Las propiedades anticancerígenas del chocolate

Francisco María García 14 febrero, 2018
El chocolate es un alimento que tiene la capacidad de ayudarnos a combatir el estrés e incrementar nuestro bienestar mediante la producción de endorfinas.

Se trata de un alimento nutritivo y quizás el dulce más popular de todo el planeta tierra. Por si fuera poco, numerosos estudios avalan las propiedades anticancerígenas del cacao puro. Lejos de lo que muchos podrían imaginar, el chocolate incluye en su composición sustancias útiles para la prevención del cáncer.

El cacao y sus poderosos antioxidantes

Otras fuentes de flavonoides

Al estar compuesto sobre todo por cacao, el chocolate cuenta con cuatro antioxidantes y todas ellos contribuyen a la protección y el fortalecimiento del sistema inmunológico:

  1. Catequinas.
  2. Flavonoides.
  3. Procianidinas.
  4. Resveratrol.

Lo importante es que se sabe que todas estas sustancias son imprescindibles a la hora de proteger a las células del daño genético o del envejecimiento celular, entre otros. Esto se podría traducir en que el chocolate posee propiedades capaces de prevenir determinados tipos de problemas relacionados con estos dos factores.

La clave de todos estos antioxidantes está en la acción que ejercen sobre los radicales libres.

Te recomendamos leer: Los beneficios del cacao en nuestro sistema inmunitario

¿Qué son los radicales libres?

Los radicales libres son especies reactivas del oxígeno. Es decir, el oxígeno, al respirar, interacciona con moléculas presentes en nuestro organismo y da lugar a especies que presentan uno o dos electrones desapareados. Se trata de moléculas muy inestables y con una gran capacidad de interacción con las moléculas cercanas.

Resumiendo: la presencia de radicales libes puede interaccionar de forma negativa con nuestras células, causando determinados daños. Los antioxidantes presentes en el chocolate y en muchos otros alimentos evitan que esto ocurra neutralizando a estas especies reactivas.

En este sentido, los radicales libres aceleran el deterioro del sistema cardiovascular, entre otros. También pueden propiciar la aparición del cáncer. Algunas modalidades del cáncer como el de esófago y el de boca pueden ser producidas puntualmente por la acción de los radicales libres.

Propiedades anticancerígenas del chocolate

Precisamente es aquí en donde intervienen los antioxidantes presentes en el cacao. Resulta que estas sustancias tienen el trabajo de hacerle frente a los radicales libres, por lo que protegen a las células de su efecto devastador.

El sistema inmunológico se fortalece precisamente por la protección de estas sustancias. Se evita el envejecimiento de las células y de los propios órganos y sistemas. Las propiedades anticancerígenas del chocolate convierten a este alimento en un escudo protector.

La epicatequina y su poderoso efecto anticancerígeno

La epicatequina es otro antioxidante muy potente que ayuda a revertir los procesos cancerígenos. Los especialistas sostienen que esta molécula es capaz de contrarrestar a las células cancerosas. Y si hay un alimento rico en epicatequina ese es precisamente el cacao. Por eso, en la actualidad, se habla tanto de las propiedades anticancerígenas del chocolate.

El chocolate agrio es mucho más rico en antioxidantes

En general, los chocolates comerciales pueden mantener algún grado de antioxidantes presentes en la semilla del cacao. Pero la mayoría de estos productos pasan por procesos de depuración y manufactura en los que se pierden muchas de sus propiedades.

El chocolate agrio es mucho más rico en antioxidantes

Entre las distintas modalidades, el chocolate negro y agrio son una fuente rica en catequinas, flavonoides, procianidinas, y por supuesto, de la beneficiosa epicatequina.

Lo cierto es que mientras el producto final se conserve lo más oscuro y natural posible, mantendrá una mayor cantidad y calidad de antioxidantes. Entre todas las posibles elecciones, la mejor opción es ingerir cacao molido.

Ver también: ¿En verdad el chocolate causa estreñimiento?

¡Atención!

Aún cuando las propiedades anticancerígenas del chocolate ya están comprobadas, esto no significa que debamos entender la ingesta de este dulce como si se tratara de un medicamento potente.

Su consumo contribuirá modestamente en a la prevención y tratamiento de la enfermedad. Y evidentemente, todo aquello que sume jamás debe ser descartado. Normalmente lo encontraremos muy azucarado, y el azúcar es dañino para nuestra salud.

Aunque tenga algunos beneficios, este producto alimenticio no tiene la capacidad de sustituir a los tratamientos médicos implementados en la lucha contra el cáncer. Y no deberíamos excedernos a la hora de comerlo.

Cuando vamos al mercado, lo mejor es elegir un chocolate de calidad. Con el mayor porcentaje de cacao posible y sin azúcares añadidos. Lo bueno es que ya sabemos que este delicioso alimento puede aportar beneficios considerables a nuestra salud.

Te puede gustar