • Contribuye a tener en buena forma cartílagos, tendones y huesos reparándolos en caso de desgaste.
  • Favorece un equilibrio mineral (al mejorar la absorción del calcio). Esto viene muy bien para problemas de artrosis, osteoporosis y patologías similares.
  • Colabora con los riñones para eliminar el ácido úrico pues suele reanimar los órganos en sus funciones.
  • Por último, puede poner fin al problema del estreñimiento (ya que ayuda a que los músculos del sistema digestivo se relajen).

Ideal para deportistas

En líneas generales, una cucharadita de cloruro de magnesio (disuelto en agua) puede ayudar a regular la actividad neuromuscular y mejorar la transmisión de los impulsos nerviosos. Además, debemos destacar su capacidad para energizar los procesos psicofísicos y mejorar así la contracción-relajación muscular.

En este sentido, su ingesta puede ser muy aconsejable para deportistas o quienes tienen un gran desgaste físico en su actividad diaria. De este modo, retrasa o minimiza la aparición de los calambres y signos de fatiga.

Pero todavía hay más. Por último, mejora en gran medida el aparato circulatorio, reduce los niveles de colesterol y equilibra la temperatura corporal.

Además, ayuda a mejorar la nutrición y la obtención de energía al metabolizar los carbohidratos y proteínas. Por este motivo, es aconsejable tanto para niños como mayores con gran gasto calórico al día.

Cloruro de Magnesio

Para todas las edades

La gran mayoría de las personas pueden beneficiarse del cloruro de magnesio; sin embargo, la cantidad a ingerir puede variar en función de las necesidades de cada quien. Por ello, es importante contar con la aprobación de un médico antes de comenzar a incluirlo en la dieta.

Algunos de los beneficios que puede brindar al organismo son:

  • Evita los mareos y las náuseas.
  • Tiene efectos tanto diuréticos como laxantes.
  • Combate la irritabilidad neuromuscular.
  • Puede ayudar a combatir la depresión y el estrés.
  • Es un buen aliado contra: la bronquitis, los trastornos estomacales, las hemorroides, las enfermedades de la próstata, la arteriosclerosis, las hemorroides, entre otros.
Cloruro de Magnesio

¿Cómo y cuándo tomarlo?

  • Lo más fácil es disolver en un litro de agua 50 gramos de cloruro y tomarlo en la cantidad que ocupa una taza de té. Las beberemos en ayunas una y otra antes de acostarnos. Digamos que cuanto mayor es la edad mayor debe ser la dosis.
  • Otra manera de tomar este suplemento es mediante cápsulas o comprimidos. De este modo podemos saber la cantidad exacta.
  • También existen otras formas de magnesio para quienes no digieren bien el cloruro: citrato, lactato, carbonato, etc.
  • La mejor forma de medirla es según el intestino. Si vamos mucho al baño, mejor reducir hasta una cantidad que nos sintamos bien regulados.
  • Guardar siempre el preparado en una botella de vidrio en el frigorífico. No obstante, para consumirlo mejor dejarlo entrar en temperatura ambiente.

A tener en cuenta

Los niños pueden tomar media dosis al día. Esta les ayudará mucho tanto en su crecimiento como en su rendimiento escolar. Por otra parte, los adolescentes pueden tomar una dosis si su gasto energético es intenso. A partir de los 40 años mejor tomar una dosis doble en las cantidades que el organismo precise.

En caso de enfermedad se puede aumentar la dosis, pero para esto mejor consultar con el médico de cabecera.

  • Mordike, B. L., & Ebert, T. (2001). Magnesium Properties – applications – potential. Materials Science and Engineering A. https://doi.org/10.1016/S0921-5093(00)01351-4
  • Hiner, A. (2018). Magnesium. Nursing Critical Care. https://doi.org/10.1097/01.CCN.0000527218.03934.56
  • Fawcett, W. J., Haxby, E. J., & Male, D. A. (1999). Magnesium: Physiology and pharmacology. British Journal of Anaesthesia. https://doi.org/10.1093/bja/83.2.302