Las propiedades del amaranto

30 octubre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la nutricionista Eliana Delgado Villanueva
El amaranto es un cereal de fácil cultivo y, gracias a sus vitaminas proteínas y minerales, puede ser beneficioso para el sistema cardiovascular.

El amaranto es un cereal que fue cultivado hace miles de años por los pueblos precolombinos y, al igual que la quinoa, era considerado un ‘cereal sagrado’.

Además,como bien indica el siguiente estudio, el amaranto es uno de los cereales más ricos en hierro, calcio y proteínas. Existen diversas especies repartidas en distintos países de América Latina, donde se produce, principalmente.

Debido a que el amaranto necesita aproximadamente un 50 % menos de agua para ser cultivado en relación con otros cereales, es muy económico y ecológico, además de poseer grandes cualidades nutritivas.

Por otro lado, se adapta a casi todo tipo de clima y suelo, por lo que resulta fácil de cultivar. ¿Quieres saber más sobre este fabuloso cereal? Sigue leyendo.

El amaranto casi puede consumirse en su totalidad, por lo que resulta ser muy aprovechable. Sus hojas pueden emplearse en guisos, sus tallos pueden utilizarse como forraje para animales o como verdura y sus semillas se pueden utilizar para hacer panes sin gluten, entre otras cosas. La semilla de amaranto preferentemente debe ser cocida, y esta cocción es muy rápida y sencilla.

Además, el amaranto posee vitaminas A, B1, B2 y C. Por eso, puede ser muy es muy beneficioso para el sistema cardiovascular, ya que nos puede ayudar a reducir el colesterol malo.

Asimismo, también puede ser bueno para nuestro sistema digestivo, no solo por las vitaminas que presenta, sino por su contenido en fibra. Esta tiene propiedades diuréticas que pueden favorecer la digestión, así como la eliminación de ciertas toxinas a través del aparato excretor.

En cuanto a su incorporación a la dieta de los niños, se recomienda que el amaranto se comience a consumir con precaución a partir de los siete meses. Este le brindará hierro al organismo del niño.

Quizás te interese: Las semillas: pequeñas gigantes para una dieta sana

Altos niveles de proteínas en el amaranto

Amaranto

Este cereal tiene un alto contenido en proteínas. De hecho, su semilla contiene entre 12 y 19 gramos por cada 100. Así, presenta tanta proteína como el trigo y más que la cebada, el maíz o el arroz.

Además, es uno de los pocos cereales, junto con la quinoa, que contiene lisina. Esta es un aminoácido esencial que desempeña numerosas funciones en nuestro organismo.

Entre ellas encontramos su papel en la producción de colágeno, junto con la arginina. También se dice que puede ayudarnos a reforzar el sistema inmune para luchar contra los virus y bacterias. Así, esta semilla puede ser una gran aliada de nuestras defensas y de nuestra piel, aunque no hay evidencias científicas que lo demuestren.

Descubre: ¿Qué nos aportan los cereales a nuestro organismo?

Receta de pan de amaranto

Amaranto en el pan

Ingredientes

  •  2 tazas de harina de amaranto.
  • 2 tazas de harina de trigo.
  •  1 cucharada de miel.
  • 1 l de leche caliente.
  •  ½ taza de agua.
  •  1 cucharadita de sal.
  •  30 g de levadura de cerveza fresca.
  • 3 cucharadas de aceite de girasol.

Elaboración

  • Primeramente, mezcla el aceite de girasol, la leche, la miel y el agua caliente.
  • Aparte, disuelve la levadura en unas cucharaditas de agua tibia. Luego, deja fermentar y agrega a la mezcla realizada.
  • A continuación, en la mesada, mezcla la harina de trigo y la harina de amaranto con la sal.
  • Después, haz un hueco, agrega los líquidos y une hasta que se forme una pasta firme y tierna. Debes mezclarlo muy bien.
  • Luego, tápalo y déjalo levar hasta que su volumen se duplique.
  • Una vez duplicado, amasa nuevamente y pon en un molde alargado (de los que se usan para hacer un budín inglés) aceitado y nuevamente dejar levar.
  • Finalmente, hornea aproximadamente durante 45 minutos a fuego medio.

Y… ¡Listo! Empieza a disfrutar de este delicioso pan y de todos los beneficios de esta semilla. ¿A qué esperas?

Imagen cortesía de Elias Rovielo