Las porciones que deberías comer están en tus manos

Lorena González · 23 noviembre, 2017
Si queremos comer las cantidades adecuadas de cada alimento podemos guiarnos por las porciones que quepan en nuestras manos según el caso, y primar siempre las opciones sanas

A menudo comemos de más y es precisamente por ello por lo que acabamos subiendo de peso.

Sin embargo las porciones que tu cuerpo necesita están en tus manos. Presta atención a esto porque te sorprenderá y aprenderás a comer mejor.

Con esta técnica podrás bajar de peso sin tener que renunciar a ningún alimento.

Y es que, cuando no medimos lo que comemos, podemos cometer excesos considerables, llegando a comer hasta cinco veces más de lo que realmente nuestro cuerpo necesita.

Cómo aplicar la dieta la mano

Lleva una dieta repleta de antioxidantes

La conocida dieta de la mano te será de gran ayuda para saber las porciones que verdaderamente tu cuerpo necesita. Estas porciones son las siguientes.

La dieta de la mano es una alternativa sana y es así cómo se debe aplicar.

Cantidad de vegetales

Si colocas las dos manos simulando un recipiente tendrás la cantidad de vegetales que debes comer al día.

Cantidad de carbohidratos

Para saber la cantidad de carbohidratos que debes ingerir tienes que medir la parte de delante de tu puño y sabrás la cantidad de carbohidratos, ya sea arroz, pasta, etc. que debes servirte.

¿Quieres conocer más? 8 vegetales que causan alergia

Cantidad de proteínas

carnes

Para conocer la cantidad de proteínas que debemos tomar tendremos que tomar nuestra palma de la mano y, con ella abierta, mirar la porción que sale.

Esa sería la cantidad suficiente para nuestro organismo.

Cantidad de fruta

Con el puño cerrado obtendrás la cantidad de fruta diaria que es recomendable para tu cuerpo.

Cantidad de grasa

En cuanto a la cantidad de grasa que debes tomar, proveniente de alimentos como la mantequilla, etc. decir que no debe ser mayor que la punta del dedo índice.

Cómo debe ser una dieta sana

Una buena dieta debe tener estos puntos en común.

1. No abusar de los carbohidratos refinados

Cómo cocinar una pasta más cremosa sin crema ni queso

Hay que tener en cuenta que estos carbohidratos son absorbidos por el organismo muy rápidamente, aportando enormes cantidades de glucosa a nuestra sangre y haciendo que almacenemos una cantidad innecesaria de energía

Esto hace que se desregule el sistema de quema de grasas. El resultado es que el cerebro recibe sensaciones erróneas que hacen que no nos saciemos.

  • Estos carbohidratos se encuentran en alimentos como el arroz, el azúcar, la pasta, el pan blanco, la bollería y los refrescos.

2. Consumir proteínas

Una dieta sana y equilibrada apostará por la ingesta de proteínas en su justa medida. Se considera un consumo adecuado de proteína si se corresponde con 1 gramo por cada kilo de nuestro peso.

  • Las proteínas se encuentran en la carne animal, aunque también las hay de origen vegetal como la soja y sus derivados, las legumbres y los frutos secos.
  • El pescado también es rico en proteína, especialmente el pescado azul.
  • Por su parte, entre las legumbres, la reina de la proteína es la la lenteja.

¿No lo sabías? 3 indicadores que señalan falta de proteínas en la alimentación

3. Consumir grasas saludables

frutos secos nueces

Una dieta sana debe tener también cierto contenido de grasa saludable. Este tipo de grasa se corresponde con la que aportan alimentos como el pescado azul, que es rico en Omega 3.

  • También se encuentran en alimentos como las carnes magras, los aceites de origen vegetal como el aceite de oliva y las nueces.

4. No te olvides de disfrutar comiendo

Ninguna dieta será efectiva si no es capaz de conseguir que disfrutes comiendo. Y es que lo único que conseguirá, de lo contrario, es que te acabes aburriendo y por tanto, dejándola. De ahí que no resulte efectiva realmente.

  • Para evitar que la dieta se acabe convirtiendo en una tortura tendrás que hacer menús variados con alimentos saciantes y evitar siempre que te quedes con hambre.

Eso sí, debes en cualquier caso siempre evitar caer en la tentación de tomar determinados alimentos ricos pero muy calóricos.

  • Establece unos objetivos y evalúa los resultados. Lo importante para que tu dieta resulte efectiva es que obtengas una forma de comer propia que verdaderamente se ajuste a tus necesidades y gustos a la vez que te permite bajar de peso de un modo saludable.

Comer debe ser un acto voluntario que haces de manera consciente y no una serie de impulsos que te hacen asaltar el frigorífico para ingerir alimentos nada saludables.

Esto es algo fundamental que debes tener muy presente en todo momento. Haz la prueba y bajarás de peso sin que sea un suplicio.