Cómo hacer que las relaciones no afecten tu carrera

Yamila Papa Pintor · 8 enero, 2019
En los tiempos actuales, muchas mujeres deciden centrarse en su profesión, y eso puede ocasionar problemas. Para lograr que las relaciones no afecten tu carrera debes organizarte bien y saber equilibrar.

Poner el énfasis en la profesión puede generar profundas crisis en una pareja, o viceversa. Que las relaciones no afecten a tu carrera quizá sea una de tus preocupaciones. No se trata de elegir entre una cosa y otra, sino de compatibilizar y equilibrar la balanza para prestarles la atención necesaria a ambas.

La mujer de hoy ya no se queda en casa, sino que estudia, trabaja y se desarrolla como profesional. Este hecho, a veces puede traer consecuencias para la pareja, la familia o las amistades. ¿Es posible lograr que las relaciones no afecten tu carrera? ¡Te lo contamos!

¿La carrera o las relaciones?

Parece que esta sería la pregunta que debemos responder. Sin embargo, como hemos adelantado, el enfoque no es el correcto. En realidad, deberíamos encontrar la clave para que cada ámbito de nuestra vida esté alineado, en sintonía y, sobre todo, sin descuidar.

Mujer feliz en el trabajo

Muchas veces sucede que tenemos un trabajo que nos encanta, pero la relación de pareja va de mal en peor porque no contamos con tiempo suficiente para ella. Y eso nos lleva a plantearnos si estaremos haciendo bien o no en poner el foco en lo profesional, cuando lo personal también es importante.

Tal vez hayas decidido prestarle más atención a tu relación y has dejado de lado un proyecto, un emprendimiento o la carrera. Pero si te separas o analizas tu vida, puede que pienses: “¿por qué he desperdiciado mi vida y no he hecho lo que tanto quería?”

O quizás te encuentres en una situación ideal en la que, además de hacer lo que te gusta, tu pareja te entiende y sabe que estás un poco ocupada. Pero llegará un día en que deje de ser tan comprensivo y tengáis esa discusión típica porque no le prestas atención.

Por ello, no podemos bajar la guardia y esperar que todo fluya o se solucione solo. Debemos ser conscientes de las necesidades propias, pero también de las ajenas, y sobre todo, darle el lugar y la importancia que cada cosa se merece.

También te puede interesar: Cómo comprometerte con tu pareja sin sacrificar tus necesidades

Evitar la competencia carrera-relación

Mujer trabajando

Puede sonar como algo imposible, pero aunque sea difícil, debes hacer lo que esté a tu alcance para lograr el equilibrio. Conseguir que las relaciones no afecten tu carrera no es algo utópico.

Los problemas siempre surgirán. Habrá momentos en que quieras ‘plantar bandera blanca’. Te plantearás renunciar a tu trabajo, dejar la universidad o separarte. Pero tranquila, que tú puedes con todo.

El objetivo es que no esperes hasta último momento (que la última gota colme el vaso). Debes trabajar de forma inteligente y previsora. Incluso si crees que todo va de maravilla en tu vida, debes prepararte y aumentar las precauciones para que las relaciones no afecten a tu carrera, ni viceversa.

La mejor manera de ser feliz es evitar las situaciones que ya no tienen solución. Por ejemplo, si cada vez tienes más responsabilidades en tu trabajo, quizás no cuentes con el tiempo necesario para dedicarle a tu pareja, a tus amigos o incluso a tu salud.

Lee también: 6 cosas que las parejas felices hacen cada semana

Una medida “preventiva” para evitar discusiones puede ser hablar con quien compartes tu vida. Debes hacerle parte de tu éxito, que sepa que también se debe a su apoyo.

En el caso de que tu relación sea idílica, también debes tener cuidado. En ocasiones, “dar por hecho” es peligroso, porque nos enfocamos en cosas que quizás todavía no sean tan sólidas, como la carrera o el trabajo.

Una manera de evitarlo es crear espacios especiales y específicos para que nada más que la pareja importe (es decir, nada de móvil, correos o llamadas). Por ejemplo, todos los viernes a partir de las 18 horas habrá una salida de a dos.

Profesión y relación deben ser aliadas

Pareja en el trabajo.

Ese es el mayor secreto para la felicidad en los tiempos actuales. Y por supuesto, es posible combinar el amor con la profesión. Todo depende de tu capacidad para organizarte y para conciliar ambos aspectos, que son tan necesarios en tu vida.

No hay una de las dos que sea más importante que la otra. Aunque no lo creas, se complementan. Brillar en el trabajo puede ser muy bonito, pero si no tenemos con quién compartirlo al llegar a casa puede que no tenga sentido.

Por el contrario, estar en una relación donde todo es felicidad quizás es lo que muchos buscan. Sin embargo, si no nos da tiempo para realizarnos como personas individuales tampoco merece la pena.

En lugar de buscar la excelencia, te recomendamos que encuentres la estabilidad, ese punto medio entre todas las aristas que hay en tu vida. Conciliar, equilibrar y consensuar pueden ser palabras que te sirvan a partir de ahora.

Si consideras que tu carrera o tu relación te absorben tanto tiempo que te descontrolan, tienes que planificar. Marca en tu agenda franjas horarias para el trabajo, para el estudio, el amor o el ejercicio. De esta manera podrás cumplir con todo y conseguirás que las relaciones no afecten a tu carrera… o al revés.